“Why We Fight”, Y El Negocio De La Guerra.

Why We Fight“, documental dirigido por Eugene Jarecki, se estrenó en el Festival de Cine de Sundance el 17 de junio de 2005. La fecha del lanzamiento, tal vez desapercibida para la mayoría, fue escogida por ser ese día el 45 aniversario del famoso discurso de despedida del presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower, en el que advirtió a sus mandantes sobre un naciente problema que engendraba a su interior todos los elementos necesarios para cambiar por completo su sociedad: la co-existencia entre el aparato productivo y el militar en un nuevo sector de la economía denominado el complejo militar-industrial. Para ser muy exactos, la apreciación de Einsenhower fue algo equivocada, puesto que las consecuencias del poderío de este sistema no recayeron sobre los norteamericanos, sino sobre el resto de pueblos del mundo.

La tesis expuesta por el filme tiene su génesis al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando los Estados Unidos, después de haber creado el ejercito más importante del mundo, se quedaron con un sistema bélico productivo muy eficiente, que daba mucho empleo; pero que no tenía razón para seguir existiendo, puesto que habíamos entrado ya, como especie humana, a una época de paz. Por otro lado, el ejército era tan inmenso, que era imposible encontrarle un enemigo capaz de enfrentarle, por lo que, patéticamente, una completa lista de guerras inventadas y falseadas habrían por venir, como medio de justificación y legitimación de esta industria.

maxresdefault
El Presidente Eisenhower, en el poster de “Why We Fight”.

No es, sin duda alguna, una situación sin paralelos. “Lord Of War“, el filme protagonizado por Nicolas Cage en el papel de un traficante de armas inescrupuloso, y el que su director y escritor, Andrew Niccol, declaró haber realizado basándose en la realidad, tiene como punto álgido la compra de armas que el personaje principal hace a un alto jerarca de la instancia militar de la extinguida Unión Soviética. Con un arsenal inservible después de la caída del bloque comunista, la barata compra puede convertirse en un gran negocio, el que el personaje espera hacer al lucrase con su venta a los cabecillas militares que están, en esa época, azotando África.

En “Choque de Civilizaciones“, el libro que hizo famoso a Samuel Huntigton, se expone con muchísima claridad como el fin de ese mismo conflicto, la Guerra Fría, había generado una poderosa caída en los presupuestos militares de los Estados Unidos, como consecuencia obvia de haber entrado en una etapa de paz. Años después, según delataría Michael Moore con su “Farenheit 9/11“, el gobierno Bush actuaría de manera bastante poco efectiva frente a las amenazas de un ataque por parte de Al Qaeda, inoperancia que ha llevado a varios a autores a ver ese momento como un auto atentado. Sin importar las causas, la realidad es que la consecuencia del ataque permitió una explosión en el presupuesto militar de la potencia mundial.

2005_lord_of_war_007
Nicholas Cage en “Lord Of War”.

El documental acá reseñado, trata de mostrar la variedad de lados y opiniones posibles sobre la actuación de los Estados Unidos en las guerras que se han desatada desde esa época hasta nuestros días. Contando con prestantes líderes de variados sectores interesados e involucrados en las actuaciones militares de su país, el documental sostiene que las razones de la guerra están mucho más sustentadas por los intereses de fuertes grupos privados que cualquier otra posible honorable causa.

En “JFK“, la obra maestra de Oliver Stone, el director/escritor propone, en una escena magistral que tiene como fondo los más icónicos lugares de Washington D.C., el que el presidente Kennedy de los Estados Unidos fue asesinado por el establecimiento político más conservador de su país, porque tenía en mente acabar la Guerra de Vietnam y disminuir la escalada bélica en la que se encontraba su país con la Unión Soviética. También, en su bella “Snowden“, el mismo artista devela que todo el aparato de espionaje explayado por todo el planeta tiene como excusa la seguridad global; pero como objetivo real el incrementar la posición de su país en la economía mundial.

maxresdefault (1)
“JFK” de Oliver Stone. Jim Garrinson y Mr. X

Citando a importantes personalidades como el senador republicano, ex-candidato a la presidencia de su país, John McCaine; al alto consejero del departamento de defensa Richard Perle; o al presidente de la organización de ultraderecha Proyecto Para el Nuevo Siglo Americano; Jarecki en su documental da cuenta de los defensores de la guerra y sus postulados de que la misma es, en general, una lucha por la libertad y la democracia. Estas personas tratan de justificar durante los 90 minutos del largometraje las acciones que los Estados Unidos han cometido allende a sus fronteras con sus fuerzas militares, desde la Guerra de Vietnam hasta la última Guerra de Irak

