“Games Of Thrones”, La Política Hecha Culebrón.

La séptima temporada de “Games Of Thrones” se vislumbra como el evento televisivo más grande de los últimos años. Su final, pareciera, consolidará a la cadena HBO como el rey máximo de la pantalla chica, lo que traducido a la realidad de estos días quiere decir ser el más cotizado del mundo audiovisual. La fascinación por la serie es desmedida y la expectativa desbordada por lo que se viene. La pregunta, el por qué de semejante situación, es una exploración tan fascinante como el visionado de los sesenta capítulos al día de hoy producidos.

11101
Temporada Primera

Excavar en la serie es una tarea deliciosa. Un profesor de cine de la UCLA decía, en una de sus charlas magistrales, que la primera vez que se ve un filme tan sólo se alcanza a apreciar el 40% de lo puesto en la pantalla, dejando más de un 60% de la información lista para ser descubierta en un segundo recorrido por el metraje. Como complemento, recordamos la sabía sentencia de Roger Avery, quien explicaba, con inmensa brillantez, que era a la salida del cine, cuando la gente comentaba lo visto, cuando las películas se convertían en verdaderas obras de arte. En sus brillantes palabras: es el público quien hace una obra maestra, no el artista detrás de cámaras.

Games Of Thrones” es una serie perfecta para comentar con amigos después de disfrutada y, en el proceso de debate, revivir sus tejemanejes hasta redefinir lo visto. La gran cantidad de lecturas posibles de darle a la trama es enorme y el ingente número que de ellas hay hace que indudablemente cada espectador tome interés en alguna de manera personal, sintiéndose más atraído por un personajes y sus situaciones por encima de otros. Pero, en la historia postrada en la pantalla, todos son igual de importantes.

got
Temporada Segunda

En ese intercambio de ideas, especulaciones, percepciones, es que la serie gana un montón. Se vuelve viva después de vista, se agranda el recuerdo que cada uno de ella tiene y se abre, a cada aficionado, una nueva perspectiva sobre lo visto en la pantalla. El desarrollo de cada personaje es tan profundo, tan denso, que cada quien se siente atraído por alguna característica particular de cada uno de ellos. La elegancia y capacidad manipuladora de Petyr Baelish (Aidan Gillen), la transformación de Sansa Stark (Sophie Turner), la sagacidad de Arya Stark (Maisie Williams), la agilidad mental de Tyrion (Peter Dinklage); todos fascinantes elementos de los personajes, lo que son apreciados de manera individual por cada espectador; pero que al estar cada uno de ellos tan bien creados, es al compartirlo con otros cuando se nota la grandeza de todo el conjunto.

Es, por otro lado, indudable la alta factura de la producción ejecutada por la HBO. Sin olvidar los momentos vergonzosos del CGI con los dragones, en realidad la serie tiene una factura descomunal. Y, como debe ser, en lo que más sobresale es en la calidad de los actores escogidos. El más malo de todos es brillante. Una historia bien contada, con excelentes interpretes llevándola a la pantalla, y un equipo de realizadores del más alto nivel, debería ser sin duda suficiente para comprender el éxito del que goza “Games Of Thrones”. Pero no es así.

Windows10-Game-of-thrones-wallpaper-060115-game-of-thrones-king-2
Temporada Tercera

Posiblemente, el historiador moderno más impactante es Yuval Noah Harari. Su libro, “De Animales A Dioses“, hace una revelación casi imposible de creer. La razón, dice él, por la que el hombre evolucionó con tal grado de sofisticación, se debe única y exclusivamente a nuestra capacidad de chismosear. Se puede traducir el término como a nuestra capacidad de informar, con tal de sentirnos un poco mejor con nosotros mismos; pero, ¿realmente no es lo mismo lo uno y lo otro?

El hecho de poder estar informados como especie es lo que nos ha permitido crear la civilización erigida ante nosotros. El tener la capacidad de decirnos, en tempranas etapas de nuestro desarrollo, quiénes eran nuestros enemigos, quiénes no; poder compartir nuestros avances y fracasos; con qué hombre o mujer deberíamos asociarnos para sobrevivir…, fueron todos esos elementos más importantes que la fuerza bruta. Esto, por increíble que parezca, fue lo que nos llevó a la organización social y, en últimas, a la política. En sí, podemos decir entonces que la política no es más que el chisme hecho institución y, decimos acá, que “Game Of Thrones” no es más que chisme político hecho arte televisivo.

