“Lethal Weapon”, Un Dramatizado De Acción

Martin Riggs bebe, sin ningún tipo de compañía, un trago de licor en un solitario y viejo bar. Un grupo de ladrones se acercan a exigirle la entrega de su dinero. El policía, sin siquiera mirarlos, les pide que se pierdan y que lo dejen en paz. Ellos, indignados por la reacción, lo atacan con violencia, para verse sometidos por la destreza que posee el funcionario público en defensa personal. Riggs toma la botella de la que le estaban sirviendo, para seguir su faena. El barman del lugar, visiblemente frustrado, le pide que se la lleve, regalada, pero que no vuelva a su sitio. El hombre encargado de hacer cumplir la ley abandona el lugar con el envase de la bebida alcohólica en la mano.

Ese comienzo, tan lleno de clichés y momentos ridículos, era la manera como “Lethal Weapon” arrancaba. Incluso, la escena se filmó y está disponible en una de las versiones de DVD que la Warner lanzó. Pero Richard Donner, que venía de hacer “The Omen” y “Superman“, no trataría a su obra como una más del montón, como una producción de fábrica que se contenta con poner en ella los elementos tradicionales que conforman una buena obra de esta temática. No, Donner quería una gran película de acción y lo que terminaría creando, producto de una entrega total, sería el inicio de una franquicia exitosa y del establecimiento definitivo de un subgénero (buddy movies) dentro de un género (acción).

219570175-lethal-weapon-wallpapers

Y es que de los años ochenta, una de las cosas que más vale la pena recordar es el nacimiento de una etapa modernizadora y muy interesante para el cine de acción, clasificando en ese contexto de análisis a “Lethal Weapon” como una de las películas que más aportaron e hicieron por ese tipo de producciones. El filme, que arrancó con un bizarro escrito de Shane Black, va de la vida del detective Martin Riggs (Mel Gibson) y su colega Roger Murtuagh (Danny Glover), quienes se ven forzados a actuar como compañeros en un caso que los pone a enfrentar el crimen organizado, al tiempo que lidian con sus propios problemas personales. Se desprende de esa descripción el elemento dónde radica el valor agregado de la historia: en la presentación de poderosos personajes cuyas vidas se desenvuelven en situaciones extremas. A diferencia de la gran mayoría de las producciones del género de acción, “Lethal Weapon” tiene una construcción humana profunda, la que es tan importante como las mismas secuencias explosivas.

El drama de Martin Riggs es el de no querer vivir más, la muerte de su mujer lo ha destruido a un nivel tal que de manera constante contempla el suicidio como salida a su mísera vida. No obstante, la capacidad que tiene para hacer su trabajo, el talento innato otorgado a él para ser un súper policía, lo hacen recapacitar y seguir adelante de manera constante. Por otro lado, Murtaugh es un buen policía, que ha hecho su trabajo durante un largo periodo de tiempo y que tan sólo sueña en cómo será su vida después de su retiro. No obstante, hay un último caso que deberá resolver, al que llegará por motivos personales y cercanos a su pasado. En uno de sus últimos días de trabajo, a Roger se le asignará Martin como su nuevo compañero, iniciando entre ambos una profunda e interesante relación.

MV5BNGI1YTU4NjUtZTlhMy00YTk5LTg3NDMtMTQyYjJhYmMyZGIzXkEyXkFqcGdeQXVyNzc5NjM0NA@@._V1_

En muchos aspectos, “Lethal Weapon” es tanto una película de acción como un fuerte drama humano. Recuerda esa descripción a la hecha por Michael Mann sobre su insuperable “Heat“, a la que definía él como un drama policial. Es evidente, desde el primer momento, que entre los dos personajes principales de esta trama no hay ningún tipo de simpatía, de hecho son personas absolutamente diferentes, que además están obligados a convivir muchas circunstancias extremas, todas productos de tener que enfrentar a un enemigo común, que sacará lo mejor de cada uno, dándoles la oportunidad de conocerse mejor y entablar una bella amistad.

Ese enfoque, complejo en cuanto a relaciones humanas se refiere, proviene de un guion “muy oscuro” escrito por el en ese entonces desconocido Shane Black. Según el guionista, su texto original era mucho más controversial que la historia plasmada en pantalla, en el que se incluía una persecución al final entre un helicóptero y un camión lleno de cocaína, la que culminaba en una fantástica explosión del vehículo terrestre bañando con el famoso polvo blanco el reconocido letrero de Hollywood. El guion fue rechazado por la gran mayoría de los estudios, hasta que Mark Canton de Warner Bros. lo tuvo en sus manos. El estudio adquirió los derechos del material, se lo ofrecieron a Donner y el resto es historia.

