«Once Upon A Time In Hollywood», El Fin De Una Era.

Si en aquella maravillosa década de los años noventa se hubiera creado un filme con un cartel de igual magnitud al poseído por la última película del enfant terrible del cine, la taquilla de «Titanic» y «Avatar» serían tan solo un porcentaje de lo que esa hipotética producción hubiera alcanzado a recaudar. Un trailer promoviendo un filme dirigido por Quentin Tarantino, con Leonardo Dicaprio y Brad Pitt como protagonistas, sería la fórmula perfecta, el santo grial para cualquier productor de la meca del cine. El realizador, de hecho, se autodenominó uno de los «más afortunados de la historia por poder tener a los dos» interpretes. Si a la fórmula se le agrega Al Pacino… Pero en estos días, y a más de un mes del estreno de «Once Upon A Time In Hollywood«, sorprende que el filme produzca números importantes en taquilla; pero lejos de ser una cantidad envidiable en comparación a los entregados por las más exitosas producciones actuales.

Medios de renombre internacional, durante la etapa de promoción, afanosamente crearon sendas piezas sobre el actor hecho ya su propia marca liderando esta obra. Con mucha razón la prestigiosa The Hollywood Reporter definió al intérprete como su propia «franquicia». Entre sus líneas se estructuran ideas tan fuertes como que, mientras Robert Downey Jr. tan solo hace billones como Iron Man, Dicaprio logra taquillas impresionantes en obras de gran talla artística como «The Revenant» e «Inception«. No del todo cierto; pero con mucha validez toda la hipótesis. Y se presenta como argumento para sustentar que si tenemos la capacidad de analizar sin pasión, debemos aceptar la dolorosa realidad de que el trío más prometedor del séptimo arte no funcionó financieramente según lo esperado, presenciando el fin de una era, alucinante e inolvidable, en Hollywood.

rase_una_vez_en_Hollywood-833569695-large

Leer más »

«The Girl With The Dragon Tattoo», De David Fincher, Descifrando La Película Perfecta.

Irrelevante el tratar de definir la superioridad o inferioridad habida entre las dos adaptaciones de la novela de Stieg Larsson, la sueca o la hollywoodesca. Más sensato parece celebrar todo un acontecimiento cinematográfico inesperado, como el ser testigos de un exquisito ejercicio artístico: dos directores adaptando un mismo texto. Se perciben reales las palabras de David Fincher al justificar la realización del filme: «Al leer el libro de Larsson» se siente la posibilidad de «poder realizar cinco películas diferentes». Su sentencia valida la máxima de Woody Allen, haciéndola tan cierta como vital el agua: «De un mismo texto veinte directores harán veinte películas distintas». E, inmensamente alejada está esta de su hermana europea. Su principal rasgo diferenciador es la marca, la firma, la estela mágica de su director en cada plano de ella.

Hollywood crea remakes por razones varias, pero todas dirigidas a controlar el negocio de la distribución, en ser ellos quienes dominan el contenido ofrecido a nivel global. Pero había en este proyecto una intención artística adicional: la primera se mencionó antes; pero también el deseo de desarrollar una franquicia para adultos. Calcado del modelo de negocio de crear sagas para niños, jóvenes y adultos con gustos de pequeños (Marvel, DC), Sony planeaba ahora una enfocada en los mayores de edad con exigencias más densas. De hecho, su realizador «no estaba interesado en hacer otro filme de asesinos seriales», sino en crear un trilogía de películas con profundos temas y temáticas. Según sus propias palabras, «había esperado toda su carrera por esta oportunidad» y «el compromiso del estudio lo hizo aceptar el proyecto».

38ba6f36baa03c7a55054e7490dce2cf

Leer más »

«Kill Bill», La Obra Y El Debate De Un Autor.

En algún momento Tarantino se refirió a su universo de la siguiente manera: «cuando una persona normal, real, de la calle como tú y yo, va al cine, va a ver películas como “Pulp Fiction” y “Reservoir Dogs”; pero cuando los personajes de esas películas van al cine, van a ver “Kill Bill”». Pocas sentencias pueden describir con tanta precisión el cine de este autor y, basándonos en eso, nos arriesgamos a decir que “Kill Bill” es la película que Quentin Tarantino siempre quiso hacer.

El filme, presentada a un focus group en Austin, Texas, recibió una ovación de pie de más de quince minutos, lo que llevó a Harvey Weinsten a no querer recortar ni un segundo de su producción y enviarla, inmediatamente, a su proceso de distribución. Eso, a pesar de lo arriesgado que la misma pudiera parecer comercialmente, teniendo en cuenta su fuerte contenido de violencia y el haberse enmarcado en géneros pocos comerciales.

Kill Bill
Kill Bill Poster

Leer más »