Detrás De La Máscara Del Batman De Nolan.

Después de haber roto casi todo los éxitos de taquilla existentes hasta ese momento, y al parecer de paso ir creando unos nuevos, “The Dark Knight“, la segunda entrega de Batman, puso en el Olimpo de los dioses del cine al ya mundialmente reconocido Christopher Nolan. Finalizada la proyección de la obra encargada de concluir la trilogía, la regular “The Dark Knight Rises“, el director pudo mantener su estatus; pero dejó en claro su ideología.

Cuando en 2.004 se anunció el relanzamiento de la franquicia del superhéroe enmascarado, para todo el mundo estaba en la memoria la hasta ese momento sagrada adaptación que del personaje de Bob Kane había hecho el genial e inconfundible Tim Burton; pero también el desastre realizado por el variable Joel Schumacher, quien se vio forzado a cometer un un acto absolutamente extraño en Hollywood (pero totalmente revelador), como lo fue el haberse disculpado ante los fans por tándem del superhéroe.  Tanto por lo primero, pero especialmente por lo segundo, no existía razón alguna para hacer otra película, dado que al parecer lo mejor y lo peor de este personaje ya se había llevado a la gran pantalla. Sin embargo, para la Warner Bros. y DC lo que estaba en su memoria no era eso, sino que cada una de las entregas habían dado más de cien millones de dólares, por lo tanto, otra Batman habría de hacerse.

Batman_wallpaper_HD_0011

El director de la interesante “Following” (1998), la estructuradísima “Memento” (2000) y la aburridísima e innecesaria “Insomnia” (2002), fue el encargado de resucitar de las cenizas al héroe de Ciudad Gótica. Como todos los grandes, Nolan se encontraba en un momento en el que podría quedar totalmente desacreditado como director por realizar esta película, o podría encontrar en las grandes dificultades la oportunidad para demostrar su inmenso talento.

De una manera sabia, la dirección tomada fue la de alejarse a lo realizado por los dos directores anteriores y, complementando lo hecho por ellos, darle al nuevo Batman una profunda y más interesante personalidad. Lo primero que se hizo fue centrar la primera película de la nueva serie en el héroe más no en los villanos. En “Batman Begins“, Nolan y David S. Goyer, se dieron cuenta de un período de 7 años en que Bruce desaparece y luego vuelve convertido en Batman. Aprovecharon ese tiempo y no ahorraron esfuerzos en pro de contar de dónde provenía, cómo aprendió todo lo que sabe, el por qué de sus habilidades y, por primera vez nos respondieron, por qué escogió un murciélago en vez de una cucaracha o un dragón como animal de su preferencia.

thumb-1920-3494

No bastando con eso, las justificaciones y profundidad de la historia tuvo otro importante elemento. Durante más de 60 años los fans de Batman nunca supimos de dónde sacaba su inmenso y espectacular arsenal, el que consta nada más y nada menos que con el arma justa para el momento preciso. Con la creación de la “división de ciencias aplicadas” de las industrias Wayne, en la primera entrega de esta nueva etapa los espectadores y seguidores quedamos muy contentos al saber que nuestro héroe cuenta con una Lockheed Martin privada que hacen totalmente creíble todo su armamento; ya sea la bati-computadora, el bati-movil o la ya clásica pastilla antipingüinistica que alguna vez se tomó Adam West.

En este estudio del personaje tan profundo que Nolan hace de Batman, nace uno de los aspectos más llamativo que tiene el nuevo héroe, y que es lo que lo hace tan único. Al Nolan hacer más humano a Batman, lo hace mucho más interesante, puesto que es esa la característica más atractiva suya: su humanidad y las limitaciones que ella contrae, las que supera gracias a su inteligencia y preparación. Como complemento perfecto a la humanización, fue la creación de una Ciudad Gótica más real, más dura y oscura tanto en su iluminación como en su espíritu. La nueva ciudad que Batman debe defender parece ser cualquier metrópolis moderna, con todas las cualidades y sobre todo, los defectos que ellas tienen. El trabajo de Nathan Crowley en este aspecto fue sublime.

