De Cómo Hollywood Mató Un Arte Y Creó Un Gran Negocio.

En “Hairspray”, la insuperable adaptación para cine hecha por Adam Shankman de la obra de Broadway que arrasó en los premios Tony de 2003, la que su vez está basada en la intranquilizadora película de los años ochenta dirigida por John Waters, un momento mínimo dentro del filme, pero capital para la historia del cine por contar acá se presenta. Mientras Penny Pingleton (Amanda Byrnes) fuerza a mirar la pantalla de televisión a Edna Turnblad (John Travolta) para que vea a su hija brillar, la confundida madre le dice a la amiga de su hija que ya ella “sabe la verdad, que todo fue filmado en un gran set de Hollywood”.

El hecho de que los sucesos del filme se ubiquen en los años sesenta es el contexto necesario para entender la frase del personaje. Y es que hasta hace muy poco, la ignorancia del espectador frente al proceso de filmación era absoluta, haciendo del visionado de cualquier película una experiencia mágica y abrumadora, con un gran impacto sobre cualquiera que tuviera oportunidad de disfrutar con las imágenes proyectadas en la gran pantalla. En esa época, era una chiva noticiosa de la mayor importancia descubrir que cuando en una película se veía un hombre colgado de un reloj en un rascacielos, no se filmaba a la persona desde lo alto de un edificio; sino en la seguridad de un set, falseando todo el mundo alrededor suyo.

Annex - Lloyd, Harold (Safety Last)_04
Harold Lloyd en «Safety Last»

Leer más »

Anuncios

Una Tragedia Llamada Jean-Claude Van Damme

El cine de acción, en los años ochenta, llegó a su cumbre comercial. Los héroes de la década, Bruce Willis, Silvester Stallone, Mel Gibson y Arnold Schwarzenegger, eran garantía de una película rompedora de taquilla. Sus éxitos más emblemáticos llegaron a ser fenómenos mundiales, en una época donde el vídeo casero estaba a punto de explotar. Pero, de manera silenciosa, un actor belga, cuyo nombre real es Jean-Claude Camille François Van Varenberg, pero que conocemos mundialmente como Jean-Claude Van Damme, estaba labrando su espacio en la meca del cine, a través de su aparición en producciones de «serie b.»

Cuenta la leyenda que Van Damme se fue de Bélgica a Hollywood sin tener ni donde dormir. Un día, cansado de la situación, esperó a un productor afuera de la oficina donde el hombre trabajaba. Cuando por fin salió, el aspirante a actor se acercó al ejecutivo, llamó su atención y cuando éste volteó a mirarlo, el artista marcial le lanzó su famosa patada por encima de la cabeza. El realizador quedó tan impresionado que comenzó a trabajar con él de inmediato.

Split kick de Van Damme
Split kick de Van Damme

Leer más »