“Unbreakable”, “Split”, “Glass”: Shyamalan En El Olimpo De Los Grandes.

Para M. Night Shyamalan “The Sixth Sense” se transformó de una excelente experiencia a un karma en un santiamén. Producto del inmenso éxito que fue la cinta, es evidente la lógica detrás del hecho de que cada una de las siguientes producciones del artista fueran vendidas y esperadas como un nuevo thriller de suspenso y misterio, ejercicio que concluyó con un rotundo desastre de crítica y taquilla una vez vistas, con lo que la falsa expectativa destruyó, comercialmente, la incursión del cineasta en otros géneros cinematográficos.

Fue el caso de “Unbreakable“, filme protagonizado por Bruce Willis, Samuel E. Jackson y Robin Wright Penn, que va de un aficionado a los comics llamado Elijah Price (Jackson) quien desde pequeño sufre de una enfermedad, osteogénesis imperfecta, culpable de causarle fractura constante en sus huesos por falta de colágeno en su estructura. Resultado de la inmensa afición que Elijah tiene por las ficciones de super héroes, y la investigación profunda nacida consecuencia de esa pasión, la idea que ha concebido en su interior, casi un mecanismo de supervivencia, es que debe existir alguien que sea todo lo contrario a él: un ser fuerte, poderoso, imposibilitado a enfermarse y con una vitalidad sin paralelo.

939ea6939f390a58a43ae8a6c17093ff

David Dunn (Willis) un ex-jugador de fútbol americano y actual guardia de seguridad en un estadio, es la apuesta de Elijah para encontrar su opuesto, ergo, su razón de existir. Cuando David sobrevive a un accidente en tren, inicia él una investigación sobre el pasado del deportista, seguro de que ha encontrado a aquel que le dará sentido a su constante sufrimiento. La obstinación de Elijah proviene de su avezado conocimiento sobre los comics. Ha investigado él todo sobre ellos y su inserción en ese mundo le ha hecho saber que están basados en algo real, que fue una situación humana la chispa que hizo nacer la inspiración para los escritores concluir con sus creaciones, por lo que ha puesto toda su fe en que su paso por la tierra no es más que una historieta a punto de crearse.

Con el argumento como base, Shyamalan se aproximaba al mundo de los comics desde una perspectiva muy madura, muy dramática, analítica, mucho antes de que lo hiciera Bryan Singer y Christopher Nolan. ¿La afición inmensa existente en los Estados Unidos no provocaría este tipo de personas? “Kick Ass“, de Matthew Vaughn, inspirado en las creaciones de Mark Millar, trató el tema en su momento de manera infantil; pero se recuerda más la pareja de Batman y Batichica que decidieron salir a la calle a pelear contra el crimen por cuenta propia, para terminar arrestado él por ingresar a una escena y alterar evidencia, a lo que debió ella hacer una colecta para pagar la fianza. El nacimiento de un superhéroe y un villano en un mundo real, fue algo visionario por parte de Shyamalan.

Dhlh7xFW0AAzJsi

“Unbreakable” desarrolla un drama humano sobre el inmenso peso y la presión que debe recaer en un hombre que se ve con la posibilidad de convertirse en alguien con poderes sobrenaturales; por una parte, y también, el desespero causado en un hombre que debe convivir con una dolorosa enfermedad. No es ridículo recordar la famosa frase de otra película del género: “todo gran poder conviene con una gran responsabilidad”, traída a colación puesto que las consecuencias de ser  especial son profundas e intimidantes para cualquiera, algo que este cineasta pone en pantalla con enorme sensibilidad artística.

