«The Rock», De Michael Bay, Cine De Acción Para Contemplar.

Parece una la leyenda moderna, pero no lo es. En medio del rodaje de «The Rock«, los más altos ejecutivos de Disney (financiadores del filme) enviaron a uno de sus asistentes por Michael Bay, el director de la cinta. Al percatarse del hecho, Sean Connery, a la par protagonista, estrella y productor del filme, se levantó de su silla y le solicitó al cineasta le compartiera a dónde se dirigía. Una vez escuchó la respuesta y sabiendo por donde iba todo el asunto, le pidió permiso para acompañarlo. Al pasar por las puertas de la oficina donde era esperado el realizador, los hombres representando a la corporación del ratón Mickey dejaron caer su boca impactados por la sorpresa de encontrarse cara a cara con el intérprete, quien fungía de escolta de su jefe en los rodajes, portando un traje de los regulares en los campos de golf. Connery fue enfático al pisar la salas de juntas: «Dejen en paz a este muchacho que está haciendo un gran trabajo».

¿Quién podría creer hoy que, el mediocre encargado de la saga de «Transformers«, inspiraba el respeto y respaldo de un peso pesado del séptimo arte como lo era aquel que dió vida a James Bond? Hoy, desde todos los aspectos, Bay ha involucionado a un tipo de creador cinematográfico básico: mujeres sexys, explosiones, persecuciones… sin poco más por ofrecer en su filmografía. Sus cintas son meros videojuegos con lo más suave permitido por la censura en cuanto a sexualidad y violencia. Pero al iniciar su carrera, después de dar el salto desde el mundo de los cortometrajes, comerciales y videoclips, impresionó a propios y extraños al presentar a las audiencias globales su segundo largometraje: «The Rock».

the-rock-10-1200-1200-675-675-crop-000000.jpg

Leer más »

«The Last Boy Scout», de Tony Scott, Larga Vida Al Film Noir.

En los albores de los años noventa, el cine de acción llegaba a su maduración. Una década atrás, «Lethal Weapon«, «Die Hard» y «Terminator«, fueron la cosecha de un género que sembró sus semillas con obras como «The French Connection», «Bullit» y «Dirty Harry». Las cintas de la última década del milenio, con mucho más presupuesto, impresionaron al mundo entero con su espectacular puesta en escena, vigorizaron la taquilla y establecieron, aún más, el poderío de Hollywood en la industria del séptimo arte. No es baladí la posición lograda por la meca en el mercado global producto de realizar tan arriesgadas producciones: en los años ochenta, el cine policíaco Japonés y Hongkonés venía arruinando los planes de los grandes ejecutivos californianos.

Uno de los nombres claves en este proceso de crecimiento del género, es Shane Black. El guionista de «Lethal Weapon», aquella obra que habría de establecer el buddy cop, se enfrascó en un proceso depresivo producto del éxito adquirido. Después de colaborar con las palabras sobre el papel en la secuela de la película protagonizada por Mel Gibson, el autor sufrió de ataques de pánico al sentir no poder alcanzar de nuevo el nivel de su gran primer escrito. Una ruptura amorosa lo llevó a una debacle aún mayor, refugiándose en el alcohol y la depresión. En sus palabras: «No tenía muchas ganas de hacer nada excepto fumar cigarrillos y leer libros. Pasó el tiempo y finalmente me senté y transformé parte de esa amargura en un personaje, el foco central de una historia sobre un detective privado que se convirtió en The Last Boy Scout«.

The Last Boy Scout

Leer más »

«Unbreakable», «Split», «Glass»: Shyamalan En El Olimpo De Los Grandes.

Para M. Night Shyamalan “The Sixth Sense” se transformó de una excelente experiencia a un karma en un santiamén. Producto del inmenso éxito que fue la cinta, es evidente la lógica detrás del hecho de que cada una de las siguientes producciones del artista fueran vendidas y esperadas como un nuevo thriller de suspenso y misterio, ejercicio que concluyó con un rotundo desastre de crítica y taquilla una vez vistas, con lo que la falsa expectativa destruyó, comercialmente, la incursión del cineasta en otros géneros cinematográficos.

Fue el caso de “Unbreakable“, filme protagonizado por Bruce Willis, Samuel E. Jackson y Robin Wright Penn, que va de un aficionado a los comics llamado Elijah Price (Jackson) quien desde pequeño sufre de una enfermedad, osteogénesis imperfecta, culpable de causarle fractura constante en sus huesos por falta de colágeno en su estructura. Resultado de la inmensa afición que Elijah tiene por las ficciones de super héroes, y la investigación profunda nacida consecuencia de esa pasión, la idea que ha concebido en su interior, casi un mecanismo de supervivencia, es que debe existir alguien que sea todo lo contrario a él: un ser fuerte, poderoso, imposibilitado a enfermarse y con una vitalidad sin paralelo.

939ea6939f390a58a43ae8a6c17093ff

Leer más »

«Die Hard» y «Die Hard With A Vengeance»: Obra Cumbre Del Cine De Acción A Dos Actos.

