“Alien Covenant”, Una Conveniente Secuela.

Era Francis Ford Copolla quien decía que en el cine, como en la vida, la única vía posible de surgir era tomando riesgos, porque si tomabas uno podías ganar o perder; pero si no tomabas, sólo podías terminar perdiendo. Y era Quentin Tarantino quien decía que el cine era un oficio de gente joven, puesto el cansancio de la vejez era incompatible con la demanda requerida de energía para hacer una película. Ambas frases, cuya veracidad es una matizada, describen a la perfección “Alien Covenant“, la última producción dirigida por Ridley Scott, sexta entrega de la franquicia que él dio inicio con la magistral “Alien” de 1979.

Y citamos a los maestros estadounidenses para hablar de la última obra del maestro ingles, porque la última obra del antiguo director de comerciales es una película menor entre las obras de Scott, lo que quiere decir muy superior a la media ofrecida hoy en día. “Alien Covenant” es una mala película comparada con las otras grandes obras de su realizador; pero no con lo que se le ofrece al espectador hoy.

Alien-Covenant Poster
“En El Espacio Nadie Puede Escucharte Gritar”, decía el eslogan de la primera entrega de la saga.

En una película, cuyo título y saga hace referencia a un Alien, es evidente quién es el verdadero protagonista. La razón de ser de la serie. Por ende, quién debe ser dueño de las set-pieces más memorables es sin duda alguna el xenomorfo creado por el gran pintor sueco H.I. Giger. En la primera “Alien”, el extraterrestre no sale en la pantalla por más de diez minutos y su presencia en la historia ocurre ya bien avanzado el metraje. Pero es evidente que el objetivo allí era tratar de hacer menos con más, de asustarnos con la ausencia del ser, puesto que nuestra intriga era precisamente saber dónde estaba el asesino.

Pero después de más de diez entregas y hasta un comercial de Pepsi, la no aparición del ente espacial hace de la película una lenta, incluso en personas que hasta ahora están ingresando en la saga. Se comprende la intención de crear empatía con los personajes, buscando que cuando el villano comience a asesinarlos una mayor cercanía a ellos tengamos y, por ende, el grado de afectación sea mucho mayor. Pero la verdad es que ninguno de los humanos nos roba alguna solidaridad y, en realidad, lo único que esperamos es que aparezca el famoso ser y los aniquile.

Alien-Covenant-Trailer-Breakdown-59
Una leyenda del cine, Alien.

Incluso, el mismo director confesó su error en el tratamiento de la bestia, a la hora de filmar “Prometheus“. En sus palabras: “Descubrimos que los fans estaban realmente frustrados. Querían ver más del Alien original. Yo creía que estaba definitivamente frito, con una naranja en la boca. Así que pensé: ‘oh, estoy equivocado.’ Los fans no son la última palabra pero son un reflejo de tus dudas sobre algo, y entonces te das cuenta si estabas equivocado o tenías razón”.

Decíamos, más arriba, que el problema de empatía era con los humanos, siendo exactos en el uso de la palabra, porque sí hay dos personajes que quitan el aliento durante todo el metraje, y son ellos David y Walter, ambos interpretados maravillosamente por Michael Fassbender. Es él hacía donde la historia va esta vez y, posiblemente, el futuro de la saga. Aceptando como válido el postulado anterior, uno de los cambios que no se logra entender en esta entrega es el cambio de título, que pasó de ser “Alien: Paradise Lost” al ya por todos conocidos. El que fue abandonado es mucho más adecuado a la historia a contar en este filme.

Alien-Covenant
Ridley Scott y Michael Fassbender han hecho ya tres películas juntos. ¿El nuevo Russell Crowe?

Hagamos un poco de historia. A principios del 2000, Scott y James Cameron (director de las dos primeras entregas de la saga de Terminator y “Aliens“, la segunda de esta franquicia) establecieron varias ideas para hacer una precuela de la obra original (una película cuyos hechos suceden antes de una ya estrenada). Las intenciones se congelaron al momento de anunciarse el inicio de la producción de “Alien Vs Predator“, puesto que como dijo Scott en una entrevista, su bienvenida a Hollywood fue el conseguir un éxito como el de “Alien” y luego ser excluido por completo por el estudio de toda la franquicia. En breve, Scott fue totalmente apartado de la saga, por segunda vez.

