“Seinfeld”, La Serie Sobre Todo.

El programa de televisión más exitoso de toda la década de los años noventa, es de manera curiosa, una serie que trata sobre nada, según reza en una de sus tantas pautas publicitarias. No obstante, para quienes lo amamos y nos consideramos fanáticos de él, Seinfeld es precisamente todo lo contrario: una serie que trata sobre todo.

La famosa sentencia de ser un show con esta característica, proviene de una crítica que a Jerry Seinfeld algún comentarista de televisión le hiciera después de una presentación de su stand-up comedy transmitido por una de las grandes cadenas, HBO, en la que proclamaba haber visto él a un comediante hacer su show durante 35 minutos donde no hablaba de absolutamente nada. En tono humorístico y como respuesta a esa ácida reseña, los realizadores decidieron poner como eslogan la conocida frase.

jerry-seinfeld
Jerry Seinfeld Revolucionando El Stand Up Comedy.

El seriado está basado en las presentaciones en vivo que Jerry hacía, en donde se concentraba en la cotidianidad y los comportamientos repetitivos de las personas en la sociedad y cómo, de manera muy inteligente, podía sacar bromas sobre todo eso. Los aeropuertos, las aerolíneas, las citas, los médicos, todas las actividades sociales que como seres humanos tenemos, eran objeto de broma por parte del humorista de New York.

Junto a él lo acompañaban tres amigos que de alguna manera eran la representación viva de las cosas que el comediante había logrado encontrarle gracia. Los inolvidables personajes de Elaine, George y Kramer eran interpretados magistralmente por Julia Louis-Dreyfus, Jason Alexander y Michael Richards, quienes les has tocado vivir bajo la sombra inmensa del éxito logrado en la serie una vez finalizada, no pudiendo, dos de ellos, Richards y Alexander, encontrar otro personaje capaz de hacernos olvidar al cuarteto del que alguna vez hicieron parte; mientras que ella ha reciclado a su Elaine en series como “The New Adventures Of Old Christine” y “Veep“.

enhanced-buzz-wide-19296-1372372864-19
Un Final Capaz De Reunir A Todo El Elenco.

“Seinfeld” es, como toda gran obra, una con adoradores y reprochadores. Los que somos fanáticos no logramos entender cómo a alguien no le puede gustar, y a aquellos a quienes no les agrada no entienden de qué nos estamos riendo y por qué una vez comprada toda la colección en DVD seguimos esperando la retransmisión de los capítulos por televisión. La verdad es que nosotros como que tampoco tenemos una respuesta a eso; pero, en honor a la verdad, es que no podemos olvidar el capítulo que sobre la masturbación se hizo, o el que pierden un carro en el parqueadero de un centro comercial y se demoran todo el episodio buscándolo, el del viaje a la India donde todo comienza en el final y termina en el principio, el que tienen que comprar su almuerzo en un lugar atendido por el nazi de la sopa…

Y los amamos porque una de las cosas increíbles que tiene “Seinfeld” es que nos reímos porque sabemos que en algún momento lo representado en la pantalla a nosotros nos pasó, ubicándonos constantemente en nuestra vida diaria con sus situaciones, y llegando a identificarnos de una forma profunda con los personajes, puesto que vemos en el show una especie de chiste “interno” entre los creadores y nosotros. ¿Quién no ha estado saliendo con alguien y se ha sentido atraído por una de las amigas de su novia? ¿Quién no ha recibido una llamada para la suscripción de algún periódico o revista y no ha querido poder responder de la manera que Jerry lo hace? ¿O ha querido tratar a una cajera registradora antipática de la manera que Jerry lo hizo? ¿Esperar eternamente en un restaurante para que le den a uno una mesa? ¿Sentirse arrepentido antes de casarse? Todos son momentos de nuestra vida diaria o de alguien cercano a nosotros, que a su vez son la base para los chistes, las situaciones o los enredos que tanto nos conectan con en ese programa.

