“Joker”, de Todd Phillips, Elogio A La Locura.

¿Qué hace a una película conectar con el sentimiento de toda una generación? Era la duda perturbando a Robert De Niro, al ser entrevistado para un documental y en su afán por descifrar la razón detrás del éxito e inmortalidad de la obra cuyo legado más esplendoroso fue la consolidación de uno de los dúos más amados por los cinéfilos: el “Taxi Driver” de Martin Scorsese. Su rostro pensativo, atrapado en un fotograma en blanco y negro, engalanando su silencio absoluto, revelaba la ausencia de conjetura alguna como respuesta. En entrevista para un medio estadounidense, el cineasta a cargo de ese clásico confesaba el dolor físico sentido al filmar otra pieza centrada en un personaje renegado, perdido, aislado de la sociedad como lo es el protagonista de “The King of Comedy”, por sentirse identificado con él a profundidad, por recordarle su vida antes de haber alcanzado el estrellato como realizador audiovisual.

Se ha hecho muy fácil para algunos demeritar la obra de Todd Phillips sobre el villano más perfecto de la cultura popular, el “Joker”, calificando lo visto como una mera fusión entre las dos cintas de Martin Scorsese con Robert De Niro como centro gravitacional absoluto. Y es innegable que así es. “Joker” pudo haber sido presentado a la Warner en un formato de tipo: “Travis Bickle meets Rupert Pupkin”. El problema, el argumento imposible de encontrar por algún lado en esos comentaristas sobrados, es el reconocer que esa mezcla es una tan peligrosa y complicada de concretar con éxito como lo es la fusión nuclear. Se requiere de mucho para desarrollar en un mismo personaje dos personalidades tan complejas, embarazosas, peliagudas y peligrosas; y más aún, de insertar esa ficción en el zeitgest, el espíritu, el pensar y sentir de toda una generación.

18873

Leer más »

«The Bleeder», Más Extraño Que La Ficción.

Se ve, en la pantalla de cine, un suceso real transmitido en un televisor: John G. Avildsen está recibiendo el premio Oscar a Mejor Director por su trabajo en «Rocky» y, a continuación, produce sonrojos en el espectador ver a un joven Jack Nicholson anunciando el premio a Mejor Película para el mismo filme. Quien, desde la ficción del largometraje ve las imágenes tomadas de un archivo documental verdadero, es el personaje de Chuck Wepner (interpretado a las mil maravillas por el actor Liev Schreiber), cuya vida y profesión fue, en la década de los años setenta, la principal inspiración de Sylvester Stallone a la hora de escribir el guion que lo llevaría al estrellato máximo, el de «Rocky«.

La anterior situación, bizarra hasta el paroxismo, es la mezcla de realidad y ficción que constantemente coloca ante nosotros «The Bleeder«, o «Chuck» o, por su título en español, «La Leyenda«. Es, todo el metraje, un ejercicio cinematográfico poderoso  y fascinante, al ser nada más que una historia de ficción enfrascada en contar los acontecimientos que inspiraron a una persona de la realidad para crear un icónico personaje del cine.

_MG_0261.tif
La pelea que creó «Rocky». (Foto Cortesía de Cine Colombia)

Leer más »

«Silence», De Martin Scorsese, La Fe Del Maestro.

En «The Dreamers«, la obra cinematográfica que tiene como autor al gran Bernardo Bertolucci, el personaje de Theo, un joven y apasionado cinéfilo, recuerda a otro de iguales características llamado Matthew aquella famosa sentencia del gran Francois Truffaut que clarifica que «Nicholas Ray es cinema». Hoy, algún famoso crítico de cine que ocupe los espacios en la sociedad desde la que el francés fuertemente influyó, podría decir que «Martin Scorsese es cinema»; pero también, que Scorsese es religión.

Y es que el sustento de la sentencia se haya al leer el fascinante libro «Conversations With Martin Scorsese», una recopilación de varias entrevistas dadas por el cineasta durante su carrera, donde se explaya con mucha naturalidad sobre el arte que tanto domina y que a él obsesiona. En una de ellas, dice él que cada vez que viaja se da cuenta de que realmente no es ateo, porque apenas comienza a despegar el avión su miedo lo obliga a rezar y a pedir a Dios que lo ayude.

Scorsese enfrenta el silencio de Dios frente a los actos de maldad en su última película.

Leer más »

«Rocky Balboa», La Verdadera Secuela de Rocky.

Posterior al anuncio de Stallone sobre el lanzamiento de “Rocky Balboa” como la película final de la saga, la reacción inmediata de, prácticamente todo el mundo, era el advenimiento del mayor fracaso de la historia cinematográfica. Las palabras del presidente de los famosos Razzie Awards, (los anti-oscars), fueron tajantes: lo que se pronosticaba era un récord de nominaciones. Sin embargo, y de forma harto sorpresiva, una vez lanzado el filme, el éxito de taquilla y de crítica fue tan inesperado, que hasta el jefe de los premios a lo peor del cine se vio forzado a calificar sus comentarios como unos “muy equivocados”.

Para las generaciones más jóvenes, sin duda alguna el personaje de Rocky es uno con pocas razones para darles su admiración. En muchos casos, el primer recuerdo existente del semental italiano es su famosa pelea contra Ivan Drago en “Rocky IV“. Y es que es verdad lo poco habido por rescatar en el aspecto artístico de esas entregas del boxeador. Pero, cuando se puede disfrutar de la primera película de la marca, honestamente se logra entender el porqué de la tan inmensa fama de ésta, por qué hace parte de las películas más importantes de los Estados Unidos según la AFI, y por qué le robo el Oscar a la “Mejor Película” a uno de los mayores hitos del cine como lo es “Taxi Driver”.

Poster "Rocky Balboa"
Poster «Rocky Balboa»

Leer más »