“Mindhunter”, “Manhunt: Unabomber”, “The Sinner”, Netflix y el Peligro Que Pueden Ser Las Mamás Para La Sociedad.

Y tienen razón. De hecho, el tema buscado explorar en el artículo da para profundizar en un aspecto fascinante de las sociedades modernas, como lo es el papel de la mujer en su faceta de madre. Al ver las tres series de la compañía de retransmisión en forma consecutiva, es tentador recordar aquel momento de “How I Met Your Mother” en el que Robin (Cobie Smulders) se enfrasca en una relación con Kevin Venkataraghavan (Kal Penn), su psiquiatra. En un punto álgido de la secuencia, ella decide hacer el papel de doctor entre los dos, a lo que él le responde con un claro gesto condescendiente que lo intente; pero advirtiéndole que no tendrá posibilidad de hacerlo abrir su interior. Lo único que ella tiene que decirle a él, para que comience a desahogarse de manera desenfrenada es: “háblame de tu madre”.

Las series de Netflix acá mencionadas, tienen claramente definido la temática en la cuál se mueven los dramas: asesinos criminales y, en el caso de las dos primeras, asesinos en serie. Se podría decir que Unabomber fue más un terrorista, indudablemente, pero la compaginación cuadra a la perfección, más por la forma como se ha plasmado la historia en la pantalla. Pero el tema de las series, podríamos arriesgarnos a decir acá, es otro: la familia disfuncional como originadoras de seres peligrosos para la sociedad.

Color-Netflix-Logo

Francis Ford Coppola explicaba su famosa trilogía sobre la mafia como la película casera más cara de la historia, queriendo con eso decir que sus tres producciones tenían poca conexión con el crimen organizado (temática) y mucho más con el núcleo tradicional de la sociedad (el tema), enfocando él la narrativa como si de la historia de un rey y sus tres herederos se tratara. Es claro que tal distinción no se traslapa en totalidad a las producciones para web: el centro de los dramas televisivos son los asesinos. No obstante, el papel preponderante que en cada casa tienen las madres de los victimarios en los hechos acontecidos, es profundo.

En la obra a cargo de David Fincher, “Mindhunter“, cada uno de los asesinos dejan ver la fuerte relación que con sus madres tenían, pudiendo los detectives, desde allí, establecer un patrón común que les permite explicar en mucho los comportamientos de sus investigados. Ed Kemper (Cameron Britton) revela a los detectives las humillaciones constantes que su madre le hizo sufrir; Dwight (Tobias Segal) comete sus asesinatos como una catarsis al sufrimiento causado por convivir con su progenitora, quien también lo humilla de manera regular; y, por supuesto, Jerry Brudos (Happy Anderson) sufre una incontrolable excitación por los zapatos de mujer, producto de la prohibición que su madre le impuso por sus gustos sobre ese artículo de vestir, a la par que su maestra de escuela le celebraba sus particulares deseos.

MH1

En “Mindhunt: Unabomber“, el famoso Ted Kaczynski, interpretado maravillosamente por Paul Bettany,  acusa a su madre de haberlo obligado a convivir con jóvenes mucho mayores a él, producto de su inteligencia superior lo que le permitió avanzar mucho más rápido de lo normal en su escuela. La poca interacción social causada por esa decisión, desencadenó en una persona anti social, impregnada de odio por el mundo, que hizo catarsis a través de sofisticadas bombas artesanales capaces de destruir media docena de vidas. En un momento de la serie queda delineado como Ted guardó hacia la mujer que al mundo lo trajo, un fuerte resentimiento por haberlo obligado a sufrir esa experiencia.

Y, en “The Sinner”, el personaje de Jessica Biel (Cora Tannetti) y su hermana, Phoebe, interpretada en forma magistral por Nadia Alexander, son víctimas del fanatismo prohibitivo de una madre enloquecida producto de una tragedia familiar. Ambas, oprimidas desde una temprana edad, buscan en el exterior a los límites de su hogar la libertad anhelada al interior de ella, llevándolas a cometer actos desesperados cuya conclusión es catastrófica. En una escena en el último capítulo de la serie, una Cora en prisión le dice a su madre: “tengo más libertada aquí que cualquier día que estuve viviendo contigo”.

DQiPzfsWkAAW8gi

El debate, como debe ser la conclusión de toda buena obra de arte, es dejar una discusión lista para ser impactante. La de estas tres series es poderosa. Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, lo decía a cabalidad en un debate transmitido en YouTube: de lo que se trata y acá se promueve, es de entender la importancia de que las sociedades entiendan el concepto de corresponsabilidad. ¿Por qué se crean ciertos fenómenos de violencia en unos lares y no en otros? ¿Por qué un movimiento independentista se vuelve violento como en España o Irlanda; mientras otro puede convivir en paz con su Estado, como es el del caso de Quebec en Canadá?

