“Kong: Skull Island”, Y La Magia De Una Sala De Cine.

En su larga conversación con Lawrence Grobel, editada ella en forma de libro, Al Pacino declaró que “hay películas que son para cine y otras que son para televisión y a cada una se le debería respetar su formato”. Bastante visionaria la aserción de uno de nuestros actores favoritos, dado es imposible hoy no darle la razón al hombre nacido en Corleone, que saltó a la fama con la adaptación hecha de un libro para película. Esa famosa producción hace parte de ese pequeño grupo de obras audiovisuales que superan a sus fuentes originales literarias, en el que también podríamos insertar a”Forrest Gump“.

Sí, hay libros que resultan mejor como películas, como alguna vez lo postuló el gran Salman Rushdie. Y las series actuales han demostrado acomodarse mejor a la pantalla chica que al largometraje. Cada historia, entonces podemos concluir, debe encontrar su formato ideal para ser contada. King Kong, por ejemplo, tiene una versión novelada que data de principios de los años treinta pasados; pero, y sin duda alguna, este cuento del simio gigante, hoy puesto en escena para la pantalla grande en”Kong: Skull Island“, es uno para ser contado y disfrutado en una sala de cine. De hecho, en la sala de cine más inmensa posible.

kong-skull-island-4k-sd
El Rey “Kong”.

La producción se diseñó para explotar todas las potencialidades del formato cinematográfico y los avances alcanzados en los últimos años, con un sonido e imagen que sobrepasan la media de cualquier blockbuster.

Brilla, por su imponente aspecto, el tamaño de Kong escogido para esta adaptación. Jordan Vogt-Roberts, director del filme, declaró la intención que tenía de crear a su criatura teniendo como base la presentada por el director Merian Caldwell Cooper en su filme de 1933 y la de la versión japonesa hecha en los años sesenta. De lo primero, se tomó el tamaño: Kong mide alrededor de 30 metros (mientras que el de Peter Jackson tan sólo llegaba a 8 metros); de lo segundo, su notoria agilidad a la hora de pelear.

Una bestia, de tan imponente altura, se disfruta en un teatro con una pantalla enorme, no en un televisor, por grande que éste sea. Enfrascados en poder transmitir el potencial habido en un ser con esa magnitud, el equipo creativo decidió filmar con cámaras ARRI ALEXA, permitiéndose exhibir en formato de 70 mm., el más grande hoy y uno que deja apreciar, en este caso, la inmensidad de Kong. En el aspecto sonoro, buscando que se sintiera al máximo la fuerza del animal, se trabajó con el sistema de audio Dolby Digital IMAX 12 Tracks, eficiente a la hora de hacer temblar la sala de cine con cada aullido, manotazo, pisada o golpe del protagonista; permitiendo, a su vez, sonorizar hasta el más mínimo susurro generado en la selva.

Y todo lo anterior se logra para generar un poderoso efecto dramático. La presencia de Kong en una gran pantalla de cine (yo la disfruté el la sala Macro XE de Cinepolis) es imponente y maravillosa. Sus peleas se sienten en carne propia y sus gritos movilizan el asiento.

767914
Un Kong “Gigante”

La parte técnica se apoyó en un inmenso elenco de lujo para convertir las palabras en acciones. El filme está protagonizada por Tom Hiddleston, Brie Larson, Toby Kebbell, Jason Mitchell, Corey Hawkins, John C. Reilly, Tom Wilkinson, Thomas Mann, Samuel L. Jackson y John Goodman, quien, en otra referencia a la película de la tercera década del siglo pasado, usa un traje que es una réplica exacta de aquel llevado por Robert Armstrong en su papel en el clásico filme. La nostalgia tiene su presencia en esta nueva producción, algo que siempre agradecen los amantes del cine.

tom-hiddleston-2048x1152-brie-larson-kong-skull-island-hd-3768
John Goodman (Bill Randa), Tom Hiddleston (James Conrad), Brie Larson (Mason Weaver) y John C. Reiley (Hank Marlow).

