«Wall E», Animando Las Emociones Humanas.

«Y todo lo que he aprendido en mi vida sobre narrativa cinematográfica, logre juntarlo aquí». Esta frase, traída a este texto desde la memoria (por lo que seguramente no es totalmente exacta), fue pronunciada en medio de la charla dada por Andrew Stanton en TED, siendo ella la antesala a un apagón general del recinto, realizado éste para crear el escenario ideal para la proyección de un vídeo con una escena de «WALL E«. Y es fácil dar como válido lo postulado por el cineasta: la obra del estudio de la lamparilla es una historia perfecta.

Tal vez, si la producción del robot inspirado en Charles Chaplin y Buster Keaton no se hubiera estrenado en paralelo a ese fenómeno inmenso que fue «The Dark Knight«, «Wall E» podría haber sido la película más importante de ese año. Ciertamente, no se menciona esto por las animaciones logradas, unas de un nivel verdaderamente espectacular; sino porque es una de esas piezas audiovisuales que salen muy de vez en cuando, capaz de cautivar a cualquiera que tenga la oportunidad de disfrutarla, así como haciendo su importante aporte a la industria del cine y, esto resalta, a la humanidad misma. Una trifecta perfecta.

eva-walle

Leer más »

Anuncios

«Blade Runner 2049», Ahora Los Hombres Somos Los Dioses.

Las secuelas hollywoodenses son, en la inmensa mayoría de los casos, una oportunidad desperdiciada para contar una gran historia. Al volcar su objetivo en convertirlas en poderosas maquinas de hacer dinero, sus realizadores abandonan desde el más temprano proceso creativo toda posibilidad de explotar argumentativa y artísticamente un mundo ya experimentado con satisfacción por un público masivo. No es ese el caso de «Blade Runner 2049«, una secuela hecha 35 años después de su antecesora y centrada en profundizar, expandir y actualizar el universo y los temas que fascinaron con fervor al público de dos generaciones anteriores.

No es baladí compartir el sustantivo usado por el director a la hora de explicar por qué decidió tomar las riendas del proyecto, puesto que parece hallarse en esa palabra la característica que mejor define la última película dirigida por el canadiense Denis Villeneuve: después de revisar el guion escrito por Hampton Fancher, Michael Green y Ridley Scott, el cineasta encontró un material escrito con una calidad poética; que lo impulsó con fervor a convertirlo en imágenes y sonidos. Al parecer, y es algo triste de comprobar cada vez con más fuerza, cómo en estos tiempos la suerte de estos artistas, así sean visuales, es quedar condenados al fracaso comercial puesto que, y es que todo debe decirse, el último trabajo de Villeneuve se ha estrenado con gran fracaso en taquilla alrededor del mundo.

thumb-1920-870910

Leer más »