«The Godfather Part II», La Obra de un Genio Inspirado.

Al Pacino in a scene from the film ‘The Godfather: Part II’, 1974. (Photo by Paramount/Getty Images)

Francis Ford Coppola se había desentendido por completo de la película cuya existencia transformó la suya propia. Paramount, su contraparte, estaba entre agobiada y agotada calculando qué hacer con los ingentes ingresos obtenidos. Entre sus deseos, por supuesto, era hacer otra obra con el particular director, en el universo originado en la mente de Mario Puzo. Se inventaron, negociantes ellos como pocos, las segundas partes, y comenzaron los contactos con el cineasta para construir la historia posterior de la familia Corleone. Coppola se negó inmediata y rotundamente.

La razón de la tajante negativa radicaba en los malos momentos vividos durante la filmación de lo que sería el origen de la saga. Pero el negocio era enorme, las posibilidades inmensas y la oportunidad única. Coppola encontró una salida salomónica: otorgarle la silla principal de la producción a un joven director de la época. La futura promesa, a quien el estudio rechazó de plano, era un tal Martin Scorsese. Nada por lamentar para la posteridad, pues al final Coppola aceptó al habersele prometido el cielo y un poco más por su retorno (y en forma de disculpas por el pasado), entregándole él a sus empleadores como respuesta a su generosidad pura maestría hecha cine, concluyendo todo en una de las mejores películas de todos los tiempos.

Leer más »
Anuncios

«Terminator», La Saga Y El Retorno De Su Dios Creador.

James Cameron es el director más grande del mundo. Es, realmente, un completo genio. Sus dos filmes más taquilleros, «Avatar» y «Titanic«, son los dos con el mejor récord en teatros, según BoxOfficeMojo.Com. Algo increíble, pero que la verdad no parece extraño cuando se establece que desde la década de los ochenta, este antiguo camionero, cuya opera prima es un bodrio llamado «Piranha Part Two: The Spawning«, no ha conocido el fracaso comercial.

Finalizando la década de los setenta, el cine de terror y, especialmente, los slashers movies, eran las películas que los directores jóvenes e independientes soñaban crear. «Hallowen«, de John Carpenter, ídolo de Cameron, era el referente para todos. Nada raro entonces que el novato cineasta quisiera también su película perteneciente al género. Una noche, mientras estaba en Roma en la premier de sus pirañas, el realizador tuvo una pesadilla sobre una estructura metálica que lo perseguía con un cuchillo. Cuenta la leyenda que Cameron se levantó de la cama, tomó un trozo de papel, un lápiz de la habitación y comenzó a dibujar el esqueleto metálico que más adelante se inmortalizaría en «Terminator«.

Terminator 2: Judgment Day.

Y se arranca este post definiendo quién es el verdadero padre fundador del personaje, porque para aquellos amantes empedernidos de estas películas, la verdad es que Cameron es más importante que el mismo Schwarzenegger. Estando ad portas del retorno del maestro a la última entrega de la franquicia, el hecho de que el brillante cineasta nos hubiera recomendado «Terminator Salvation» como tercera parte de la saga fue, para aquellos quienes lo admiran, casi un mandato del cielo, indicando con sus palabras que esa película era imperdible. Después de haber visto el bodrio que fue «Terminator Genisys» y la mencionada «Salvation», el hecho de que en esta parte Cameron se meta como productor genera una nueva ilusión.

Leer más »