Punto de vista que se contrae poderosamente con la realidad. Como bien citamos en un reciente artículo en Forbes México,

Según Sean McFate, autor del libro The Modern Mercenary: Private Armies and What They Mean for World Order, publicado por la Universidad de Oxford, las guerras en el mundo, hoy, son llevadas a cabo por compañías listadas en la Bolsa de Valores de Nueva York, con lo que la llegada de un conflicto militar es para ellas una poderosa fuente de ingresos. En breve: si una guerra se desata mañana, las acciones de estas empresas suben exponencialmente… Empresas como Blackwater Worldwide (hoy Academi), Triple Canopy y DynCorp International son contratistas de la guerra: personas que reclutan mercenarios y unidades paramilitares para llevar a cabo las diferentes labores que en una época estaban destinadas a la fuerza pública. Organizaciones económicas desatadas de las leyes del derecho internacional, pero funcionales, por completo, a las leyes del mercado bursátil. Repito: una guerra crea negocios para estas corporaciones y, por ende, genera ingresos, los que incrementan en el valor de las acciones.

why-we-fight
Poster Película

El que el éxito de este film no sea el mejor, no es elemento de peso para hacerle perder su importantísimo valor como trabajo periodístico, o incluso, como documento histórico. “Las Razones de la Guerra” es un trabajo fuertísimo que trata de abrirle los ojos al mundo, para que vean a través de él cómo la vida de millones de personas son terminadas o fuertemente maltratadas por lo afanes imperialistas de un pequeño grupo con fuertes intereses económicos.

En su artículo “Cuarenta Años Sin Pasolini, Ni Luciérnagas”, para Le Monde Diplomatique Edición Colombia, Álvaro Sanabria Duque recuerda al afamado director italiano y sus fuertes posturas políticas, recordando cómo para el fallecido artista “la sociedad de consumo era el nuevo fascismo”. El escritor complementa los postulados del documental acá citado con un poderoso análisis,

Publicidad para el consumo masivo, keynesianismo y fordismo, en una combinación que exigía a los países del centro capitalista la ampliación de los mercados y la garantía de los suministros de la materia prima, que en el caso del nazismo conduce a la tesis del espacio vital (lebensraum), y en el capitalismo de la posguerra al neocolonialismo económico. No puede pensarse seriamente que los ataques militares a Vietnam, Granada, Panamá y más recientemente Afganistán, Irak, Libia y Siria tienen un fin diferente al que buscaba Alemania en la segunda guerra mundial (sic), cuando invadió, inicialmente, Polonia y Checoslovaquia. 

pasolini-1
Pasolini. “No creo que vaya a ver nunca una sociedad en donde el hombre sea libre”.

En una de las entrevistas más impactantes de su filme, Jerecki logró mostrar el manejo que hay al interior de las fuerzas militares, frente a una problemática como los conflictos en los que ellos pelean. Hablando con los dos pilotos que lanzaron las primeras bombas en la última Guerra de Irak, el documentalista nos hace caer en cuenta que esas dos personas son unas completas y totales genocidas, algo que ellas aún no saben. Ambos tripulantes de las naves creían hasta el día de las entrevistas que las bombas inteligentes que se habían lanzado habían disminuido las fuerzas militares del país árabe. Sin embargo, tal y como muestra el film, una investigación más profunda nos deja ver que el cien por cien de las armas lanzadas en la primera etapa de la guerra, ninguna dio en el blanco, matando e hiriendo a miles de inocentes civiles.

Esa recuerdaa un momento que se ve en la película de Sam Mendes, “Jarehead”, en donde a las fuerzas militares estadounidenses se les mostraba un poco del clásico del cine “Apocalipsys Now”. El pedazo de película era el ataque del ejército norteamericano a Kilgore en medio de la canción de “Rides of The Valkyris” de Wagner. A pesar de que la película de Francis Ford Coppola es una de las producciones anti-belicistas más poderosa de todos los tiempos, y esta escena en particular es una muestra de los horrores de los ataques militares a poblaciones civiles inocentes, a los soldados establecidos en las bases militares del Medio Oriente se les mostraba como un ejemplo de cómo atacar, y como medio para inspirarlos a actuar de esa manera en el campo de batalla.