Lethal-Weapon-1987-BRRip-Audio-Dual-Latino-1080p-2

Pero dentro de esa historia hay una anécdota maravillosa, y tiene que ver con el casting. En un principio, el papel de Riggs fue ofrecido a Bruce Willis, quien lo rechazo de plano. La historia es fascinante porque un año después a Mel Gibson se le ofreció la parte de John McClane en “Die Hard“, obteniendo los productores la misma respuesta, haciendo ambas negativas que se crearan dos de los personajes más amados del cine. Ya con Donner a cargo y Gibson como protagonista, la elección de Murtaugh tendría que ser una a la altura. Y sería la insuperable directora de casting Marion Dougherty quien propondría a Gloover, lo que impresionaría profundamente a todo el equipo realizador, puesto que en el texto no se hacía referencia alguna a que fuera un afroamericano el personaje.

De lo que más gusta de “Lethal Weapon” es el hecho de que la película se basa en una historia muy compleja, con elementos de filme de detectives clásicos del film noir, otros de acción pura y mucho drama como elemento que sostiene todo ese entramada. Entre ambos deben descubrir y destruir un grupo de narcotraficantes estadounidenses (de las muy pocas veces que se ha visto un narcotraficante de ese país en una película de Hollywood), descifrando lentamente cómo es su organización, recogiendo las pistas que deja el suicidio de una bella joven, que es el que los lleva hasta dar con el grupo criminal. La escena del suicidio es de resaltar por la entrega de su protagonista, Jackie Swanson (Amanda Hunsaker), quien decidió saltar al vacío en el espacio del chroma key, de forma que se pudiera hacer un plano de su rostro segundo antes del choque final. Un plano impresionante que permite un arranque insuperable.

Lethal-Weapon-Wallpapers-010

A medida que la historia va avanzando, la película nos va dando pequeñas pistas de qué clase de enemigos son con los que tienen que lidiar esta pareja, pero también nos va dejando saber que ambos son muy buenos policías, con mucho talento, y que además son temerarios. Uno de los elementos más ingeniosos de todo el filme es el hecho de que Martin Riggs, como no le tiene miedo a la muerte, entrega completamente su vida a su trabajo. No le importa colocarse en ningún momento en situaciones muy complicadas y arriesgadas, algo que sin duda alguna desequilibra a cualquier persona que se le enfrente.

Una de las mejores escenas del actor, que demuestran su inmenso talento, es su escena de introducción, donde está negociando con unos “dealers” la venta de una buena cantidad de cocaína. Al Martin Riggs quedar al descubierto como agente encubierto, un tiroteo en medio del lugar se desata. Al final, uno de los enemigos le coloca un arma en la cara y lo secuestra. A lo anterior, Riggs comienza a decirles a todos los demás miembros de la fuerza que disparen, y al asesino le pide que lo mate. La furia y locura con la que Gibson hace esta parte del film es sencillamente para aplaudir. Las escenas dramáticas de esta película son tan fuertes, que el director italiano Franco Zeffirelli quedó tan gratamente sorprendido por la tremenda fuerza de Gibson, que le ofreció el papel de Hamlet en su película.

lethal-weapon-1200-1200-675-675-crop-000000

Otro momento cúspide es la escena del intento de suicidio por parte de Riggs en su casa, en la que el interprete, aparentemente (es difícil esto de creer por los altos niveles de seguridad que se manejan en un set de Hollwood) usó una bala verdadera como medio para incrementar la intensidad de su actuación. No obstante, es claro que el nivel de entrega por parte de todo el equipo merece ser celebrado, puesto que fue el necesario para darle a la película los grandes momentos que la llevaron a considerarse un importante clásico de acción. La pelea final entre Riggs y su contrincante Joshua, Gary Busey (quien fue seleccionado por ser un perfecto némesis de Gibson) es una muestra de lo anterior. Se comentaba que Richard Donner quería hacer algo muy distintivo para ese momento, algo que estuviera acorde con la extraña y única preparación de Riggs, por lo que tomó consultores técnicos especialistas en técnicas de pelea tan variadas como el Jiu Jitsu brasilero y el Capoiera.