The-Dark-Knight-Triology

Tan interesante como el propio personaje de Batman es el personaje de su alter ego, interpretado por el ya mundialmente famoso, además de reconocido como uno de los mejores de su generación, el poco carismático Christian Bale. Bruce es un joven multimillonario, caprichoso, conquistador, que genera la envidia de toda la ciudad; pero que en el fondo no le interesa nada de esto, sino los ideales que lo llevaron a luchar contra el crimen. En muchos aspectos, creo que la verdadera personalidad de Bruce se encuentra cuando se coloca el traje de Batman, siendo su papel de multimillonario el verdadero disfraz. Bale se para, camina, pelea y posa de manera muy cercana y respetuosa con el comic; pero al mismo tiempo habla, mira, camina y se comporta como un moderno playboy digno de un Dody Alfayed.

Lo mismo podría decirse del resto del casting para los personajes secundarios. Un Jim Gordon incorruptible, con un registro lleno de sinceridad y mucha bondad por parte de un casi irreconocible Gary Oldam. Un Morgan Freeman siempre correcto y, por último, un Michael Caine que logró con su papel de mayordomo, amigo y mentor de su empleador, el mejor Alfred hasta nuestros días.

orig_481761

Se podría decir, especulamos acá, que el éxito de “Batman Begins” y la recuperación de la franquicia y del personaje, proviene de la fórmula ancestral que ha funcionado siempre para hacer buenas películas: un gran guión, un buen director y grandes actores. Lo difícil, claro está, es en hacer un buen guión, ser un buen director y tener buenos actores. Sí a lo anterior le sumamos que el trabajo de fotografía de Wally Pfister es hermoso, y la composición de la banda sonora es un trabajo de unos inspirados Hans Zimmer y James Newton Howard, es más que entendible el por qué de la fascinación por este nuevo Batman.

Una de las cosas que más me gustan del cine son las secuelas bien llevadas a cabo. A pesar de la imagen generalizada que tenemos de ellas, vale decir que cuando gente con talento las hace se realizan grandes obras, como es el caso de “Bride Of Frankestein” de James Whlae, “The Godfather Part II” de Francis Ford Coppola, “Indiana Jones And The Last Cruzade” de Steven Spielberg, “Back To The Future II” de Robert Zemeckis o “Aliens” y “Terminator 2″ de James Cameron. Una de las razones por las que estas franquicias funcionan es porque las historias y los personajes en la primera parte fueron muy bien definidos, lo que les daba las herramientas necesarias a los escritores y directores para evolucionar en ambos aspectos en la segunda entrega.

anywalls.com_68768

Exactamente eso es lo que sucede en “The Dark Knight”. Nolan toma las cosas que tanto nos gustaron de la primera parte y las lleva a un nivel más alto, con la adición de que crea un nuevo personaje que encaja perfectamente en los márgenes de la historia ya establecida. Al igual que en las franquicias exitosas, en lo que más se mejora y que es la razón para la existencia de una nueva y mejor producción, es en la existencia de un villano más impactante.

El “Jocker” de “The Dark Knight” es el mejor villano en la historia del cine. Este guasón, que tiene mucho menos de payaso y más de terrorista frío, salvaje y calculador, se acopla perfectamente al mundo moderno creado por Nolan. El papel que el fallecido Heath Lodger hizo del archienemigo de Ciudad Gótica, y a riesgo de ser desacreditado por los ortodoxos del cine que creen que todo tiempo pasado fue mejor, es de la misma altura y factura que puedan tener los de Tony Montana o un Vito Corleone. Así mismo, para un enemigo más poderoso nos encontramos con un Batman mejor preparado, con nuevas armas e instrumentos que lo hacen ser un mejor guardián de la justicia.