Seinfeld
Kramer, Jerry, Elaine Y George

Así como celebro el alto nivel de producción que han alcanzado las series hoy en día, hay que decir que de las mejores cosas que “Seinfeld” tiene es que todo el éxito del programa se debe a los guiones y las actuaciones de todos los personajes. La gran mayoría de las situaciones se desarrollaban o en el apartamento de Jerry o en la cafetería donde se reunían, basándose los escritores única y exclusivamente en las actuaciones de los personas y los diálogos recitados para impactar con humor en las audiencias. Eso sí, diseñado cada diálogo con gran maestría en el lenguaje audiovisual, teniendo un perfecto uso de la planimetria para cada una de sus escenas, de forma que el montaje fuera un complemento de la broma.  Básicamente, estamos diciendo que sabían dónde poner la cámara exactamente con tal de filmar la broma de la mejor manera posible.

Y es que los performances de los personajes principales eran geniales, pero no se puede decir menos de la de los actores en papeles secundarios: Wayne Knight como Newman era graciosísimo, Jerry Stiler y Estelle Harris como Frank y Estelle Constanza parecían de verdad como locos, Patrick Warburton como David Puddy era un perfecto idiota, Phil Morris como Jackie Chiles era la perfecta parodia de los abogados sin escrúpulos. En fin, un reparto lleno de grandes actores que se convirtieron en estrellas gracias a este programa y a sus inolvidables papeles. Y, entre todos ellos, uno muy especial: el de Larry David, el co-creador de la serie, quien apareció en varios capítulos haciendo pequeños cameos, una costumbre que hizo famosa el gran Alfred Hitchcock y que hoy todos la conocen por las apariciones del gran Stan Lee en las producciones de Marvel.

enhanced-buzz-wide-18711-1372371977-7
De Pie, El Quinto Del Cuarteto: Larry David

Sin embargo, para los fanáticos de la serie uno de los detalles más recordados por todos era que el único mal actor de todo este talentoso elenco, era nadie más que el propio centro del show: Jerry Seinfeld. Era muy gracioso ver como Jerry no podía evitar reírse de las interpretaciones de sus compañeros, llegando a tener que editar muchas de las escenas con una sonrisa muy mal disimulada de su parte. De alguna manera hicieron que eso funcionara, e incluso encontraron la forma de burlarse cuando en medio de un capítulo Kramer le dice a Jerry: “no, ese es el problema, que tú no sabes actuar”. Uno de los interpretes de uno de los secundarios favoritos de todos, Brian Cranston como Tim Wathley, lo explicó a la perfección en una entrevista. Según él, “las escenas que quedaban eran aquellas en las que Jerry no se reía”.

Por muchas cosas Seinfeld puede considerarse muy novedosa en cuanto a las temáticas que trataban y las formas en las que lidiaban con ellas. En su mundo, los valores clásicos que la televisión norteamericana vendía no existían: entre ellos eran malos amigos, no se colaboraban, no les importaba la suerte de ninguno de los otros tres, nunca habían finales felices para ellos. Durante nueve temporadas las vivencias de estos cuatro amigos fueron desarrolladas de esta manera, lo que aprovecharon en el capítulo final para crear una impredecible conclusión. Nos hicieron creer a todos que por fin un final feliz iba a llegar a la serie, con Jerry y George trabajando para la televisión; pero que resultó en uno de los giros de trama más inesperados y criticados en la historia de la televisión, el que a su vez para mí, uno de los mejores, junto a el de “The Sopranos“. Y lo mantengo con esa calificación, porque esa conclusión es la última gran broma de los creadores, el último gran engaño a los espectadores, tal y como fue toda la filosofía de la serie.