Die Hard” es un clásico. Posiblemente el clásico de acción más importante de todos los tiempos, el más emblemático y aquel capaz de erigirse como el mejor exponente de una época de oro para el cine de acción de Hollywood, como lo fue la década de los años ochenta. Alcanzó, la obra, un éxito de taquilla y de crítica muy distante al recibido en general por las películas que hacen parte de este maltratado género, en gran parte producto de la magistral dirección de John McTiernan, un estelar de Bruce Willis absolutamente encantador y un Alan Rickman exquisito. Con  cuatro nominaciones bien merecidas a los premios de la Academia, y recaudando más de 140 millones de dólares a nivel mundial, sobre un costo de 28, «Die Hard» se convirtió por derecho propio en un imperdible del cine.

Producto de tan enorme suceso, Hollywood, de manera muy poco sorpresiva, habría de exprimir el éxito de manera comercial hasta el agotamiento máximo, dando como resultado una franquicia patética y ridícula, con unas últimas entregas desconectadas en su totalidad de la génesis del filme. No obstante, porque todo hay que decirlo, en ese trabajo de saquear esta saga y el personaje, hubo un momento  brillante, de inspiración máxima, de glamour fílmico, como lo es esa joya titulada «Die Hard with a Vengeance«.

die-hard-10

Leer más »

«Lethal Weapon», Un Dramatizado De Acción

Martin Riggs bebe, sin ningún tipo de compañía, un trago de licor en un solitario y viejo bar. Un grupo de ladrones se acercan a exigirle la entrega de su dinero. El policía, sin siquiera mirarlos, les pide que se pierdan y que lo dejen en paz. Ellos, indignados por la reacción, lo atacan con violencia, para verse sometidos por la destreza que posee el funcionario público en defensa personal. Riggs toma la botella de la que le estaban sirviendo, para seguir su faena. El barman del lugar, visiblemente frustrado, le pide que se la lleve, regalada, pero que no vuelva a su sitio. El hombre encargado de hacer cumplir la ley abandona el lugar con el envase de la bebida alcohólica en la mano.

Ese comienzo, tan lleno de clichés y momentos ridículos, era la manera como «Lethal Weapon» arrancaba. Incluso, la escena se filmó y está disponible en una de las versiones de DVD que la Warner lanzó. Pero Richard Donner, que venía de hacer «The Omen» y «Superman«, no trataría a su obra como una más del montón, como una producción de fábrica que se contenta con poner en ella los elementos tradicionales que conforman una buena obra de esta temática. No, Donner quería una gran película de acción y lo que terminaría creando, producto de una entrega total, sería el inicio de una franquicia exitosa y del establecimiento definitivo de un subgénero (buddy movies) dentro de un género (acción).

219570175-lethal-weapon-wallpapers

Leer más »

«The Happening», ¿Predijo M. Night Shyamalan La Extinción Humana?

Es fascinante la situación de M. Night Shyamalan como realizador. Varias de sus obras, excelentes, han terminado en rotundos fracasos por sus distribuidoras querer venderlas como si de una continuación «The Sixth Sense«, su gran éxito en taquilla, se tratara. «The Happening» no es una de ellas. Es, realmente, una película mediocre dentro de la filmografía de un hombre al que sin lugar a equívocos podemos definir como un cineasta.

En casi todas las obras del autor oriundo de la India, la complejidad de sus tramas sobresalen por su construcción minuciosa de secuencias perfectamente conectadas, que buscan ocultar una verdad poderosa, la que a pesar de estar frente al espectador, es invisible para él. En su primera producción en los Estados Unidos, fue increíble ocultar la verdadera condición del personaje de Bruce Willis durante toda la trama; y en «Signs» lo era el hecho de que las señales no hacían referencia a las estructuras creadas en los campos que servían como indicaciones para el aterrizaje de naves extraterrestres, sino a las señales que la familia había recibido durante toda su vida para sobrevivir a ese evento. En «The Visit» falló rotundamente en ese sentido, puesto que era imposible, es decir no evidente, saber la verdadera situación en la que estaban involucrados los pequeños en su visita a sus abuelos.

happen2

Leer más »

«Hard Target», de John Woo, Cuando Un Artista Hace Cine De Acción.

A principio de la década de los años noventa, Jean Claude Van Damme era JEAN CLAUDE VAN DAMME, uno de los héroes del cine de acción más importantes en todo el mundo. Relativamente hablando, su nombre y prestigio no estaba a la altura de los más importantes hombres rudos de Hollywood de esa época, Stallone, Willis o Schwarzenegger; pero sí era alguien que se estaba ganando su espacio en el mundo del celuloide rápidamente, y un artista de culto para muchos.