Siendo uno de los grandes errores la estrategia de venta de Warner Bros., la película también falla por sí misma en la selección de Bruce Willis como personaje principal. Pareciera que influenciado por el inmenso éxito que tuvo con el actor en su película anterior, Shyamalan decidió acudir de nuevo a él como protagonista de su cuarta producción hollywoodense. Aunque el escritor declaró haber creado el guion específicamente para la pareja protagonista, en el papel del héroe hay una inmensa falla, porque Willis, un excelente actor en algún tipo de películas, alguien que encaja a la perfección en ciertos papeles, no es un buen actor. Como héroe de acción es de lo mejor del mundo del cine, pero cada vez que hace una interpretación que requiera de alguna exigencia dramática, siempre le queda grande. “The Sixth Sense” funciona sumamente bien a pesar de Willis, no gracias a él. En “Unbreakable” la situación es exactamente la misma. Siendo esta historia una con una carga más dramática que cualquier otra cosa, el papel principal necesitaba de alguien con dotes artísticos más manifiestos que los de Willis. Gran parte del film se centra en la insatisfacción de David Dunn con la vida, su destrozado núcleo familiar, así como su sufrimiento por dejar una exitosa carrera deportiva por el amor a una mujer a la que hora él piensa dejar. Willis se ve incapaz en gran parte de esos momentos de producir una emoción conmovedora que aflija al espectador.

1

En su contraparte, su opuesto, sí hay una enorme grandeza. La selección de Jackson para el papel de Elijah es verdaderamente perfecta. La elegancia de Samuel es una bella combinación con los extravagantes vestidos color purpura del personaje, su manera de hablar tan clara y precisa hacen una deliciosa contraposición con su peinado deschavetado y su torpe caminar. La creación del personaje como alguien trastornado con los comics, cuya lectura le ha definido los parámetros por los que debe guiar su vida, es de una precisión absoluta. En esta tercera ocasión juntos (“Loaded Weapon“, “Pulp Fiction” y “Die Hard With A Vengeance“), Jackson culmina como la gran estrella en la pantalla.

En gran parte porque todo el diseño de producción alrededor de Elijah es genial: su bastón de cristal (una idea del mismo actor), su cuarto psicodélico, el automóvil en el que se transporta, los vestidos extravagantes, sus guantes, su silla de ruedas. Acertado el que en las dos primeras escenas en las que el personaje de Price sale, se vea de manera constante por medio de un espejo y de la pantalla de un televisor. Ya para la escena final, donde vemos flashbacks suyos, lo hagamos a través de un filtro que produce la sensación de estar viendo a través de un vidrio.

thumb-1920-827835

De resaltar el trabajo técnico del filme. En la fotografía, a cargo del portugués Eduardo Serra, sobresale la manera como la cámara se inserta en la historia a contar, creando un un mundo visual para disfrutar. Llama mucho la atención la larga duración de los planos, con sombras profundas y ángulos de cámara inusuales, así como el encuadre que de cada uno de ellos se va logrando con pequeños movimientos de cámara, que evitan el corte de manera regular. Según el propio Shyamalan, la idea detrás de todo esto era que los encuadres de la cámara funcionaran como las viñetas en una historieta. Se debe también hablar del trabajo de uno de los talentos musicales más interesantes de Hollywood, y fiel colaborador de Shyamalan, el compositor James Newton Howard, quien crea para el film una pieza sonora con una sutileza muy marcada y muy armoniosa. Es una sutil y acorde a la situación interna que debe vivir el personaje de Willis y de Jackson, que a su vez hace una exacta combinación con una muy fría paleta de colores que acompañan el decorado.

Y ese diseño, delicado y cuidado, (el color morado característico Elijah y el verde que siempre acompaña a David) compagina con la constante y exquisita dicotomía entre ficción y realidad insertada en esta obra de arte, que hace de su experiencia algo realmente cautivador. En la primera historieta que recibe Elijah se resalta con claridad el logo de “Active Comics”, la que introdujo a Superman. Relacionado con ese personaje es el momento en que el hijo de David, Joseph, le apunta con un arma amenazándole con dispararle puesto que está él seguro que la bala no le hará ningún daño, un hecho que sucedió en la vida real cuando el hijo de George Reeves, quien interpretaba a Superman, amenazó con dispararle mientras vestía su disfraz. Tanto el actor como el personaje evitaron que sus pequeños desataran una tragedia con la misma excusa: que la bala rebotaría y podría herir a alguien. La cabellera de Elijah está basado en Frederick Douglass, importante reformador social durante la era de la esclavitud en los Estados Unidos, quien en su apellido tiene la palabra “glass”.

