«The Last Boy Scout», de Tony Scott, Larga Vida Al Film Noir.

En los albores de los años noventa, el cine de acción llegaba a su maduración. Una década atrás, «Lethal Weapon«, «Die Hard» y «Terminator«, fueron la cosecha de un género que sembró sus semillas con obras como «The French Connection», «Bullit» y «Dirty Harry». Las cintas de la última década del milenio, con mucho más presupuesto, impresionaron al mundo entero con su espectacular puesta en escena, vigorizaron la taquilla y establecieron, aún más, el poderío de Hollywood en la industria del séptimo arte. No es baladí la posición lograda por la meca en el mercado global producto de realizar tan arriesgadas producciones: en los años ochenta, el cine policíaco Japonés y Hongkonés venía arruinando los planes de los grandes ejecutivos californianos.

Uno de los nombres claves en este proceso de crecimiento del género, es Shane Black. El guionista de «Lethal Weapon», aquella obra que habría de establecer el buddy cop, se enfrascó en un proceso depresivo producto del éxito adquirido. Después de colaborar con las palabras sobre el papel en la secuela de la película protagonizada por Mel Gibson, el autor sufrió de ataques de pánico al sentir no poder alcanzar de nuevo el nivel de su gran primer escrito. Una ruptura amorosa lo llevó a una debacle aún mayor, refugiándose en el alcohol y la depresión. En sus palabras: «No tenía muchas ganas de hacer nada excepto fumar cigarrillos y leer libros. Pasó el tiempo y finalmente me senté y transformé parte de esa amargura en un personaje, el foco central de una historia sobre un detective privado que se convirtió en The Last Boy Scout«.

The Last Boy Scout

Leer más »

«Die Hard» y «Die Hard With A Vengeance»: Obra Cumbre Del Cine De Acción A Dos Actos.

Die Hard” es un clásico. Posiblemente el clásico de acción más importante de todos los tiempos, el más emblemático y aquel capaz de erigirse como el mejor exponente de una época de oro para el cine de acción de Hollywood, como lo fue la década de los años ochenta. Alcanzó, la obra, un éxito de taquilla y de crítica muy distante al recibido en general por las películas que hacen parte de este maltratado género, en gran parte producto de la magistral dirección de John McTiernan, un estelar de Bruce Willis absolutamente encantador y un Alan Rickman exquisito. Con  cuatro nominaciones bien merecidas a los premios de la Academia, y recaudando más de 140 millones de dólares a nivel mundial, sobre un costo de 28, «Die Hard» se convirtió por derecho propio en un imperdible del cine.

Producto de tan enorme suceso, Hollywood, de manera muy poco sorpresiva, habría de exprimir el éxito de manera comercial hasta el agotamiento máximo, dando como resultado una franquicia patética y ridícula, con unas últimas entregas desconectadas en su totalidad de la génesis del filme. No obstante, porque todo hay que decirlo, en ese trabajo de saquear esta saga y el personaje, hubo un momento  brillante, de inspiración máxima, de glamour fílmico, como lo es esa joya titulada «Die Hard with a Vengeance«.

die-hard-10

Leer más »

«Lethal Weapon», Un Dramatizado De Acción

Martin Riggs bebe, sin ningún tipo de compañía, un trago de licor en un solitario y viejo bar. Un grupo de ladrones se acercan a exigirle la entrega de su dinero. El policía, sin siquiera mirarlos, les pide que se pierdan y que lo dejen en paz. Ellos, indignados por la reacción, lo atacan con violencia, para verse sometidos por la destreza que posee el funcionario público en defensa personal. Riggs toma la botella de la que le estaban sirviendo, para seguir su faena. El barman del lugar, visiblemente frustrado, le pide que se la lleve, regalada, pero que no vuelva a su sitio. El hombre encargado de hacer cumplir la ley abandona el lugar con el envase de la bebida alcohólica en la mano.

Ese comienzo, tan lleno de clichés y momentos ridículos, era la manera como «Lethal Weapon» arrancaba. Incluso, la escena se filmó y está disponible en una de las versiones de DVD que la Warner lanzó. Pero Richard Donner, que venía de hacer «The Omen» y «Superman«, no trataría a su obra como una más del montón, como una producción de fábrica que se contenta con poner en ella los elementos tradicionales que conforman una buena obra de esta temática. No, Donner quería una gran película de acción y lo que terminaría creando, producto de una entrega total, sería el inicio de una franquicia exitosa y del establecimiento definitivo de un subgénero (buddy movies) dentro de un género (acción).

219570175-lethal-weapon-wallpapers

Leer más »