«Logan», Una Despedida Para Toda Una Generación.

No se ve tan lejano, aquel momento mágico y de puro cine en donde  se descubre, encerrado en una jaula de peleas ilegales, en un bar de mala muerte ubicado al norte de los Estados Unidos, al Wolverine encarnado por un desconocido actor australiano llamado Hugh Jackman. La escena fue diseñada con maestría por Bryan Singer (director que en los noventa nos encandiló con la espectacular «The Usual Suspects«), y, desde ese momento, el rostro del personaje creado por Stan Lee se adaptó a la cara del interprete nacido en la tierra de los canguros.

Con esa película se desencadenarían dos grandes fenómenos: primero, una maduración muy marcada en el género de los superhéroes, la que tan sólo unos años después vendría a ser catapultada por Christopher Nolan con su emblemática trilogía sobre Batman; y, segundo, una irregular franquicia sobre los mutantes llevada con mucho desparpajo por par parte de la FOX, pero en la que siempre tendríamos la muy marcada y potente presencia de Jackman en su inolvidable papel de Wolverine.

logan-2017-hugh-jackman-movie-wolverine-wallpaper
El fin de una era.

Es parte de toda gran producción la suerte como un factor definitorio en su éxito artístico y comercial. «Logan», por supuesto, también la tuvo. «Deadpool», la película protagonizada por Ryan Renolds, se convirtió en un éxito rotundo el año pasado, a pesar de haber obtenido la clasificación «R», que prohíbe a los menores de edad entrar a las salas de cine para disfrutarla. Este hecho (con el que los productores han negado toda relación) y el de que Jackman aceptará una considerable rebaja de salario, permitió que James Mangold desarrollará una película violenta, muy cruda, apta para un público hoy adulto; pero que hace casi dos décadas era tan sólo un grupo de chiquillos disfrutando de la primera entrega de esta saga.

Actor y director, según declaraciones del realizador, habían «estado hablando sobre lo que haríamos desde que trabajamos en la última película, y para ambos había que haber este requisito de que, para estar siquiera interesados, teníamos que liberarnos de algunas suposiciones ya establecidas y poder cambiar un poco el tono. No cambiar por cambiar, sino thacer algo que se comunique con la cultura de hoy y no repetir el mismo estilo. ¿Cuántas veces pueden salvar al mundo de una forma u otra? ¿Cómo podemos construir una historia que se base más en el personaje y en los problemas de los personajes, de una manera que casi no sea una película de superhéroes, pero que muestre sus poderes, luchas y temas?

Bye Bye Logan
El adiós de un grande

Para Mangold, en explicación dada en una entrevista, la clasificación «R» fue una oportunidad para, más que alcanzar una libertad gráfica con la violencia, plasmar una puesta en escena artística para el filme. Para su visión, «lo más interesante de conseguir que el estudio aprobara una calificación «R» fue algo completamente diferente (a la violencia). De repente, dejaron de lado la expectativa de que esta película iba a ser para niños, y cuando dejan eso, te dejan libre en muchas maneras. Ahora las escenas podrían ser más largas, las ideas a explorar más sofisticadas, con un ritmo de narración más poético».

La historia a tratar en esta entrega así lo exigía. El final de un héroe debe ser épico, concatenando cientos de emociones, creadas por situaciones pasadas (de otras películas) y presentes, las que abren profundas oportunidades para explorar temas de alta densidad dramática. Acá, una sumatoria de todo se presenta, aunque resaltando que lo postulado por sus creadores es cierto: es un filme que se puede ver y disfrutar por alguien que no ha visto una sola de las producciones precedentes. Logan, en esta entrega, por primera vez es una persona débil. Mangold lo describe en el guion como alguien «mayor», en el que «está claro que sus habilidades ya no son lo que eran antes. Se está desvaneciendo por dentro y su disminución la capacidad de curarse lo mantienen en un estado constante de dolor crónico: de ahí que el alcohol sea como un analgésico». Profunda base dramática para un personaje de este tipo de filme.