Game-Of-Thrones-Season-4-Wallpaper-ipad-mini-tricks
Temporada Cuarta

El seriado, del que hay mucho por elogiar y del que ya se alabó sus genialidades, es en cierto sentido una sumatoria de lugares comunes y clásicos del cine mundial. El asesinato del grupo religioso dominando “King’s Landing” recuerdo mucho a la famosa escena del bautizo en “The Godfather“; el encuentro entre “la mamá de los dragones” y su fiel amigo Jorah en el “coliseo romano”, parece sacado del “Gladiator” de Ridley Scott; y las máscaras que esconden la verdadera identidad de las personas haciéndolas pasar por otras las vimos antes con mucha similitud en la saga y la serie de “Mission Impossible“.

Nada de esto, por supuesto, demerita la calidad del programa televisivo. Era el mismo poeta Victor Hugo, en palabras de Francis Ford Coppola, quien invitaba a los jóvenes artistas a robar de las obras hechas en el pasado, con tal tuvieran una base sobre la cual crear algo nuevo. Plagiar es un robo, copiar y mejorar del arte es una necesidad. Mismo podemos decir del mundo creado por George Martin: realmente no tiene algo absolutamente innovador, y sí mucho de prestado.

1389917871182
Temporada Quinta

Lo que sí tiene de único, es que hace de una trama política densa, muy elaborada, con inmensa profundidad, una novela que envidiarían los mejores escritores de culebrones mexicanos. “Una reina, enamorada de su hermano, se casa con el futuro rey para mantener el poder y el legado de su familia. Sin ningún remordimiento, engaña a su esposo y hace pasar los hijos que ella engendró con su hermano como suyos, esperando el momento en que sus descendientes pudieran apoderarse del trono. Todo eso, mientras lucha por matar a su hermano menor, un enano.” Fácilmente, se confunde esto con una historia a punto de estrenarse en Televisa o Venevisión.

Y es eso lo que hace a la serie el inmenso fenómeno popular que hoy es: el poder debatir, sobre temas tan escabrosos, tal vez complicados, generadores regulares de apatía, como si de una soup opera del mediodía se tratara. “Games Of Thrones”, al igual que la civilización moderna, la hace grande el chisme entre amigos, familiares, parejas, quienes obsesionados por los destinos de sus personajes, debaten sobre ellos de manera apasionada.

game_of_thrones_kit_harington_sophie_turner_maisie_williams_rory_mccann_rose_leslie_john_bradley_kristian_nairn_aidan_gillen_conleth_hill_isaac_hempstead_wright_100670_3840x2160
Temporada Sexta

Esa mezcla, de drama político del más alto nivel y chismerio de lo más banal, es sencillamente una genialidad, una obra de arte, un momento cúspide del audiovisual, que tiene su más cercano precedente a la serie de los años noventa, “Twin Peaks“, creada por David Lynch y Mark Frost. Y si se hace caso a Avery, citado acá antes, las series alcanzarían su inmortalidad con los comentarios hechos a posteriori de haber sido vistas, entonces ninguna será tan eterna como “Games Of Thrones”.

Existe, por supuesto, en la creación de la HBO, una poderosa construcción política de gran desarrollo. Tal vez, la que más sobresale, y seguramente desde allí viene el nombre, es el juego de poder en el que conviven los personajes. Las frases de contenido político de la serie son casi que tratados académicos. La favorita de este blog: “el poder reside donde los hombres creen que reside”. Una tesis que acopla a la perfección con el libro de nuestros historiador citado anteriormente.

game-thrones-wide-hd-new-wallpaper-free-beautiful-desktop-image-download-amazing-widescreen-wonderful-1024x768
¿Temporada Siete?

Pero nunca, todo eso, se había contado de una forma tan melodramática, tan novelesca, tan simple y llana, lo que la hizo accesible a un público masivo. He allí, postulamos acá, la clave para entender el desenfrenado fervor que la producción desata. En breve: una total genialidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s