“Snowden”, La Muerte Del Cine. Segunda Parte.

Cary Fukunaga, quien dirigiera la celebrada primera temporada de “True Detective“, estipuló que la baja calidad del séptimo arte se debe no a una falta de ideas en Hollywood, sino a una falta de buenas audiencias en el mundo. Al ver, con tristeza, los ingresos recibidos por la boletaría vendida en la última película de Oliver Stone, “Snowden“, es imposible no estar de acuerdo con el brillante cineasta.

El filme, protagonizado por Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley, Melissa Leo, Timothy Olyphant, Zachary Quinto, Scott Eastwood, Nicolas Cage, Rhys Ifans y Tom Wilkinson, decepcionó en taquilla a nivel planetario (hizo 37 millones de dólares), a pesar de tener críticas decentes en IMDB (7.3) y Cinemascore (A).

La crítica al público está señalada acá por el hecho de que esta producción presenta uno de los temas de mayor importancia en la actualidad, uno de los debates más poderosos a tratar en los próximos años y uno que afecta a cada ciudadano por igual. Lo retratado es el que todo, absolutamente todo lo que hagamos en los medios digitales sea revisado y visto por las agencias de seguridad más importantes del mundo, con lo que estamos hablando, por supuesto, de la absoluta pérdida de la privacidad por parte de los humanos.

oliver-stone-talks-about-his-latest-film-snowden
Oliver Stone, El Rebelde De Hollywood.

Tal y como sucede con las cintas de Alfred Hitchcock, Quentin Tarantino o Pedro Almodovar, una película que dirija Oliver Stone es una donde él es el verdadero protagonista. Además de ser uno de los artistas más originales producidos por la meca del cine en toda su existencia, es, también, uno de los más exitosos: ha estado nominado un máximo de diez veces a los premios Oscar, haciéndose merecedor de la dorada estatuilla en tres de esas ocasiones.

Más aún, su discurso político, el que ha sabido plasmar es sus producciones, lo han llevado a incomodar al estamento más conservador de la política estadounidense: barrió por completo con el mundo financiero con “Wall Street” (por la que Michael Douglas ganó su Oscar en el papel del inmortal Gordon Gekko); deslegitimó a todo el establecimiento político de su país con “JFK“, y destruyó por completo la propaganda belicista del complejo militar-industrial con “Platton“. En corto, podemos decir que los Bush y los Trump de los Estados Unidos lo detestan. Ese hombre fue quien en 2016 se dispuso a presentar con su trabajo el caso “Snowden“, permitiéndonos debatir el que puede ser uno de los temas definitorios de nuestra era, y, tristemente, nadie quiso ir a verla.

snowden-movie-wallpaper-6
Fotograma de “Snowden”. ¿Una audiencia acallada?

Indudablemente, los principales y casi que únicos culpables del fracaso de un filme son sus distribuidores y sus productores. No obstante, de lo que se aqueja en estas páginas, es del poco interés por parte de la ciudadanía global por el tema. Según “The Wrap“, la ya afamada publicación especializada en cine, la principal razón a la hora de entender el fracaso comercial de la obra audiovisual, fue el que la gran mayoría de las personas desconocían quién era Edward Snowden.

Para quienes aún no lo conozcan, nos permitimos decirle que fue él quién filtró la información al periódico inglés The Guardian, con  la que se pudo descubrir el rastreo acometido por las principales agencias de seguridad de los Estados Unidos, a todas las actividades realizadas en Internet, por todos los ciudadanos del planeta, espiando, literalmente, a cada ser humano conectado a la red digital. ¿La razón? La cacareada seguridad; pero lo que se demostró, gracias a Snowden, era que esa premisa era falsa. La invasión a la privacidad se hacía primariamente por razones comerciales, buscando favorecer a las grandes empresas de los Estados Unidos.

Joseph-Gordon-Levitt-Shailene-Woodley-on-stage-with-Snowden-wishing-Oliver-Stone-a-happy-birthday
Levitt, Woodley, Snowden y Stone, celebrando el aniversario de vida del cineasta, durante la promoción del filme.

