“Trainspotting”, Lo Bueno, Lo Feo y Lo Malo Del Mundo De La Droga.

Después de darse a conocer de manera local como un cineasta interesante en su natal Gran Bretaña, gracias a su opera prima. “Tumba Abierta“, Danny Boyle se transformó en todo un director de culto y en uno de los talentos cinematográficos más importantes de los años noventa, con el estreno de su segunda película: “Trainspotting“. La historia del filme tiene como base la novela de Irvine Walsh, que fue un todo un fenómeno literario en su país de origen, Escocia. En ella, se cuenta la vida cotidiana de unos heroinómanos de Edimburgo, quienes tienen una muy tranquila filosofía y actitud en la vida.

Sin importar el punto de vista desde donde se origine el análisis, “Trainspotting” fue un proyecto que impactó al público y a la crítica global. Su fuerte contenido se convirtió en una inmensa polémica, al desatar la furia del espectro más conservador de la sociedad, quienes vieron en ella una clara apología al uso de las drogas ilícitas. No obstante, lo que esas personas no alcanzaron a ver, algo característico en ese espectro político reconocido por su estrechez en la mente, es que la película de Boyle es un viaje al profundo mundo de la drogadicción, con todas sus consecuencias, pero estoy hay que decirlo, con todas sus ventajas. Nada en este mundo es absolutamente bueno o absolutamente malo, todo depende desde la perspectiva que lo estemos mirando. Y fue eso lo que logró hacer Boyle junto a John Hudge (escritor de la adaptación cinematográfica y quién en la vida real, como doctor, trató a muchos adictos a la heroína) sobre el bajo mundo de la capital escocesa.

63468700-trainspotting-wallpapers
El Voz De Una Generación, Hecha Película

El retrato hecho por Boyle de este sector social fue tan completo y profundo que alteró al público y a la crítica mundial, no acostumbrados a ver una película con un mensaje tan poderoso. Al contradecir completamente la propaganda política que buscaba un mundo libre de drogas por medio de la imposición del miedo, la intimidación y se podría decir que la amenaza (si eras un consumidor vas a la cárcel); el legado que la película tuvo en las generaciones que la vieron fue de una importancia mucho mayor que lo que todo el aparato político alguna vez puedo alcanzar.

Es evidente que la droga ilícita es uno de los tres negocios más grandes hoy en día, y que si lo es se debe a la existencia de una inmensa demanda que quiere consumir estos productos, los que a su vez deben desear con tanto ahínco porque algo bueno tiene que tener para ellos. En ese sentido “Trainspotting” es muy crudo y real al haber tenido el valor de mostrar el aspecto agradable de este mundo. “Imagínate el mejor orgasmo que hayas tenido en tu vida. Luego multiplícalo por mil, y aún así no estarías cerca de lo que se siente”. De esa manera trata Renton, interpretado magistralmente por Ewan McGregor,  (quien, enfrascado en su papel, perdió doce kilos para el personaje y hasta aprendió a cocinar la droga) de explicarle al espectador lo que se siente al consumir la dosis de heroína. Una vez escuchadas estas palabras, queda claro que sin duda alguna la experiencia de consumir heroína es fantástica.

trainspotting-wallpaper_114971-1600x1200
Ewan McGregor Estuvo A Punto De Consumir Heroína, Pero Prefiero Actuar.

Pero todo lo que es tan bueno debe tener su lado malo como contrapartida, y eso Boyle no lo olvido. Después de casi 45 minutos de comenzada la película, el director toma un giro muy dramático e inesperado, para darle paso a su retrato del inmenso precio que acarrea ese tipo de vida. Los dolores físicos y emocionales con los que hay que vivir, la dependencia que esta droga arrastra y lo que uno puede llegar a hacer por ella, convirtiéndose de la noche en la mañana en un esclavo de la dosis y transformando una vida de ensueño en una tremenda pesadilla. Todos éstos son los elementos que hacen parte de la narración de “Trainspotting”.

