«Unbreakable», «Split», «Glass»: Shyamalan En El Olimpo De Los Grandes.

Para M. Night Shyamalan “The Sixth Sense” se transformó de una excelente experiencia a un karma en un santiamén. Producto del inmenso éxito que fue la cinta, es evidente la lógica detrás del hecho de que cada una de las siguientes producciones del artista fueran vendidas y esperadas como un nuevo thriller de suspenso y misterio, ejercicio que concluyó con un rotundo desastre de crítica y taquilla una vez vistas, con lo que la falsa expectativa destruyó, comercialmente, la incursión del cineasta en otros géneros cinematográficos.

Fue el caso de “Unbreakable“, filme protagonizado por Bruce Willis, Samuel E. Jackson y Robin Wright Penn, que va de un aficionado a los comics llamado Elijah Price (Jackson) quien desde pequeño sufre de una enfermedad, osteogénesis imperfecta, culpable de causarle fractura constante en sus huesos por falta de colágeno en su estructura. Resultado de la inmensa afición que Elijah tiene por las ficciones de super héroes, y la investigación profunda nacida consecuencia de esa pasión, la idea que ha concebido en su interior, casi un mecanismo de supervivencia, es que debe existir alguien que sea todo lo contrario a él: un ser fuerte, poderoso, imposibilitado a enfermarse y con una vitalidad sin paralelo.

939ea6939f390a58a43ae8a6c17093ff

Leer más »

Anuncios

«Blade Runner 2049», Ahora Los Hombres Somos Los Dioses.

Las secuelas hollywoodenses son, en la inmensa mayoría de los casos, una oportunidad desperdiciada para contar una gran historia. Al volcar su objetivo en convertirlas en poderosas maquinas de hacer dinero, sus realizadores abandonan desde el más temprano proceso creativo toda posibilidad de explotar argumentativa y artísticamente un mundo ya experimentado con satisfacción por un público masivo. No es ese el caso de «Blade Runner 2049«, una secuela hecha 35 años después de su antecesora y centrada en profundizar, expandir y actualizar el universo y los temas que fascinaron con fervor al público de dos generaciones anteriores.

No es baladí compartir el sustantivo usado por el director a la hora de explicar por qué decidió tomar las riendas del proyecto, puesto que parece hallarse en esa palabra la característica que mejor define la última película dirigida por el canadiense Denis Villeneuve: después de revisar el guion escrito por Hampton Fancher, Michael Green y Ridley Scott, el cineasta encontró un material escrito con una calidad poética; que lo impulsó con fervor a convertirlo en imágenes y sonidos. Al parecer, y es algo triste de comprobar cada vez con más fuerza, cómo en estos tiempos la suerte de estos artistas, así sean visuales, es quedar condenados al fracaso comercial puesto que, y es que todo debe decirse, el último trabajo de Villeneuve se ha estrenado con gran fracaso en taquilla alrededor del mundo.

thumb-1920-870910

Leer más »

«House Of Cards», La Revolución De Netflix Que No Fue.

Durante la década de los años ochenta, la gran pelea comercial del mundo ocurrió entre los gigantes Pepsi-Cola y Coca-Cola. En los noventa, la batalla se trasladó al mundo de la tecnología con Apple y Microsoft como protagonistas. Para los primeros dos mil, el enfrentamiento estaría entre Facebook y Google. Para esta segunda década del milenio, los titanes sacándose sangre serán HBO y NETFLIX. Ya es famosa la frase que hizo Reed Hastings, CEO de la última, después del estreno de la niña consentida de la compañía de streamming, «House Of Cards«: debemos convertirnos en HBO antes que HBO se convierta en nosotros. Y es que el revuelo de la serie posterior a su estreno fue tan enorme, que podemos decir, honestamente, pateó las bases del negocio del audiovisual casero a nivel mundial. Hoy, HBO está ya lanzada al mundo de la retransmisión digital, consagrándose como la marca reina en contenido televisivo, pero por un momento, su reinado parecía haber llegado a su ocaso.

La televisión pasaba por un gran momento en el mundo; pero quedaba en el aire la idea que el rey de la industria era la compañía de Time Warner. Se admitía la existencia de buenas series en otros lares, pero la «calidad HBO» era la que mandaba. Eso, en muchos sentidos, era cierto. Cuando NETFLIX estrenó «House Of Cards», se realizó una movida tan impresionante en la mesa del ajedrez televisivo mundial que, por primera vez, el rey se sintió en jaque. Por supuesto existían «Breaking Bad«, «Mad Men» y, sobre todo, «The Walking Dead» en sus primeras temporadas, producciones que habían alcanzado niveles de admiración escalofriantes. Pero durante más de una década, quien lideraba la pantalla chica, quien innovaba, quien colocaba las pautas a seguir era la cadena cuyas siglas significan Home Box Office. Cuando nació «House Of Cards», no solo se estrenaba una nueva serie, de insuperable calidad artística, se le proponía al espectador una nueva manera de disfrutar el contenido.

Cards-5
Frank Underwood: «Welcome to Washington».

Leer más »