Es muy fácil, y desde un punto de vista crítico, harto mediocre, acusar a unos de violentos y a otros de pacíficos. “Los terroristas de unos son los héroes de otros”, decía el delicioso personaje de Emilio Echevarría, Raul, en “Die Another Day”.  Y lo es:  ¿no fue Nelson Mandela un libertador considerado terrorista antes de convertirse en un adorado político a nivel mundial? ¿No son grupos antes llamados criminales, FARC, ETA, IRA, hoy grupos políticos con posibilidades legales de disputar las elecciones democráticas en sus países?

the-sinner-coras-parents

La respuesta es amplía en su complejidad; pero es indudable que ésta se enfrasca en un hecho contundente: algunas sociedades crean condiciones a su interior para que hayan focos poderosos de violencia en la resolución de sus conflictos, mientras que otras no. En América Latina, las castas en el poder han sido unas opresoras y saqueadoras históricamente, lo que ha engendrado grupos opositores violentos buscando justicia social; mientras que en los países nórdicos europeos la constante realización de referendos permiten participación ciudadana en las decisiones políticos, encontrando en su convivir una situación más pacifica. El ejemplo del cuidado que unas naciones u otras le dan a las madres es uno harto diciente del postulado acá establecido.

Es difícil encontrar un ser más influyente en la vida que tendrá de adulto un bebé que su madre. Incluso, en caso de haber tenido el infortunio de haber sido engendrado por un fenómeno bastante extraño de la naturaleza, como lo es una madre desnaturalizada, desprendida de su retoño, el alejamiento o incluso abandono sufrido por cualquier pequeño será el factor determinante en su vida. Es por eso que, parece inmensamente lógico que como sociedad invirtamos todos de manera ingente, en las licencias de maternidad, de forma que cada madre tenga el tiempo, espacio y capacidad económica de criar a su pequeño bajo las mejores condiciones posibles.

9c5742ce-e251-4813-a305-73772c3608a0-getty-51642351

Hay una estadística fría y dura que sirve para entender el álgido punto acá puesto a debate. En cualquier nación, hay una relación directa entre una variación brusca y marcada del Producto Interno Bruto (PIB) y el incremento del gasto realizado por los gobiernos en el aparato judicial, policial y militar. En palabras del historiador Nail Ferguson, tomadas de su obra cumbre, “La Guerra del Mundo”, la violencia atroz que sacudió al mundo en el siglo XX se debe en gran parte a las depresiones económicas y a las inmensas tasas de crecimiento repentinas vividas en varios países.

Las sociedades más avanzadas, son precisamente avanzadas, porque entendieron la corresponsabilidad que a cada uno tiene en todo lo que pasa en sus países. En nuestras sociedades en desarrollo, somos uno solo cuando nuestras selecciones de fútbol ganan un partido; pero no tenemos nada que ver con el país en el que nacimos y crecimos cuando nuestros compatriotas desatan actos indescriptibles de violencia. Eso, simple y llanamente se llama inmadurez política. Se es colombiano, español o alemán en todo momento, en lo que nos produce orgullo y en lo que nos da vergüenza.

cea635f6c5887b8c002d96728c146aba

Un bebé recién nacido es una criatura demasiado delicada con un cerebro en formación. Los seres humanos, desde un punto de vista biológico, nacemos todos prematuros, aún sin desarrollarnos completamente. A diferencia de un ternero o tortuga, que desde que nace sabe su función en la vida, a nosotros la sociedad es la que nos la indica. Somos sensibles, demasiado, a la influencia del mundo externo. En casi todos los casos, el mundo en el que crezcamos definirá qué seremos en el futuro.

En caso de ser eso cierto, ¿no sería mejor como sociedad invertir de manera inmensa en que nuestros bebés crezcan en el mejor ambiente posible? ¿No sería para todos nosotros la mejor decisión económica posible esforzarnos por crear ciudadanos productivos en vez de personas delictivas? Está comprobado que un fuerte gasto en educación y salud de los más pequeños con más necesidades, se convierte en el tiempo en una inversión que se transforma en sociedades más productivas, capaces de ofrecer a quienes las habitan altas cuotas de satisfacción en su calidad de vida.

sinner222-700x400

No había la más mínima intención en las producciones de Netflix el tocar los temas acá mencionados. De hecho, la conclusión tomada de las series es toda la contraria: en caso de que estas personas hubieran pasado un minuto más con sus familias se hubieran convertido en Hitlers modernos. No obstante, la idea se mantiene: el cuidado que le demos a nuestros niños será determinante en el futuro que como sociedad construyamos.

Sin importar el conflicto, es fascinante ver producciones audiovisuales capaces de generar debates tan pertinentes en la sociedad. Las obras acá presentadas son de una inmensa categoría. En general, están llenas ellas de grandes actuaciones y, con más notoriedad en una que en otras, con una dirección magistral. Profundamente entretenidas, exploran en un flagelo de la sociedad que nos acosa invariablemente y el que es hora de atacar con medidas innovadoras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s