Entre el equipo de actores, vale la pena resaltar a Terry Notario, quien hizo los movimientos que serían animados como Kong. Notario, producto de la escuela de Andy Sorkins (famoso por hacer el mismo trabajo para el Gollum de la saga de “The Lords Of The Rings“) fue el encargado de los ademanes a ser animados del “King Kong” de Peter Jackson, un trabajo que se agradece puesto permite una inmensa naturalidad de los efectos especiales puestos en pantalla. Notorio que, para esta historia, Kong sea un bípedo y no un simio que se mueve en cuatro patas, ofreciéndole una agilidad mayor al gigante.

Y en la mezcla de todo, sobresale la actualización de la historia. En todas las anteriores adaptaciones se sentía una gran tristeza por el trágico final de Kong, y un desprecio total por lo hombres capaces de hacerle tal daño. Hoy, en plena época de masificación de los derechos de los animales, resalta el cambio de roles, dándole a los protagonistas su espacio como héroes y villanos; incluso, podríamos llegar a decir, como aliados y enemigos del animal, lo que genera un mayor grado de identificación con ellos.

c3mtrhrwyaaz8yx-jpg-large
“Apocalypse Kong”

El guion, escrito por Dan Gilroy, Max Borenstein, Dereck Connolly, es un tributo al clásico de Francis Ford Coppola, “Apocalypse Now“, en tanto es un viaje al interior de una selva fantástica, exótica, impredecible y muy, muy peligrosa. Uno de los aciertos del filme es el que la producción haya viajado hasta Vietnam y Hawai para capturar los impactantes paisajes presentados, haciendo de la mezcla de fantasía y realidad algo bastante poderoso de ver. Más aún, gracias al aspecto visual (la dirección de fotografía) se rememora muchas veces los mágicos escenarios retratados en la película de los años setenta, recordada por la icónica fotografía del gran Vittorio Storaro para el inmenso Coppola. Los maestros, estoy seguro, deben estar felices.

Pero en los créditos de los escritores y en la historia, hay un mensaje. La película iba a ser originalmente distribuida por Universal Pictures, hasta que ésta la cedió a Warner Bros. La razón del repentino cambio la vamos encontrando en los títulos de crédito. Resulta que Borenstein es el guionista de “Godzilla, el remake realizado en 2014, también propiedad de la Warner. Desvelando más el misterio, hay que ver que el personaje de Goodman es miembro de “Monarch”, compañía que en 2014 fue culpable por la aparición de Godzilla. Así, Legendary Pictures, productora del filme, confirmó ya que para 2020 tendremos en pantalla otro filme de King Kong enfrentando a Godzilla, el que sin duda alguna, habrá que ver de nuevo en la pantalla de cine más grande disponible.

original
2020

Kong: Skull Island” es todo lo que un blockbuster debe ser. No es más; pero tampoco es menos, lo que a día de hoy es mucho decir. Una película entretenida, sustentada en una historia coherente, que busca en ella las excusas para explotar al máximo la magia del cine a través de la tecnología. No hay las grandes actuaciones ni los grandes dramas y, como todo blockbuster, necesita de un inmenso grado de credulidad por parte del espectador. Parafraseando a Ridley Scott, podríamos decir que al segundo de un humano encontrarse con un simio del tamaño del Kong, un paro cardíaco fulminante cercenaría su vida. No le daría tiempo de correr, gritar o, mucho menos, enfrentarle. Pero esto es cine, es magia, es dejarse llevar por la historia que frente a nosotros, con una calidad máxima, ha sido puesta en pantalla.

Por todo, “Kong: Skull Island” es una película que permite ver, a plenitud, la magia de ir y ver un filme en una sala de cine.

Anuncios

Un comentario en ““Kong: Skull Island”, Y La Magia De Una Sala De Cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s