De nuevo, los realizadores y encargados de la comercialización del filme deberían saber que el personaje central de su producto no era un nombre reconocido y, tal vez por eso, no titular la película de esa manera, por decir algo. No obstante, la crítica sigue siendo válida: ¿cómo es posible que en este mundo, donde todos sabemos quién es una inútil como Kim Kardashian, no sepamos masivamente quién es Edward Snowden, el hombre que nos informó que cada llamada que hagamos, cada mensaje que recibamos y cada palabra que escribamos,en nuestro computador o teléfono, estará siendo revisada? He ahí donde le halló mucha razón a los dicho por Fukunaga: hay una falta palpable de buenas audiencias.

La película, digámoslo claramente, no es la mejor del director. Pero de lejos, tampoco es la peor. De hecho, como podemos deducir por la calificación de IMDB, se deja disfrutar. Se goza con ella. La actuación de Levitt como Snowden sobresale, puesto se transforma él en su personaje. Y el resto del elenco están todos a la altura, así sean todos papeles pequeños y complementos al principal.

La historia, escrita por el propio Stone y Kieran Fitzgerald (basándose en los libros “The Snowden Files” de Luke Harding y “Time of the Octopus” de Anatoly Kucherena, éste último el abogado de Snowden) , es una que simplifica al máximo los tecnicismos requeridos para un drama ubicado en el mundo de la inteligencia cibernética. Pareciera que es allí fue, como debe ser, en donde más se trabajó. La narración se desarrolló, de forma inteligente, como una historia de amor que llegó a ser contada de manera tierna. Citando a Lowell Bergman, el personaje de Al Pacino en el filme de Michael Mann “The Insider”: esta historia trata sobre “una pareja ordinaria viviendo una situación extraordinaria”.

Snowden-2
“Snowden”. director de fotografía Anthony Dod Mantle.

Para “Snowden“, Stone trabajó por primera vez en su carrera con cámaras digitales como eje principal y, para ello, contó en el departamento de fotografía con la dirección del infatigable Anthony Dod Mantle, quien revolucionó el mundo del celuloide con las filmaciones en digital hechas para las películas de la escuela Dogma 95. En ese apartado la película se luce: las imágenes, los ángulos, los colores, todo hacen del metraje un bello lienzo para disfrutar en cada fotograma. Complementariamente, hay un gran trabajo en el diseño de producción, el que en parte se debe a la asesoría de Snowden, con quien Stone se reunió nueve veces en Moscú, lugar donde reside el antiguo empleado de la CIA como exiliado. Gracias a haber sido parte de ese mundo, los consejos del informante permitieron elaborar un escenario muy fiel a la realidad de la infraestructura física del mundo de la seguridad.

Donde nos atrevemos a decir hubo un trabajo artístico muy bello fue en la música del filme. Craig Amstrong compuso una melodía clásica moderna, donde se mezclan de maravilla los sonidos más tradicionales de los instrumentos de viento con los modernos beats producidos por los medios electrónicos, compaginando de forma exquisita su arte con la historia del filme: un drama humano tradicional en medio de una industria dotada con la más alta tecnología.

Snowden-Movie-Wallpapers-3
Snowden entrando a la CIA

Snowden” es una linda película, una muy bien contada, dirigida, actuada y realizada, que narra uno de los hechos más importantes en la actualidad. Concordamos, en estas páginas, con la visión del realizador con respecto a su personaje central, a quien él considera un héroe. Otros, lo califican como un villano y un traidor. Sin importar en que lado se está, y advirtiendo lo evidente: que el filme está realizado desde la perspectiva del director; lo que sin duda alguna sí es él, Edward Snowden, es alguien de la mayor importancia en nuestra era y, consecuentemente, alguien sin la atención merecida. Esta película buscaba enmendar la situación.

Al tiempo que producciones sin la más mínima relevancia como “Power Rangers“, “Fifty Shades Darker” y “The Angry Birds Movie” reciben taquillas impresionantes; una historia como la de “Snowden” debe verse forzada a clausurar su recorrido en salas con un récord decepcionante. Los culpables sí son los realizadores del filme; pero los perjudicados somos las audiencias, quienes cada año debemos revivir un deja vu, al tener que enfrentarnos con carteleras que exhiben la octava parte de una saga o el décimo remake de otra. No se critica acá el éxito de las grandes producciones, todos las amamos; sino el olvido en que tenemos a las historias más valientes y realmente trascendentales.

snowden
Damas y Caballeros, “Snowden”.

 

 

Anuncios

8 comentarios en ““Snowden”, La Muerte Del Cine. Segunda Parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s