Guns N’ Roses, Una Banda De Rock Y Cine.

Lo de Guns N’ Roses en esta segunda década del milenio es algo alucinante. Después de una separación abrupta de una alineación original ya diezmada a mediados de los años noventa, la banda se reúne en el 2016 para arrancar una gira mundial de conciertos. Un suceso con hartas posibilidades de culminar en fracaso, puesto que el grupo no lanzaba un disco desde el milenio anterior. Pero, aún así, organizan una exitosa y numerosa cantidad de presentaciones por varios países, dándose el lujo además de romper un par de récords en su visita a los principales estadios.

El actual resurgir de los músicos ha creado una marcada nostalgia por esos siete años dorados en los que estos cinco desadaptados, forjados como grupo de rock en la ciudad de Los Ángeles, simple y llanamente pusieron el mundo de la música de cabeza. Siendo, indudablemente, una de las marcas más rentables en la industria, su cercanía con Hollywood era algo de esperarse, puesto que además de inmensa fama, su conexión con el cine es algo especial y manifiesta. Y no nos referimos con esto a las docenas de producciones que han licenciado sus canciones para que acompañen a las imágenes en movimiento, sino que hay momentos en los que la banda hizo tributo con su arte a algunas películas, a la existencia de sutiles conexiones con el séptimo arte y, por supuesto, al haber participado directamente en grandes producciones.

4e93f17b9538ef47be17229030b606db

Como cualquier agrupación, iniciando su carrera la banda necesitó publicitarse con tal de darse a conocer a nivel masivo. Se comprende entonces que, en ese escenario, los “bad boys” del rock se hayan prestado para aparecer en “The Dead Pool“, película que hace parte del universo de “Dirty Harry”, un personaje inmortalizado por Clint Eastwood, y en la que también participaba un bastante joven Liam Neeson.

Pero no quedaría todo en el par de breves apariciones de los músicos en la cinta. Los compositores prestaron una de sus canciones insignia, “Welcome To The Jungle“, para ser usada en una escena inmortal dentro del filme, donde un desconocido Jim Carrey, en el papel de rockero vestido muy parecido a Michael Jackson, interpretaba la canción, como si fuera una creación suya, durante la filmación de un video-clip.

Comenzando la década de los años noventa, los Guns lanzarían los discos “Use Your Illusions I” y “Use Your Illusions II“, con los que su intrínseca relación con el cine se profundizaría notablemente.

En la primera canción del segundo álbum, “Civil War“, su inicio tiene como arranque el famoso discurso denominado “What we’ve got here is failure to communicate”, recitado por Strother Martin en el papel de un guardia de la prisión en la película “Cool Hand Luke“, protagonizada por Paul Newman. El mismo texto, recitado por el mismo actor, sería usado de nuevo en el tema titulado “Madagascar“, canción del álbum “Chinese Democracy“.

En “Breakdown“, otro tema del Illusions II, se encuentra lo que debe ser un homenaje a la película “Vanishing Point” del director Richard C. Sarafian. En un punto del filme, el personaje de Cleavon Little, Super Soul, realiza un monólogo que, en la canción del grupo mencionada antes, es recitado por Axl Rose.

Cleavon Little’s monologue, from Vanishing Point (1971) from Laz on Vimeo.

Para el lanzamiento del filme “Terminator 2: Judgment Day“, Arnold Schwarzenegger quería una canción de los Guns para la banda sonora y una secuencia de la película. James Cameron tenía desde el guion que, para ese mismo momento del metraje, el tema sería “I Wanna Be Sedated” de The Ramones. Pero el hecho de que el personaje interpretado por Danny Cooksey, Tim, llevara una camiseta de Guns N’ Roses y de que se creara una metáfora visual al Terminator sacar su arma de una caja de rosas, influyeron en la decisión final favorable al actor. Una cena en la casa del protagonista con la banda y “You Could Be Mine” se convertiría en parte de la producción.

La canción combina su ritmo a la perfección con la película, algo que solventa el hecho de tener una letra que no compagina en absoluto con ella, puesto fue compuesta por Izzy Stradlin (segundo guitarrista), inspirado en un problema amoroso con una de sus ex-novias.

El vídeo, grabado en una presentación en el Ritz de Nueva York, contó con la presencia del mismísimo actor protagonista, encarnando su papel del T-800, con un final donde se interactúa directamente con la agrupación. La canción sería utilizada de nuevo en “Terminator Salvation“.

