«The Walking Dead», El Futuro De La Sociedad Moderna.

Indudablemente así es. Es que la serie, desarrollada dentro de una de las instituciones más capitalistas de nuestro tiempo, la televisiva norteamericana, es crítica de la sociedad que los encargados del audiovisual se proponen proteger. Pero lo hace con la grandeza de los genios: de manera subrepticia, sembrando ideas en las mentes de los espectadores, sin ellos siquiera notarlo, promoviendo un cambio de patrones de comportamiento a futuro. En el pasado, los escritores de Hollywood, vetados por el establecimiento más conservador, se encontraban impedidos a desarrollar en su arte sus ideas más heterodoxas con tranquilidad, viéndose forzados a actuar de forma sutil con tal de explayar en la pantalla sus posturas más radicales.

La condición homosexual de algunos de ellos, por ejemplo, fue víctima de este poderoso bloqueo. La «amistad» entre Bruce Wayne y Robin es una relación de este tipo, según controversial declaración de Fredric Wertham en su famoso libro «La seducción del inocente»; y se acaba de aclarar, por parte de uno de los guionistas de la serie, de que Beto y Enrique de «Plaza Sesamo» eran realmente una pareja amorosa. Con ese marco conceptual, no parece atrevido hablar de un profundo mensaje incrustado en «The Walking Dead«, uno que además de impactar a sus audiencias con una disimulada posición anti-consumista, ecologista y anti-mediática, ha logrado transformar a su equipo de creadores en creyentes de algunos de esos valores. ¿Se habrán transmitido a la audiencia?

Great-The-Walking-Dead-Wallpaper

Leer más »

Anuncios