«The Girl With The Dragon Tattoo», De David Fincher, Descifrando La Película Perfecta.

Irrelevante el tratar de definir la superioridad o inferioridad habida entre las dos adaptaciones de la novela de Stieg Larsson, la sueca o la hollywoodesca. Más sensato parece celebrar todo un acontecimiento cinematográfico inesperado, como el ser testigos de un exquisito ejercicio artístico: dos directores adaptando un mismo texto. Se sienten reales las palabras de David Fincher al justificar la realización del filme: «al leer el libro de Larsson» se siente la posibilidad de «poder realizar cinco películas diferentes». Su sentencia valida la máxima de Woody Allen, haciéndola tan cierta como vital el agua: «de un mismo texto veinte directores harán veinte películas distintas». E, inmesamente alejada está esta de su hermana europea. Su principal rasgo diferenciador es la marca, la firma, la estela mágica de su director en cada plano de ella.

Hollywood crear remakes por razones varias, pero todas dirigidas a controlar el negocio de la distribución, en ser ellos quienes dominan el contenido ofrecido a nivel global. Pero había en este proyecto una intención artística adicional: la primera se mencionó antes; pero también el deseo de desarrollar una franquicia para adultos. Calcado del modelo de negocio de crear sagas para niños, jovenes y adultos con gustos de niños (Marvel, DC), se planeaba ahora una enfocada en los mayores de edad con exigencias más densas. De hecho, su realizador «no estaba interesado en hacer otro filme de asesinos seriales», sino en crear un trilogía de películas con profundos temas y temáticas. Según sus propias palabras, «había esperado toda su carrera por esta oportunidad» y «el compromiso del estudio lo hizo aceptar el proyecto».

38ba6f36baa03c7a55054e7490dce2cf

Leer más »

Anuncios

«Basic Instinct», La Femme Fatale Hecha Una Diosa.

«Basic Instinct» es un título clásico ya de culto. Una producción de 1992 impactante, transgresora y absolutamente arriesgada para su época. Un éxito absoluto de taquilla a nivel mundial, capaz de establecer a Sharon Stone como uno de los símbolos sexuales más poderosos del que haya recuerdo. En alguna entrevista ella contó que una vez, a pocos días del estreno de este filme, se subió a su auto y una muchedumbre enardecida y enloquecida por ella sacudió su medio de transporte con tal fuerza, esperando saliera ella de él, que sólo la fuerza policial pudo controlarla. Sin embargo, un visionado en nuestro tiempo no es un buen ejercicio para los amantes del filme: se revela él, a hoy, como uno incapaz de superar la prueba del tiempo y, por ende, uno condenado al olvido, dejándonos ver lo vacío que en muchos aspectos realmente es.

La historia tiene como eje de la trama el trabajo del detective Nick Curran (Michael Douglas), designado a investigar el asesinato cometido a una importante personalidad musical de su ciudad. La principal sospechosa del crimen es una celebre escritora, Catherine Tramell (Sharon Stone), quien además de mantener una íntima relación con la víctima, escribió un libro con una descripción exacta del homicidio perpetrado. Mientras Curran concentra su tiempo en dar con la pista que condene a Tramell, se ve obligado a seguir su tratamiento médico a cargo de su ex esposa, la doctora Beth Garner (Jeanne Tripplehorn) (aún atraída por él) y al que se ve obligado a asistir por ser el culpable de las muertes causadas a un grupo de civiles estando en su labor bajo los efectos de la cocaína y el alcohol.

basic-instinct-hd-913369
Una diosa: Sharon Stone en «Basic Instinct».

Leer más »

Neoliberalismo, Oliver Stone y Michael Moore

Michael Douglas, arriba de la tarima del  “Inside The Actor’s Studio» junto a James Lipton, relató una anécdota regular de su vida, jocosa a simple vista; pero que al analizarla desde la ventaja dada por la historia, se revela como una inmensa en su capacidad para interpretar la cruel economía gobernante del mundo actual. El actor, según lo contado entre risas por el mismo Douglas, varios años después del estreno de “Wall Street”, se encontraba con corredores de bolsa totalmente borrachos por las calles de Manhattan, quienes inmediatamente al verlo corrían hacia él y le decían: «Oh, wow, Richard Gekko, mi ídolo, mi héroe, gracias a usted me convertí en corredor de bolsa.» Entre las correspondidas risas del público, el hijo de una leyenda llamada Kirk le respondió a sus escuchas que él a ellos les espetaba: «¿de qué hablan? Yo era el villano de la película».

A12922s4jat
El papel del Oscar para Michael Douglas.

Leer más »

«Snowden», La Muerte Del Cine. Segunda Parte.

Cary Fukunaga, quien dirigiera la celebrada primera temporada de «True Detective«, estipuló que la baja calidad del séptimo arte se debe no a una falta de ideas en Hollywood, sino a una falta de buenas audiencias en el mundo. Al ver, con tristeza, los ingresos recibidos por la boletaría vendida en la última película de Oliver Stone, «Snowden«, es imposible no estar de acuerdo con el brillante cineasta.

El filme, protagonizado por Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley, Melissa Leo, Timothy Olyphant, Zachary Quinto, Scott Eastwood, Nicolas Cage, Rhys Ifans y Tom Wilkinson, decepcionó en taquilla a nivel planetario (hizo 37 millones de dólares), a pesar de tener críticas decentes en IMDB (7.3) y Cinemascore (A).

La crítica al público está señalada acá por el hecho de que esta producción presenta uno de los temas de mayor importancia en la actualidad, uno de los debates más poderosos a tratar en los próximos años y uno que afecta a cada ciudadano por igual. Lo retratado es el que todo, absolutamente todo lo que hagamos en los medios digitales sea revisado y visto por las agencias de seguridad más importantes del mundo, con lo que estamos hablando, por supuesto, de la absoluta pérdida de la privacidad por parte de los humanos.

oliver-stone-talks-about-his-latest-film-snowden
Oliver Stone, El Rebelde De Hollywood.

Leer más »

¿Es Necesario El Sexo En El Cine?

Michael Douglas, quien ha filmado tres de las películas con fuerte contenido sexual no explícito más taquilleras de todos los tiempos, decía en una entrevista que no había nada más difícil de interpretar que precisamente esas secuencias. La razón no radicaba en el miedo o nervios de los actores por la situación, sino más bien en la presión que generaba frente al público que lo fuera a ver.

Desde siempre se ha sentido como si el 99% de las escenas eróticas en el cine no tuvieran otra justificación más que mostrar la versatilidad de sus directores a la hora de convencer a sus actores de filmarlas y la fuerte capacidad de venta de taquillas que tiene el sexo. Pocos veces el contenido de la historia da el espacio para que sea necesario que el espectador sea un voyerista de los personajes en la pantalla, en tan particulares y deliciosas circunstancias.

Demi Moore, Michael Douglas,
Demi Moore, Michael Douglas, «Disclosure»

Leer más »