3

A pesar de todo esto, la película recibió críticas duras por parte del público y la prensa especializada. Pero el verdadero medidor de una obra no es la taquilla, ni los comentarios del momento, es su permanencia en el tiempo y, esta producción se ha venido de a poco convirtiendo por derecho propio en una miembro del grupo compuesto por esos extraños fenómenos de culto que tanto gustan a los cinéfilos. Una cuota de enorme felicidad para su autor, quien ha declarado que de todas sus obras, es esta su favorita. Algo similar ha dicho Quentin Tarantino.

Y es que seis años después de ser desacreditado, entre otras cosas, por el tratamiento tan serio que tuvo del mundo de los comics, Nolan fue elevado hasta lo más alto del séptimo arte por hacer exactamente lo mismo (aunque en un contexto absolutamente diferente), mostrando con esto de que por sí no era una idea mala, sólo que no fue el momento adecuado para realizarla. Sin querer comparar esta película con la superproducción que es “The Dark Knight”, es de rescatar que el tiempo le ha sabido dar una segunda oportunidad a está muy interesante obra de un excelente director, que tanto daño le ha hecho el ser el autor de la obra del niño que ve gente muerta.

12fc6bce118cc859-01_R
Matt Ryan.

Pero la realización habría de pasar por un renacimiento artístico imprevisible y, hasta donde da el conocimiento, inédito. En una escena del estadio en “Unbreakable”, David Dunn (una clave que da la idea de que es un super héroe es que las iniciales de su nombre, tal y como sucede con los de la editorial Marvel, son la misma letra) tropieza con una mujer que camina con su hijo, en un acto que se ha especulado le hace sentir el abuso familiar al que el pequeño es víctima. Se ha dicho ya, por parte de comentaristas en Internet, que este retoño no es otro que Kevin Crumb, el personaje principal de “Split“, la original secuela que hizo Shyamalan de esta obra.

Uno de los miembros de “The Police” declaraba que Sting era un genio para crear canciones que no eran lo que parecían. El hecho de que “Every Breath You Take”, una hermosa balada imperecedera en el tiempo sea un himno para los acosadores, es muestra contundente de la certeza en lo postulado. Shyamalan comparte esa exquisita característica. Su obras son inmensamente más profundas de lo que parecen a simple vista, entendiendo por éste término el darle un solo visionado. En el fondo, “Unbreakable” no es más que la búsqueda de un par de hombres por encontrar su espacio en el mundo y el entender la razón de sus enormes sufrimientos. Solo que en esta oportunidad, quien lo hace liderando toda la situación, es el villano. Después de dos milenios, tal vez es hora que nos demos cuenta que son ellos parte esencial de nuestra sociedad.

fragmentado-m-night-shalaman-pipoca-de-pimenta-final-alternativo-james-mcavoy.jpeg

Shyamalan se caracteriza por crear un “twist” al final de sus obras, tan grande, tan poderoso, tan inmenso, que deja al espectador indefenso y le descubre que todo el tiempo estuvo viendo una película diferente. En “The Sixth Sense” el fallecimiento de Malcom Crowe rebela una bella amistad entre un mortal y un ángel, transformando la película en una historia de amor familiar y fraternal; en “Signs” la revelación de cuáles eran las señales crean un filme sobre el renacimiento de la fe; y en “Split”, nos exhibe, con esa escena en el café al final, que todo el tiempo estuvimos viendo una secuela, con lo que toda una nueva lectura de la obra se debe realizar.

Todo “twist”, en caso de querer ser inmortal, debe estar antecedido por gran cantidad de pistas obvias que le permitan al espectador haber anticipado la sorpresa del final. En “Unbreakable” se nos devela que Elijah es quién ha cometido todos los actos terroristas que se mencionan en el filme, incluido el accidente de tren que sufrió David, algo que debimos sospechar dadas las motivaciones de él y su detallado conocimiento de las tragedias. En “Split”, la primera gran pista se haya en el poster, con el rostro de Kevin visto a través de un vidrio roto, una marca registrada de la primera parte de esta futura trilogía.

Split_Teaser_UK_Poster_JPosters

Otra pista impresionante dada por el autor es la última escena con Kevin, la que vemos única y exclusivamente a través de un espejo. Esa, como la siguiente, donde descubrimos a David, están sonorizadas con temas de la primera película. Los colores verdes y morados hacen presencia en este filme con las mismas intenciones que en el que le precede. De lo dicho por la madre de Elijah, podemos especular que Kevin será el villano soldado de “Glass“, y que Elijah será la mente criminal manejando los hilos de las situaciones. El personaje descrito por ella es uno con marcadas similitudes al de “Split”.