Podemos suponer acá que los fracasos de la unión con Predator y la apuesta obsesiva de Hollywood con las franquicias, llevaron a todos en 20Th Century Fox a entablar comunicaciones con el creador de la primera entrega de la saga, para que retornará al universo Alien. Para la primera película de esta segunda etapa, trabajó el cineasta con un escritor afamado de esa época, Damon Lindelof, quien había sorprendido a todo el mundo con su serie “Lost“. La búsqueda del origen del ser humano creó un escenario perfecto para el reencuentro del hombre con el poderoso extraterrestre.

comment_CTsCAJcseerL3cAM0xplzxwRehQ4MKjc
“Alien: Paradise Lost”

En el planeta de los “ingenieros”, esos gigantes que nos crearon hace millones de años (según la historia de “Prometheus“), es donde arranca esta historia. Y allí, el personaje de Fassbender dice una frase que no parece menor en el futuro de la saga. Para él, en resumido, es preferible “reinar en el cielo que servir en el infierno”. La sentencia, por supuesto, es una cita del clásico poema “Paradise Lost“, escrito por John Mills (que fue la base de otra película, “The Devils Advocate”), y es dicha en el escrito por nadie más que el mismo Lucifer. Y lo que quiere decir David con eso, es que prefiere ser un rey en ese mundo abandonado, a un esclavo de los humanos.

Durante toda la saga, los robots humanizados acompañando a la tripulación han sido una presencia constante. Más allá, la ambigüedad de ellos frente a los hombres (especie) es uno de los principales elementos potencializadores del suspense en la trama. Aquí se llega a un nuevo nivel. Aquí, el robot toma el mando y supera a todos sus antecesores. Katherine Waterston (quien repite junto a Fassbender después de su aparición en “Steve Jobs“) es el personaje que reemplaza a Ripley (interpretado por Sigourney Weaver), manteniendo su posición como la heroína. Pero lejos está de ser el personaje que lleva la trama de la película y que establece el rumbo de la saga.

771155
Michael Fassbender, el futuro de la saga.

El final de esta película nos hace pensar que las siguientes producciones (se ha hablado de hasta tres nuevas películas) será una guerra de humanos contra maquinas y Aliens. No obstante, para dónde va la historia es algo que  parece nadie tiene muy claro. De hecho, las comparaciones con el pasado no ayuda mucho a las proyecciones del futuro de la franquicia. Aunque Lindelof no hace parte más del equipo de realizadores, la verdad es que su anterior serie tuvo un desenlace desastroso por exactamente lo mismo: por ir contando la historia sin saber hacía dónde iba con exactitud. De hecho, a esta altura de la situación, Ridley Scott no sabe cuántas películas más serán hechas.

No obstante, el filme es el último trabajo de uno de los seres humanos con más experiencia en el mundo del audiovisual (además de sus filmes, hizo más de 10.000 comerciales como productor y/o director), conocido además por su inmensidad en los diseños de producción desarrollados (escenografía, decoración). Y visitar un planeta extraño creado por Scott es sencillamente fascinante. No se extraña acá su vieja asociación con Arthur Max, con quien fue el arquitecto de mundos tan alucinantes como el “Exodus: Gods And Kings“, “Gladiator” y “Prometheus“. Trabajando en esta ocasión con el encargado de esa área en varias películas de su hermano, el fallecido Tony Scott, el diseñador de producción Chris Seagers, logran retratar a la perfección el universo dejado en la anterior saga, ubicándonos en un mundo nuevo, y es realmente un deleite verlo.

original
El universo Alien es uno inconfundible.

Lo que se siente, durante todo el metraje, es una película ejecutada a la perfección, dirigida por un maestro cansado (está cerca de los 80 años), quien estaba a cargo de la producción de un estudio con mucho miedo de arriesgar. Los lugares comunes de la saga acá se repiten, lo que es bueno pero predecible. El suspense se logra, pero nunca al nivel de lo mejor de la saga. Una película, en sí menor entre la filmografía del director; pero muy superior a cualquier repetición de los carros chocones indestructibles y voladores.

En reciente entrevista con The Guardian, Scott confesaba que él era una persona del entretenimiento y que su objetivo era ese: entretener. Debido a eso, lo que buscaba era asustar a las personas al máximo. Pero no lo logra del todo acá. No es más “Alien Covenant“, que una conveniente secuela; algo que parece poco; pero que frente a lo que  nos trae el cine de hoy, es realmente mucho.

1d6b94742882c259ef2cfdb5dd640a87_XL
“Alien Covenant”

 

Anuncios

2 comentarios en ““Alien Covenant”, Una Conveniente Secuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s