“Seinfeld” es una serie muy inteligente y muy bien escrita, que pudo burlarse de varios comportamientos sociales que todos tenemos a diario y que en muchos aspectos deberíamos tratar de cambiar. Es allí donde muchas personas no le encuentran sentido al programa, porque no se ven reflejados en él o no les parece que lo que hacemos de manera cotidiana deba ser digno de burla, como nuestras profesiones, por colocar un ejemplo.

enhanced-buzz-wide-6550-1372372612-7
El Mítico Apartamento De Jerry

Y es en ese sentido donde encuentro personalmente el mayor aporte de este seriado: la crítica en clave de humor a muchos comportamientos errados de nuestra vida social. Cuando “Seinfeld” reprocha el comportamiento altanero de la comunidad médica, es evidente que es una broma, pero lo es sobre una situación real que a diario nos toca vivir. Ya sea cuando visitamos a un doctor o en la compra de cualquier medicamento, la soberbia de la industria de la salud para con sus pacientes o clientes es notoria y común, siendo blanco de otras protestas como fueron las películas “Patch Adams“ y “The Constant Gardner“, sólo que aquí, a pesar de ser igual de validas, pasan tal vez desapercibidas por las risas que en el momento del reproche se generan.

Para muchos (en donde me incluyo) Seinfeld es unas de las mejores serie de todos los tiempos. Esta terminó sus transmisiones en 1998, en su mayor momento de popularidad, lo que la inmortalizó entre todos los seguidores que semana a semana nos embobábamos con ella, teniendo un récord de audiencia de más de 80 millones de personas en su última emisión.

enhanced-buzz-wide-17570-1372372638-10
Haciendo Magia

Y es allí, en su conclusión, donde sin duda alguna se encuentra el momento de mayor grandeza del show se dio en la manera cómo lo concluyeron. Hugh Jackman contaba que una de las razones por las que decidió despedirse de su personaje de Wolverine en “Logan“, fue por una charla con Jerry Seinfeld, quien le dijo que lo que más hubiera odiado en la vida fue tener un programa en la televisión en que la gente dijera: “esto todavía lo siguen haciendo”. “Seinfeld” finalizó en el momento en que había alcanzado el mayor éxito de rating, cuando la gente deseaba aún mucho más. En una entrevista, Jerry dijo que cuando se hace una presentación en vivo, tienes que leer a a las audiencias y saber cuándo irte, buscando dejarlos con ganas de más. Así fue en este show y, por eso, siempre estaremos agradecidos con Jerry, quien no cayó en la tentación de aceptar 5.000.000 de USD por capítulo y prefirió dejar a sus fans con una joya de la televisión.

enhanced-buzz-wide-17513-1372372673-9
El Último Adiós
Anuncios

4 comentarios en ““Seinfeld”, La Serie Sobre Todo.

  1. […] alrededor de las nueve temporadas, fueron todas elecciones perfectas. Una marca de “Seinfeld” es que nunca tuvo invitados estrellas; pero si convirtió a sus invitados en estrellas. Es […]

  2. […] Decía Jerry Seinfeld a Charlie Rose en medio de una entrevista realizada por éste último, que la principal prueba que debería pasar su programa era el verlo en cincuenta años y mirar si seguía siendo gracioso. Para él, “The Honeymooners” era su serie de comedia favorita precisamente por haber pasado el test del tiempo. Entre el Universo Cinematográfico de Marvel y el Universo Extendido de DC, hay fuertes indicios que el segundo perdurará en el tiempo, mientras que el primero se quedará con el público de hoy. […]

  3. […] Jerry Seinfeld, en uno de sus sketchs nos invitaba a imaginar lo aburrido que debería ser una fiesta entre magos. Al momento de alguno de ellos sacar un conejo del sombrero, el otro respondería inmediatamente con un “¿y qué?”. Una muestra viva de esto se dio en los años noventas con la aparición del fenómeno televisivo titulado “El Mago Enmascarado”, en la que un hombre explicaba, escondido detrás de una máscara, todos los secretos que había detrás de cada truco perpretado por sus colegas. Desde ese momento, cualquier persona que oasara partir una mujer en dos en un escenario, se enfrentaba a lidiar con los bostezos del público. […]

Deja un comentario