Aunque Shyamalan declaró a haber trabajado con el cinematógrafo Mike Gioulakis al haber quedado impresionado con su trabajo en “It Follows“, y con el compositor West Dylan Thordson una vez que escuchó sus partituras en “The Jinx”, pareciera que en el escogimiento de ambos también tuvo que ver el presupuesto disponible para la producción (9.000.000 USD). Se trae a colación el hecho porque a pesar de que los dos filmes están en el mismo universo narrativo, no lo es en el cinematográfico. Más allá de la similitud en los colores, no hay una continuidad con la obra anterior en la puesta escena en todo momento, solo en un par: al principio, cuando Kevin hace su aparición, con ese larguísimo plano filmándolo y en el juego con los espejos de la escena final. En un momento, mientras Kevin bajas las escaleras en la oficina de la Dra. Fletcher se crea un reflejo en el espejo del techo, creando 24 Kevin, insinuando que la Bestia existe en él, algo que coquetea con la primera entrega. La separación del estilo visual puede ser una apuesta con una conclusión alucinante.

Split-Movie-1

El director declaró que el personaje de Kevin, uno que tenía en mente desde hace más de quince años (iba él a aparecer en la primera parte de esta franquicia), es de lejos el más difícil de interpretar. También, que no tenía idea de cómo iba a encontrar un ser humano que pudiera crear al mismo tiempo un personaje para hacer él mismo a la Bestia y a Hedwig. Fue en una fiesta, en la que James McAvoy pasó frente a él cuando obtuvo respuesta. En ese momento, el interprete estaba recuperando su cabellera después de su participación en X Men, y esa imagen fue suficiente para el cineasta descubrir a su actor. Y es que lo de McAvoy en este filme es realmente alucinante. Shyamalan declaró que él, fascinado por este tipo de desorden, cree en su existencia de manera absoluta. El interprete, en este filme, hace creíble que alguien pueda desarrollar esa condición, de manera incontestable, alcanzando una máxima del séptimo arte puesto que su misión es el ser creíble, más no realista.

Pero lo impactante demostrado por el actor, lo es aún más cuando se entiende en qué marco conceptual lo está haciendo: una presentación del villano al que el héroe deberá enfrentarse. Christian Bale definía las anteriores producciones de Batman a las que él participó como unas centradas en presentar el villano, mientras que las de Nolan lo estaban en presentar el héroe. Al Shyamalan romper la estructura clásica y crear un tandem de películas, presentado a cada uno de los personajes como centro absoluto de sus mundos, está desarrollando casi que toda una nueva narrativa.

Split

Siendo acertado lo sentenciado por Roger Ebert, que una película es tan buena como lo sea el villano, Shyamalan le entregó toda una obra al soldado que se enfrentará al protagonista de la historia. Bien lo dice Elijah Price, los super héroes y sus enemigos generalmente son amigos al principio, he allí porque en el primer filme aparecían los dos: porque el nacimiento de un valiente es producto del deseo del villano de encontrar su antagonista. Más aún, se especula que el padre de Kevin, el que él mismo dice murió en un accidente de tren, podría haber fallecido en el mismo al que David sobrevivió. Lo anterior querría decir que Elijah creó a David y Kevin, al causar el desastre vial.

Este escrito no es más que una nominación para que M. Nigth Shyamalan entre al Olimpo de los dioses del cine. Para aquellos que dicen que él cineasta es un “realizador de un solo truco” (como si en nuestra era mantener engañado a un espectador durante 90 minutos fuera tan sencillo como “adivinar una carta”), solo podemos responder que en esta ocasión el truco superó todas las expectativas. Ha creado, el cineasta, una franquicia absolutamente innovadora, perfecta y única hasta acá, que espera culminar en un tercer filme grandilocuente. De lograrlo, Shyamalan lograría por fin iluminar esa enorme sombra que lo opaca, llamada “The Sixth Sense”.

Glass-Trailer

Anuncios

2 comentarios en ““Unbreakable”, “Split”, “Glass”: Shyamalan En El Olimpo De Los Grandes.

Deja un comentario