Y es allí donde radica la grandeza de esta obra: en su capacidad de decirle a la gente cómo son de verdad las cosas para los adictos. Es claro el mensaje de la película en el sentido de que es una sensación maravillosa al momento de inyectarse; pero es también algo que trae una cruz que hay que cargar y un inmenso costo que pagar. En breve, el filme deja claro que la droga es una delicia, pero jamás alcanza a justificar el perder una vida humana en ella. Para todos quienes vieron la producción a una edad muy joven, en un momento cuando se está con deseos de conocer todo las sensaciones que el cigarrillo, el alcohol y las drogas tiene, la manera real y cruda como Boyle, Welsh y Hodge presentaron la vida de drogadictos como una sin ningún sentido, es algo totalmente inolvidable.

trainspotting2
Una Escena Traumática

Supera, por mucho, el discurso del filme al de aquel dominando la anacrónica postura que sostiene la Guerra Contra Las Drogas a nivel mundial, impulsado mayoritariamente por el gobierno de los Estados Unidos. Y es que es imposible que sigamos estando tan desfasados en esta batalla social. Noel Gallagher, afamado líder compositor del ya extinguido grupo británico “Oasis” sacudió al mundo político cuando dijo en una entrevista para la MTV, que “todo el mundo consume drogas”.

Y tiene toda la razón. Es que no puede ser que siga creyendo que un negocio multibillonario se mueva en las ámbitos más paupérrimos de nuestra sociedad. Un gramo de cocaína puede alcanzar hasta los 20.000 dólares en los Estados Unidos, ¿quien tiene capital para esos lujos? Los artistas famosos, los deportistas de moda, los políticos y grandes empresarios. Así mismo, brota en el pensamiento aquellas poderosas palabras de Art “Killer” Keller, el personaje central de “El Cartel” (el afamado libro de Don Winslow) quién se quejaba de cómo mientras los narcos les dan casa y oportunidades a los pobres, el gobierno llegaba a sacarlos de ese mismo hogar a la fuerza con tal de requisarlos, de golpearlos y amenazarlos.

trainspotting -poster
La Estúpida Guerra Contra Las Drogas.

Siendo una de las películas de culto más vistas a nivel mundial, una interesante duda sobre lo que el título quiere decir ha recaído en ella. En el sentido literal, el nombre proviene de la afición que unas personas tienen por observar los trenes y todo lo que acontece con ellos, algo que nada tiene que ver con la película. Por otro lado, en los primero capítulos de la novela hay una escena en donde un extraño les bromea a dos de los personajes utilizando el título de la película, pero fue un pasaje que no se llevó a la pantalla. En últimas, parece que el nombre hace referencia a que “Trainspotting” es un argot profundamente escoses sobre la manera como los heroinómanos buscan una vena para inyectarse sus dosis, llamando a este proceso con el nombre que se da a la película.

Recordada mundialmente por la espectacular escena en “el peor baño de Escocia”, o por la escena del fallecimiento de un bebé recién nacido por el mero descuido de la madre, quien pasa todo su tiempo consumiendo drogas; “Trainspotting” es uno de los clásicos más importantes del cine mundial, y está considerada una de las cinco mejores películas de todos los tiempos en Reino Unido.

9700_image1_big
“El Peor Baño De Escocia”

Con una estética muy original, casi de mundo art-pop de los sesenta, siendo una historia que transcurre a mediados de la década de los años ochenta; con un manejo de cámara muy inteligente y profundo conceptualmente a cargo de Brian Tuffano y con una de las banda sonora más recordada de todos los tiempos, “Trainspotting” es una obra imperdible para cualquiera, se sea amante del cine o no, dado que su discurso, plasmado en imágenes en movimiento, logra incorporar un fuerte mensaje en la sociedad y hacerlo de una manera mucho más profunda que la meramente artística.

Anuncios

3 comentarios en ““Trainspotting”, Lo Bueno, Lo Feo y Lo Malo Del Mundo De La Droga.

Deja un comentario