En ese mismo disco estaría “Knockin’ On Heaven’s Door“, un cover de la icónica canción de Bob Dylan que los Guns hicieron suya por derecho propio. Una versión ligeramente diferente de ésta, también de la banda y con unas voces en el segundo verso adicionales, que no está en el álbum, sería usada como promoción en la película “Days Of Thunder“, dirigida por Tony Scott y protagonizada por Tom Cruise. De esa canción, incluida en el disco de la banda sonora del filme, un vídeo verdaderamente patético y muy poco visto se hizo. Otra versión del tema, a cargo de Eric Clapton, sería usada en “Lethal Weapon 2″ de Richard Donner.

David Geffen, dueño del sello que había firmado a la banda a mediados de los ochenta, sería también el productor del filme “Interview With The Vampire“, en el que tendría un papel estelar Tom Cruise. Durante la etapa de producción, se había usado para el final del filme la canción “Sympathy For The Devil” de los Rolling Stones. No obstante, Geffen, intuyendo una gran oportunidad comercial le solicitó a Axl Rose realizar un cover (pocas bandas hacen este tipo de temas como lo hacía Guns), a la que el cantante accedió, creando el tema con el que cierra el filme.

La doble colaboración que tuvo la banda con la superestrella hollywoodense podría provenir de una gran admiración mutua, la que de parte del actor se demostraría en “Rock of Ages“, donde hizo él el papel de Stacee Jaxx, un rockstar que podría considerarse una referencia a Axl Rose.

Por supuesto, de esa época, para los fanáticos de la banda la relación de los Guns con el cine está más conectada con la creación de sus famosos vídeos de “Don’t Cry“, “November Rain” y “Estranged“, realizados con una calidad cinematográfica formidable (el costo de las tres producciones se acercaba a los 7 millones de dólares, una cifra similar a la que necesitaría Quentin Tarantino para su “Pulp Fiction“), y, según Slash, buscando poder contar visualmente las letras escritas por Axl, siendo casi una película cuando se juntan los tres, en el orden correcto: la boda de “November Rain” primero, “Don’t Cry” después, el entierro de “November Rain” a continuación, culminando con “Estranged”. Es por esto que la banda denomina a la última producción como la cuarta parte de la trilogía.

Aunque no son temas propios, y no se realizaron sus versiones con intención de participar en alguna producción, si vale mencionar el caso de “Live And Let Die“, una canción de Paul y Linda McCartney realizada para ser parte de la banda sonora de la película de James Bond con el mismo nombre, que los Guns lanzaron en el Illusion I. Así mismo sucede con “Since I Don’t Have You“, bella melodía de The Skyliners que sería usada por George Lucas para la banda sonora de “American Graffitti“, como también, y generando una coincidencia cósmica con esto, por Richard Donner para “Lethal Weapon 2”. De ese tema Guns haría un cover para su álbum “The Spaghetti Incident?“.

Ya separada la banda, para finales del milenio Arnold y Axl decidieron colaborar de nuevo, estando el cantante a cargo de componer una canción con una alineación totalmente renovada, “Oh My God“, después de ver la última película del actor en un estreno especial. Su objetivo no era otro que ser incluida en la banda sonora de “End Of Days“, el filme protagonizado por Schwarzenegger y dirigido por Peter Hyams, sobre un humano que es capaz de pelear a puño limpio con el diablo… y ganarle. Una muestra, tanto una como la otra, del momento de decadencia comercial en la que ambos se encontraban.

Aunque no haga parte de los discos oficiales de la banda, para los fanáticos de los Guns es ya una parte obligada de su repertorio el momento en el que antes de tocar “Sweet Child O’ Mine“, Slash, guitarrista líder de la agrupación, en medio de su solo, hace una maravillosa interpretación del tema que Nino Rota habría de componer para la obra máxima del gran Francis Ford Coppolla, “The Godfather“.

A pesar de que hoy reniegue de ello, Guns N’ Roses, con Axl como líder absoluto de la banda, fue una agrupación muy visual. La época auge de MTV fue muy ligada a ellos, sirviendo como causa y viéndose afectados a consecuencia de ella. Y ese aprecio por la imagen alrededor de la música, materializado en unos vídeos promocionales demasiado cinematográficos, concuerda con un amor por el cine que se explaya alrededor de su discografía, haciendo de Guns N’ Roses una verdadera banda de rock y de cine.

Anuncios

Un comentario en “Guns N’ Roses, Una Banda De Rock Y Cine.

Deja un comentario