Detrás De La Máscara Del Batman De Nolan.

Después de haber roto casi todo los éxitos de taquilla existentes hasta ese momento, y al parecer de paso ir creando unos nuevos, «The Dark Knight«, la segunda entrega de Batman, puso en el Olimpo de los dioses del cine al ya mundialmente reconocido Christopher Nolan. Finalizada la proyección de la obra encargada de concluir la trilogía, la regular «The Dark Knight Rises«, el director pudo mantener su estatus; pero dejó en claro su ideología.

Cuando en 2.004 se anunció el relanzamiento de la franquicia del superhéroe enmascarado, para todo el mundo estaba en la memoria la hasta ese momento sagrada adaptación que del personaje de Bob Kane había hecho el genial e inconfundible Tim Burton; pero también el desastre realizado por el variable Joel Schumacher, quien se vio forzado a cometer un un acto absolutamente extraño en Hollywood (pero totalmente revelador), como lo fue el haberse disculpado ante los fanáticos por tándem del superhéroe.  Tanto por lo primero, pero especialmente por lo segundo, no existía razón alguna para hacer otra película, dado que al parecer lo mejor y lo peor de este personaje ya se había llevado a la gran pantalla. Sin embargo, para la Warner Bros. y DC lo que estaba en su memoria no era eso, sino que cada una de las entregas habían dado más de cien millones de dólares, por lo tanto, otra Batman habría de hacerse.

Batman_wallpaper_HD_0011

Leer más »

Anuncios

«T2: Trainspotting», Una Sobredosis De Puro Cinema.

«Escoge Cine», podríamos decir extasiados después de ver la última producción de Danny Boyle, una secuela de su obra de culto de los años noventa, «Trainspotting«. Basada en la continuación del libro («Porno» de Irvine Welsh) cuya primera parte dio origen a esta franquicia inglesa, «T2 Trainspotting» es puro cinema. Parafraseando a Jack Lemmon, podemos decir que una de las instrucciones más brillantes dadas por director alguno, alguna vez, fue aquella impartida por Billy Wilder en medio de un set, quien al actor le espetó sobre una toma: «está muy bien, pero no tiene nada interesante». David Fincher, otro maestro, explicaba en una entrevista que hay dos posibilidades para posicionar la cámara en un plano: el correcto y el otro. En «T2 Trainspotting» Boyle obedece y fusiona las máximas de los dos célebres directores y crea un viaje audiovisual en donde cada plano no sólo es el correcto, sino además el más impactante.

Leer más »