Jake_Gyllenhaal_in_Jarhead_Wallpaper_3_1280
“Jarhead”

Pero con más fuerza, la ignorancia de los soldados en el documental trajo a la mente el personaje de “El Gobernador”, interpretado por David Morrissey en la que hemos llamado en este blog la serie más política de todos los tiempos, “The Walking Dead“. En un mundo apocalíptico como el de esa obra, sin ningún tipo de tecnología digital, el personaje acá reseñado controla la información y la difunde, entre sus ciudadanos, a su antojo. Por eso es que en dos momentos de la temporada, es capaz él de convencer a sus gobernados de que el grupo de Rick (los protagonistas de la serie) son unos asesinos indiscriminados y, por ende, unas personas que deben ser acribilladas a toda celeridad.

Después de los ataques del 11 de septiembre, a Jurgen Habermas, el filosofo alemán, le preguntaron por su punto de vista frente a lo acontecido. Dijo él que lo que pasaba era una falta de comunicación entre el mundo occidental y el islámico. En la serie, nosotros, los espectadores, sabemos que el grupo de Rick son unos sobrevivientes que les ha tocado hacer de todo para seguir con vida; pero entendemos a la perfección el accionar de los mandantes del gobernador. Ambos bandos se enfrentan a muerte; pero una vez pueden hablar, se pueden comunicar, logran convivir juntos.

cc95654fe53db8e203b944b7b3cab115e34982a5
“The Walking Dead”, el grupo de Rick.

La idea detrás de todo esto es mostrar la manipulación a la que todos los hombres somos sometidos, por unos medios de comunicación fuertemente ligados a los principales grupos económicos del planeta. ¿Le cabe a alguien alguna duda de que la última invasión a Irak fue por el petróleo? Sí eso es así, ¿qué otros conflictos podrían haber sucedido por objetivos distantes a los plasmados en la historia oficial? ¿No será que estamos todos bajo el mando de un ente capaz de inventarnos enemigos donde no los hay? ¿Será que si algún día podemos escuchar a Hamas, la ETA, las FARC o cualquier otro grupo alzado en armas nos daremos cuenta de que no son lo que nos han presentado? ¿Será que somos nosotros los que estamos en el bando enemigo, como sucedió con los que estaban bajo el control de el “Gobernador”?

En “Wag Of Dog“, la película de Barry Levinson protagonizada por Robert De Niro y Dustin Hoffman, se cuenta la historia de un presidente de los Estados Unidos inmerso en un escándalo sexual capaz de arruinar su carrera política. Para evitar el daño a la institucionalidad de su democracia, se contrata a un productor de Hollywood y un experto en manejo de imagen, para crear una guerra ficticia televisada que distraiga a la población. El filme, estrenado en 1997, coincidió con el escándalo sexual de Monica Lewinsky y Bill Clinton. El mandatario, muy acorde al personaje del filme, anunció en medio del desprestigio causado por este incidente, acciones militares contra Irak. Un ejemplo de porqué decimos que el ejercito tiene la intención de justificar sus criminales acciones, haciéndoles creer a sus hombres que son héroes porque asesinan a inocentes víctimas, tanto en el caso de la Guerra de Vietnam como en la de Irak, transformando a estos pobres en terroristas que amenazan la paz y la democracia. ¿Será esa toda la lógica de la Guerra en el mundo?

why_we_fight__war_comes_to_america_by_imprintdesignco-d613s1m

Why We Fight” toma su nombre del título de los boletines informativos que las personas iban a ver en la Segunda Guerra Mundial para informarse sobre el estado del conflicto. Desde esa época hasta nuestros días, la razones presentadas por los hombres detrás de las guerra siempre han sido las mismas: la lucha por la libertad y la democracia. Es irónico que en nombre de dos conceptos tan nobles, se hayan llevado a cabo las peores atrocidades posibles en contra de la humanidad, cuando al parecer lo único deseado no ha sido más que el dinero.

Anuncios

4 comentarios en ““Why We Fight”, Y El Negocio De La Guerra.

Deja un comentario