«Sin City», Cuando La Tecnología Produce Arte.

Algunos dicen que el cine es el séptimo arte no sólo por cuestiones de cronología, sino también porque abarca y adopta en su seno a los otros seis. Bueno, con el comic, como una forma de arte posterior, ha pasado exactamente lo mismo. La cercana relación entre los dos viene desde el nacimiento de cada expresión artística, la que dista tan sólo en un año de diferencia. En la búsqueda constante de historias para ser llevadas a la pantalla grande, el cine se ha servido de varias áreas de nuestra sociedad como fuente de inspiración, no quedando la novela gráfica fuera de esta esfera. Como era de esperarse, la relación que entre ambos se ha consolidado en los últimos años, ha pasado por diferentes épocas y estados.

Desde que Alain Resnais relatara cómo encontró en comics como «Mandrake» y «Dick Tracy» un manantial de ideas para la creación de los personajes y atmósferas de dos de sus películas, y, que además, advirtiera él de la influencia de las historietas en el uso de la profundidad en el fondo de campo en la fotografía de Greg Toland para la influyente «Citizen Kane«, muchas cosas han cambiado hasta nuestros días de Marvel produciendo un filme de cuanto personaje de historieta se le aparezca. Desde aquellos días de Resnais, la constante es que el cine ha encontrado en el comic una rica fuente de ideas, que algunas veces han funcionado y otras han sido desastrosas. Lamentablemente, la mayoría de veces el fin con que han sido usados éstos son simples historias para ser llevadas a la pantalla impulsado por un afán económico y no artístico.

Poster
Ciudad Pecado.

Leer más »

Anuncios