Otro trabajo que resalta por su belleza y delicadeza, y que más gusta a los fanáticos de la serie, es la hermosa composición musical que hicieron para el film Michael Kamen y Eric Clapton. En varios aspectos, podríamos decir que la suave y melodiosa música que acompaña a la película, no es parecida a la que generalmente tienen las mejores películas del género. La composición de este film es muy triste, profunda, oscura, muy cercana al momento que vive Riggs en su interior. Hay espacios de notoria intimidad entre los dos personajes, los que se adornan bellamente con los suaves sonidos de los músicos. Uno memorable es aquel en el que Murtaugh le agradece a Riggs haberle salvado la vida, a lo que él responde que no debió haber sido fácil haber dicho eso. Magia pura hecha cine.

Lethal-Weapon

La familia de Murtaugh sobresale por su ternura en cada aparición que tienen, funcionando de contrapeso necesario para hacer avanzar la historia. Al Riggs ser un ser casi ermitaño, la familia de Roger es casi lo mejor que le ha sucedido. El poder cenar con ellos, acompañarlos, reír entre todos, es una contraposición absoluta que muestra, y le permite ver a él, la solitaria y triste vida que lleva. Es por eso que al momento de que algo malo le pasa a ellos, la reacción natural del policía sea la de querer ir a matar a todos. Durante todas la franquicia ese es un elemento que se conserva intacto, recobrando cada vez más importancia. Al final, “Lethal Weapon” se reduce a ser una película sobre un hombre que se le ha olvidado cómo vivir, y encuentra en su compañero policía, y en la familia de éste, todos los motivos para aprender a hacerlo de nuevo. Es por esta relación tan hermosa, y por la química tan tremenda que entre los dos hay, que se considera a “Arma Mortal” la película que le dio génesis a las historias de los “buddy movies“, aunque había un claro antecedente de esto en la “48 Hrs.” de Walter Hill.

No obstante, en ese punto, hay un elemento poderoso que no podemos obviar y es el discurso político que contiene el filme. Quentin Tarantino denominaba los ochenta la década de TriStar. Aunque el cineasta tiene motivos de peso para odiar al estudio (rechazaron continuar con “Pulp Fiction” después de leer el guion) la verdad es que sí fueron esos años unos particulares. Uno en donde la derecha política republicana de los Estados Unidos se tomó el séptimo arte. No de manera omnipresente; pero sí con fuerte presencia y con preeminencia en este tipo de película. Obras como “Cobra“, “Commando” o “Lethal Weapon“, son parte de un discurso militarista de propaganda a favor de la violencia como medida para solventar problemas de seguridad. En la primera de las obras citadas, el personaje de Sylvester Stallone, Mario Cobretti, dice con total tranquilidad “aquí es donde la ley muere, y yo surjo”, dejando saber que las leyes hechas son un estorbo para hacer justicia. Básicamente, es un paramilitar.

MV5BMTc4MTk4MDgxOF5BMl5BanBnXkFtZTgwNTc2ODIwMjE@._V1_SY1000_CR0,0,1507,1000_AL_

Parecía pertinente hacer este texto, porque se ha lanzado un reboot de la franquicia, por parte de la FOX, en formato serie televisiva. Sin poder hablar a profundidad sobre la misma, y con sólo el visionado del trailer como elemento generador del criterio, la verdad es que parece una producción patética, meramente enfocada en explotar el nombre de una gran franquicia. En donde más falla, es en la representación hecha del personaje que inmortalizó Mel Gibson. Es una caricatura de esta creación artística, que encontraba en sus pocas ansías por vivir, la temeridad necesaria para enfrentarse a situaciones de muerte. Lo de hoy es sobradamente infantil.

En una clasificación del programa televisivo se leía con claridad que se consideraba la serie una comedia. “Lethal Weapon” nunca fue una comedia; pero sí una película que encontraba momentos para hacer reír al espectador. Una cosa es hacerse el chistoso, como sucede con este renacimiento de esta marca, y una muy diferente poner a personajes en situaciones graciosas, producto éstas de su disímil personalidad y visión del mundo. Las grandes obras de arte son imposibles de replicar, y la obra de Donner protagonizada por Gibson y Glover, es indudablemente una de ellas.

L arme fatale Lethal Weapon Annee 1987 usa Mel Gibson Realisateur Richard Donner

Anuncios

Un comentario en ““Lethal Weapon”, Un Dramatizado De Acción

Deja un comentario