Joker_wallpaper_047

Desde la creación de un guión mucho más ambicioso, pasando por una fotografía inmensa gracias al uso del formato IMAX en seis de las escenas, una música que conserva mucho de la primera partitura y un diseño de sonido y producción igual de inteligente pero con más presupuesto, “The Dark Knight” es una de las mejores secuelas de todos los tiempos y fue la consolidación de Nolan como uno de los directores más importantes de nuestra época. La posición al cineasta otorgada, se justifica con más fuerza si tenemos en cuenta que ya era de por sí muy complicado recuperar a Batman del debacle de los noventa, era muchísmo más difícil superarse después del primer éxito.

Pero, como dijimos acá en un escrito anterior, el trasfondo político de la saga era notorio y casi imposible de pasar desapercibido. Defendemos nuestra posición de considerar al héroe de la ficción un paramilitar; y, complementamos nuestra postura diciendo que la tercera producción de la franquicia es una descarada propaganda política, una enfrascada en desligitimar los movimientos sociales que estaban sacudiendo el mundo entero al momento de su estreno y que al día de hoy siguen manifestándose, hasta convertirse en fuerzas políticas de enorme trascendencia mundial, como es el caso de Podemos en España.

Dark-Knight-Rises-Batman-vs.-Bane-Banner

La masiva movilización en la Puerta del Sol en Madrid, las huelgas generalizadas en Atenas y, sobre todo, el Movimiento “Ocupa Wall Street” en Nueva York, todos se caricaturizaron sin el más mínimo miedo en “The Dark Knight Rises“. Pasado el 2008, con la quiebra del sistema financiero global, consecuencia de las prácticas corruptas de los banqueros internacionales, el mundo entero se manifestó en oposición a ellos. No por haber destruido la economía mundial; sino porque además, vía recursos públicos, hubo que pagarles por su accionar, rescatando sus empresas de la bancarrota. Todo esto llevó a muchos a tomar la calle en todo el planeta, mostrando su indignación por la impunidad en las que estos señores se movían.

Es, en ese mundo, donde se ubica la tercera parte de la obra. Para esta ocasión, entonces, Batman debía salvar la civilización de los desahuciados criminales, de esos vagos perezosos, sindicalistas sin escrúpulos, quienes querían destruir el sistema imperante y crear, según lo muestra el film, una anarquía con un orden social primitivo. Ocho años después del asesinato de Harvey Dent, la ciudad, gracias a haber aplicado una ley que en honor a él lleva su nombre, se ha convertido en un completo paraíso. El establecimiento de un estamento judicial con pocas garantías para los ciudadanos permite la captura rápida y los juicios veloces de los menos deseados por la sociedad, transformando a Ciudad Gótica en el cisma de la civilización. Válido recordar que bien dejó saber Dent, en la primera secuela de la franquicia, que su ídolo político no era otro que Cesar, el emperador romano.

oBdJ4hRF6oUrMCG0G7kd7ZXG24Z

Eso, hasta que una banda de criminales, capaz de movilizar media ciudad sin razón alguna aparente, hace presencia en la poderosa urbe. El líder de los sublevados, un poderoso Baine, interpretado por el versátil Tom Hardy, es básicamente un líder que, tal como sucedía con el Joker de la anterior entrega, tan sólo querían ver el mundo arder. Son el ideal de terrorista de cualquier miembro del Partido Republicano de los Estados Unidos: unos personajes malvados sin ideales, sin motivos, sin justificaciones; y, por lo tanto, personas con las que no se puede negociar, dialogar o buscar una salida política, dejando como último recurso la vía militar. Acompañados ambos, eso sí, de una inesperada Catwoman, interpretada con exquisitez por Anne Hathaway, quien roba porque tiene la necesidad.

Todo eso hace de la trilogía de Nolan sobre Batman un producto demostrativo hasta la perfección de lo que es Hollywood: una maquina de propaganda, ligada a los estamentos políticos más poderosos de los Estados Unidos (tal y como nos lo dejó saber los e-mail filtrados de la Sony), capaz de vendernos y presentarnos todo un ideal a través de un producto audiovisual de entretenimiento poderoso.

 

Anuncios

8 comentarios en “Detrás De La Máscara Del Batman De Nolan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s