«Minority Report», Un Spielberg y Cruise Post Kubrick.

Sobresale una bizarra caracteristica en la persona de Philip K. Dick. Una figura literaria conocida por una enorme cantidad de cinéfilos; el que la gran mayoría de ellos ignora por completo sus escritos. El autor de estas lineas sufre por ser parte de ese grupo. Pero a pesar de no haber repasado sus textos, ha creado él una portentosa admiración por los debates intelectuales producidos por su obra, una vez se ha traslapado ella al séptimo arte. En 2002, al Steven Spielberg estrenar “Minority Report“, la situación llegó a un nivel estratósferico al insertarse en un debate internacional de la más alta política: la invasión a Irak por parte del gobierno de George W. Bush.

Los hechos de la obra se ubican en la ciudad de Washington en el futuro, en el 2054, año en que el departamento de policía de la ciudad captura a los criminales antes de que cometan algún delito. Tal hazaña es lograda gracias a la existencia de un departamento especial llamado “Precrime”, cuyo equipo principal: un trío de clarividentes denominados “Precogs”, tiene la capacidad de informar de manera precisa e inequívoca sobre un asesinato a ser cometido. El jefe de ese departamento es John Anderton, interpretado por el actualmente medio loco, pero figura máxima del cine y la mayor estrella de Hollywood, el señor Tom Cruise. Es él, así mismo, el principal responsable y apologeta de la controversial división de policía.

Sean Casey y David James. Dreamorks y 20th Century Fox.
Leer más »
Anuncios

La Mística Que Rodea A «Blade Runner».

Es común, entre las grandes producciones pertenecientes a lo que en este blog se denomina como el negocio del séptimo arte, encontrar una génesis fascinante para cada una de ellas. Philip K. Dick, por ceñirnos a nuestro tema de referencia, halló la inspiración para su cuento “Do Androids Dream of Electric Sheep?”, eventual base del guion escrito por Hampton Fancher y David Webb Peoples y que a su vez sería transformado en la película “Blade Runner” por el director Ridley Scott, mientras hacía una investigación sobre los nazis alemanes.

El acceso a los archivos de la organización política germana fue una experiencia traumática para el joven autor, quien encontró en esas páginas los detalles de un accionar tan salvaje por parte del grupo político, con una total ausencia de consideración humana, que le imposibilitó considerar a esas personas como sus pares. Eran, desde su perspectiva, una especie de entes diabólicos en cuerpos de seres vivos idénticos a un hombre y una mujer. Una frase encontrada en esos documentos, transcrita de algún agente de la Gestapo estacionado en Polonia, lo llevó a dictaminar tan tajante conclusión: “lo que nos mantenía en la noche despiertos eran los llantos de los niños muertos de hambre”.

BladeRunner3

Leer más »

«It», Muerte Al Cine De Suspenso, Larga Vida Al Cine De Sustos.

Una pareja sentada en una mesa de un lindo restaurante celebrando su aniversario. Un hombre misterioso deja un maletín con una bomba debajo de la mesa, sin que ninguno de los dos lo percate. El reloj con la cuenta regresiva comienza a andar y se acerca imparable a la explosión que acabará con sus vidas. Los tórtolos siguen melosos, compartiendo en la más ignorante dicha la inexistencia del artefacto junto a sus pies. Si esto fuera una escena, cada segundo que pasa, cada palabra dicha, carcomen nuestra calma hasta llevarnos al desespero por no saber si la bomba estallará o no. Eso, en cine, es un suspenso agobiante que sentimos como espectadores. La misma pareja hablando, tranquila, en el mismo restaurante, y de repente estalla una bomba de la que nadie sabía su existencia, es un enorme susto.