Gracias "Professor X"
El maestro

Y, en el aprovechamiento de esa exploración del universo de emociones alrededor del personaje, uno de los elementos más bellos para aquellos que sí han seguido las diez películas de la franquicia (concepto pésimamente usado para referirse a este tipo de explotación comercial) es la presencia de un gigante como Patrick Stewart, más conocido por todos como el «Professor Charles Xavier», quien juntó a Jackman se despide del mundo «X-Men». La base de la historia del filme es «Old Man Logan» de Mark Millar y Steve McNiven, convirtiéndose en una adaptación maravillosa de un gran comic (su guion estuvo nomidado al Oscar), alabada por la crítica, fascinada por las actuaciones y la densidad de la historia, al punto de considerarse hoy uno de las mejores películas de súper héroes de todos los tiempos.

«El cerebro más peligroso del mundo», como lo define Pierce, el villano de turno interpretado maravillosamente (algo impredecible) por Boyd Holdbrook, a quien por estos lares recordamos bastante bien por su personaje de Steven Murphy en la serie «Narcos«, de NETFLIX; es una figura triste y patética de un hombre quien alguna vez fue capaz de controlar el mundo con su mente. Un metáfora, esa persona, descriptiva a cabalidad de la patética y actual situación de todos los mutantes, quienes después del incidente de Westchester, sede de la antigua escuela dirigida por Xavier, por poco pasan a la extinción a causa de un desmedido uso de poder emitido desde la mente de quien antaño fuera su tutor y protector.

La Nueva Era
Nueva era

Esa impactante relación la describe Mangold como una evolución natural en los personajes. «Hemos visto a estos personajes en acción, salvando el universo. ¿Pero qué pasa cuando estás jubilado y esa carrera ha terminado? Lo que es realmente interesante para mí es encontrar un nuevo lugar para excavar en la historia. Fue una idea de crear mutantes, pero cuando ya no son útiles para el mundo, o incluso cuando no están seguros de poder hacer lo que solían hacer. Sus poderes disminuyen como todo en nosotros por la edad. Nuestro Charles es un personaje muy dulce en esta película. Creo que siempre ha sido un personaje increíblemente dulce. Además de su propia fragilidad física en esta película, se convierte en una figura paternal increíblemente poderosa en la película. Logan es una persona más renuente».

Y es toda esa nostalgia, todo ese sentimiento de un pasado mejor y un futuro incierto, el que domina y envuelve toda la narración en el metraje, puesto es un filme diseñado como una despedida para millones quienes alrededor del mundo crecieron junto a la saga de los «X-Men». No es la despedida de Jackman y Stewart, es el adiós a toda una generación de mutantes, quienes le dieron paso, con esta película, a una nueva etapa de la saga. Entra allí, en ese nuevo escenario, la muy aclamada Dafne Keen, quien, junto a todo un grupo de nuevos personajes heredarán el universo de unos de los superhéroes más fascinantes del gran Stan Lee, quien también, en una coincidencia no afortunada, no hace un cameo en esta película como consecuencia de su precaria salud. Una bella muestra de cómo el arte sigue y supera a la realidad.

movies-wolfik1
El inmortal

Los «X-Men», como toda gran saga de ficción de este género, necesita de la complicidad del espectador para ser disfrutada. Es una idiotez tratar de traspasar la situación de la película a la vida real, puesto que esta historia necesita de la ficción para su existencia. Es claro que este grupo de humanos avanzados no tendrían necesidad de esconderse para preservar su seguridad: sus poderes harían imposible que los humanos normales pudieran controlarlos. Por supuesto, Wolverine no debería trabajar como chófer para sobrevivir y conseguir un bote: fácilmente podría obtener el dinero quitándoselo a cualquier criminal humano, por dar un ejemplo.

Pero si sabemos dejar de lado esas discusiones banales, «Logan» es una bella película. Un adiós a un personaje de la ficción que encontró un humano capaz de darle una vida en la pantalla grande y superar su condición de dibujo animado. Por eso la crudeza de la historia, la violencia alrededor de ella, lo dramático de las situaciones: porque en mucho sentidos, está película está diseñada para un grupo de hombres y mujeres ya adultos, quiénes han madurado a la par que nacía, crecía y moría un personaje icónico, el que irónicamente encontrará en el recuerdo de la realidad la inmortalidad que no tuvo en la ficción.

 

Anuncios

2 comentarios en “«Logan», Una Despedida Para Toda Una Generación.

Deja un comentario