Al mismo tiempo que el “actor” belga iba ganando fama y espacio en el mundo de Los Ángeles, al otro lado del planeta, en Hong Kong específicamente, un director mostraba una inmensa capacidad artística para filmar películas y secuencias en ese mismo género. Después de impactar con “The Killer”, «Hard Boiled» y «A Better Tomorrow«, sólo era cuestión de tiempo para que John Woo pisara tierras americanas. Pocas frases, como la dicha por el afamado crítico de cine, Laurent Tirard, logran condensar el gran impacto del cine del asiático: «Woo elevó el cine de acción a un nivel operístico». Por esas cosas del destino, los planetas y las estrellas se alinearon para juntar a éstas dos personalidades del cine, en lo que terminó siendo una inmensa película de acción: «Hard Target».

hard-target-02

Leer más »

«Sin City», Cuando La Tecnología Produce Arte.

Algunos dicen que el cine es el séptimo arte no sólo por cuestiones de cronología, sino también porque abarca y adopta en su seno a los otros seis. Bueno, con el comic, como una forma de arte posterior, ha pasado exactamente lo mismo. La cercana relación entre los dos viene desde el nacimiento de cada expresión artística, la que dista tan sólo en un año de diferencia. En la búsqueda constante de historias para ser llevadas a la pantalla grande, el cine se ha servido de varias áreas de nuestra sociedad como fuente de inspiración, no quedando la novela gráfica fuera de esta esfera. Como era de esperarse, la relación que entre ambos se ha consolidado en los últimos años, ha pasado por diferentes épocas y estados.

Desde que Alain Resnais relatara cómo encontró en comics como «Mandrake» y «Dick Tracy» un manantial de ideas para la creación de los personajes y atmósferas de dos de sus películas, y, que además, advirtiera él de la influencia de las historietas en el uso de la profundidad en el fondo de campo en la fotografía de Greg Toland para la influyente «Citizen Kane«, muchas cosas han cambiado hasta nuestros días de Marvel produciendo un filme de cuanto personaje de historieta se le aparezca. Desde aquellos tiempos de Resnais, la constante es que el cine ha encontrado en el comic una rica fuente de ideas, que algunas veces han funcionado y otras han sido desastrosas. Lamentablemente, la mayoría de veces el fin con que han sido usados éstos son simples historias para ser llevadas a la pantalla impulsado por un afán económico y no artístico.

Poster
Ciudad Pecado.

Leer más »

«The Walking Dead», El Futuro De La Sociedad Moderna.

Indudablemente así es. Es que la serie, desarrollada dentro de una de las instituciones más capitalistas de nuestro tiempo, la televisiva norteamericana, es crítica de la sociedad que los encargados del audiovisual se proponen proteger. Pero lo hace con la grandeza de los genios: de manera subrepticia, sembrando ideas en las mentes de los espectadores, sin ellos siquiera notarlo, promoviendo un cambio de patrones de comportamiento a futuro. En el pasado, los escritores de Hollywood, vetados por el establecimiento más conservador, se encontraban impedidos a desarrollar en su arte sus ideas más heterodoxas con tranquilidad, viéndose forzados a actuar de forma sutil con tal de explayar en la pantalla sus posturas más radicales.

La condición homosexual de algunos de ellos, por ejemplo, fue víctima de este poderoso bloqueo. La «amistad» entre Bruce Wayne y Robin es una relación de este tipo, según controversial declaración de Fredric Wertham en su famoso libro «La seducción del inocente»; y se acaba de aclarar, por parte de uno de los guionistas de la serie, de que Beto y Enrique de «Plaza Sesamo» eran realmente una pareja amorosa. Con ese marco conceptual, no parece atrevido hablar de un profundo mensaje incrustado en «The Walking Dead«, uno que además de impactar a sus audiencias con una disimulada posición anti-consumista, ecologista y anti-mediática, ha logrado transformar a su equipo de creadores en creyentes de algunos de esos valores. ¿Se habrán transmitido a la audiencia?

Great-The-Walking-Dead-Wallpaper

Leer más »

Una Tragedia Llamada Jean-Claude Van Damme

El cine de acción, en los años ochenta, llegó a su cumbre comercial. Los héroes de la década, Bruce Willis, Silvester Stallone, Mel Gibson y Arnold Schwarzenegger, eran garantía de una película rompedora de taquilla. Sus éxitos más emblemáticos llegaron a ser fenómenos mundiales, en una época donde el vídeo casero estaba a punto de explotar. Pero, de manera silenciosa, un actor belga, cuyo nombre real es Jean-Claude Camille François Van Varenberg, pero que conocemos mundialmente como Jean-Claude Van Damme, estaba labrando su espacio en la meca del cine, a través de su aparición en producciones de «serie b.»

Cuenta la leyenda que Van Damme se fue de Bélgica a Hollywood sin tener ni donde dormir. Un día, cansado de la situación, esperó a un productor afuera de la oficina donde el hombre trabajaba. Cuando por fin salió, el aspirante a actor se acercó al ejecutivo, llamó su atención y cuando éste volteó a mirarlo, el artista marcial le lanzó su famosa patada por encima de la cabeza. El realizador quedó tan impresionado que comenzó a trabajar con él de inmediato.

Split kick de Van Damme
Split kick de Van Damme

Leer más »