Más o menos en estas palabras explicaba el brillante Alfred Hitchcock, con gran genialidad y con cierto aire de paternidad, la diferencia estructural entre el susto y el suspenso al crítico de cine, y posterior maestro del séptimo arte Francois Truffaut, en su ya clásico libro y biblia de todo cinéfilo: «El Cine Según Hitchcock«. La diferencia entre el susto y el suspenso, es también la diferencia entre una película palomitera y una obra maestra, prácticamente. «It» de Andrés Muschietti (ahora «Andy») es, al igual que casi todo el cine de horror taquillero actual, una película de sustos, no de suspenso. Pero eso sí, una muy buena película de sustos.

it__2017____poster___4_by_camw1n-db4i2ol

Leer más »

«Why We Fight», Y El Negocio De La Guerra.

«Why We Fight«, documental dirigido por Eugene Jarecki, se estrenó en el Festival de Cine de Sundance el 17 de junio de 2005. La fecha del lanzamiento, tal vez desapercibida para la mayoría, fue escogida por ser ese día el 45 aniversario del famoso discurso de despedida del presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower, en el que advirtió a sus mandantes sobre un naciente problema que engendraba a su interior todos los elementos necesarios para cambiar por completo su sociedad: la co-existencia entre el aparato productivo y el militar en un nuevo sector de la economía denominado el complejo militar-industrial. Para ser muy exactos, la apreciación de Einsenhower fue algo equivocada, puesto que las consecuencias del poderío de este sistema no recayeron sobre los norteamericanos, sino sobre el resto de pueblos del mundo.

La tesis expuesta por el filme tiene su génesis al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando los Estados Unidos, después de haber creado el ejercito más importante del mundo, se quedaron con un sistema bélico productivo muy eficiente, que daba mucho empleo; pero que no tenía razón para seguir existiendo, puesto que habíamos entrado ya, como especie humana, a una época de paz. Por otro lado, el ejército era tan inmenso, que era imposible encontrarle un enemigo capaz de enfrentarle, por lo que, patéticamente, una completa lista de guerras inventadas y falseadas habrían por venir, como medio de justificación y legitimación de esta industria.

maxresdefault
El Presidente Eisenhower, en el poster de «Why We Fight».

Leer más »

«The Walking Dead», El Futuro De La Sociedad Moderna.

Indudablemente así es. Es que la serie, desarrollada dentro de una de las instituciones más capitalistas de nuestro tiempo, la televisiva norteamericana, es crítica de la sociedad que los encargados del audiovisual se proponen proteger. Pero lo hace con la grandeza de los genios: de manera subrepticia, sembrando ideas en las mentes de los espectadores, sin ellos siquiera notarlo, promoviendo un cambio de patrones de comportamiento a futuro. En el pasado, los escritores de Hollywood, vetados por el establecimiento más conservador, se encontraban impedidos a desarrollar en su arte sus ideas más heterodoxas con tranquilidad, viéndose forzados a actuar de forma sutil con tal de explayar en la pantalla sus posturas más radicales.

La condición homosexual de algunos de ellos, por ejemplo, fue víctima de este poderoso bloqueo. La «amistad» entre Bruce Wayne y Robin es una relación de este tipo, según controversial declaración de Fredric Wertham en su famoso libro «La seducción del inocente»; y se acaba de aclarar, por parte de uno de los guionistas de la serie, de que Beto y Enrique de «Plaza Sesamo» eran realmente una pareja amorosa. Con ese marco conceptual, no parece atrevido hablar de un profundo mensaje incrustado en «The Walking Dead«, uno que además de impactar a sus audiencias con una disimulada posición anti-consumista, ecologista y anti-mediática, ha logrado transformar a su equipo de creadores en creyentes de algunos de esos valores. ¿Se habrán transmitido a la audiencia?

Great-The-Walking-Dead-Wallpaper

Leer más »

Mis Once Series.

No son las más importantes. Tal vez, ni siquiera sean las mejores. Pero fueron las que más mella hicieron en mí vida. Once series que me marcaron y, sin duda alguna, afectaron mi proceso de maduración y mi comportamiento como adulto. Al igual que pasa con el proceso de apreciación cinematográfica, el televisivo es uno completamente subjetivo, así que acá lo único que importa es el por qué de la escogencia de estas once. Todos los comentarios son válidos y todas las críticas acertadas, bajo ese esquema.

THUNDERCATS
THUNDERCATS

Leer más »