La Muerte Del Cine. Primera Parte.

Durante años, el cine fue el lugar donde sólo los más talentosos llegaban. Escritores, actores y directores se consideraban de mejor categoría si presentaban sus productos en la pantalla grande y, sólo recurrían a la televisión como un medio pasajero o alternativo. Hoy en día la situación ha cambiando de manera radical, al ser la pantalla chica quien está atrayendo de manera más profunda a lo más y mejor del talento estadounidense, dejando a Hollywood con uno de los momentos más críticos de su historia.

Tal y como lo dice James Wolcott de Vanity Fair, “antes mi hora favorita para ir al cine era al final de la tarde. Ahora casi nunca. Por estos días, en la oscuridad del teatro rogamos, no para que la película nunca termine sino para que al fin empiece, para que la historia diga algo, y hora y media después para que por favor se acabe”.

15HOLLYWOOD-superJumbo-v2
Cartel de Hollywood

Las razones de lo anterior se deben a dos hechos muy interconectados. El primero de ellos radica en la inmensa estupidez que domina el criterio de muchos jefes de estudio y productores del mundo sobre las películas que se deben hacer y la manera cómo se deben hacer. La inmensa cantidad de remakes y secuelas que día a día se sacan desde Hollywood, ha llegado a inundar la cartelera de cine mundial de muchas e inmensas babosadas.

Y, por otro lado, los avances logrados con el entretenimiento en casa han permitido que ver un DVD, una película en streamming o una serie de televisión sea mucho más entretenido que ir hasta un teatro a ver una costosa película. En ese sentido, los pobres criterios con lo que los ejecutivos escogen las películas a producir y la inmensa competencia que el entretenimiento en casa tiene para los espectadores, ha llevado a que varios críticos de cine en todo el mundo declaren que estamos en la etapa final del séptimo arte.

“Sí un lunes le disparas a un dinosaurio en el cerebro, su cola seguirá moviéndose hasta el viernes. Igual pasa con el cine, cuyo cerebro está muerto”. La anterior frase de Peter Greenway, es una metáfora muy inteligente de lo que es la producción cinematográfica mundial. Según el director británico, el gran problema del cine radica en las grandes producciones para la pantalla chica: “The Sopranos, True Detective“, “The Walking Dead o House Of Cards, quienes cuentan con historias muy profundas que llegan a los espectadores, obligándolas a seguir y a interesarse de manera profunda por sus personajes.

true-detective
Un Filme De Ocho Horas Presentado En HBO: True Detective

En ese sentido, tal y como dice Greenway, el problema del cine no radica en la tecnología sino en la inmensa falta de historias de Hollywood: “…y créanme, no es que la pantalla sea mucho más grande o más plana, ni es el LCD, ni el plasma lo que hipnotiza: es el contenido. Y el cine ya no lo tiene”.

Es de resaltar como el poderío de la televisión se ha venido consolidando de manera regular en los últimos años, y lo ha hecho en contra del cine. El número de suscriptores de televisión por cable en los Estados Unidos ha crecido desde los 10 millones que tenían en el 2.000, a los más de 30 millones en el 2.005, hasta los 40 millones que hay hoy en día. Los 90 millones de suscriptores a NETFLIX a nivel mundial lo dicen todo.

El asunto se complica puesto que si tenemos en cuenta que las historias son más entretenidas y elaboradas en la televisión, la calidad de las mismas no tienen que envidiarle nada a las grandes producciones de Hollywood. El inmenso adelanto de la tecnología digital, así como los mejores reproductores de televisión y la posibilidad de ver los programas de televisión con sonido envolvente, han hecho que la experiencia cinematográfica se sienta, de manera irónica, mucho mejor en casa.

alec-baldwin-news
El Inquilino Favorito de SNL: Alec Baldwin

De otra parte, vale decir que así como las historias y la tecnología han encontrado su espacio en la televisión, exactamente el mismo fenómeno se ve con las personalidades que están detrás de estas producciones. Actores como Alec Baldwin, Steve Carell, Kevin Spacey, Matthew McConaughey, Woody Harrelson y Salma Hayek han encontrado un espacio muy importante en la televisión, después de lograr ser exitosos en el cine. Al parecer ya es igualmente importante tener un status de celebridad televisivo como de estrella de cine.

Por otro lado, productores tan emblemáticos del cine como Brian Grazer y Jerry Bruckheimer, tienen importantes divisiones televisivas que les permiten aumentar las ganancias que antes les entregaba el cine. El primero de ellos trabaja junto a Ron Howard en “The Churche of Reggie”, mientras que de Bruckheimer basta con recordar “CSI” para darnos cuenta de su profundo interés en la TV.

Uno de los aspectos que más llaman mi atención se debe a que las nuevas generaciones que hacen cine, son claramente gente que pasó su infancia y juventud viendo televisión, que además tienen su preparación en comerciales y seriados. El cine es un lenguaje diferente y seguramente por eso, estas personas no saben hablarlo, y lo que sí saben es hablar en términos televisivos, generando el fracaso de uno y el éxito del otro.

michael-bay
El director de comerciales que hace cine, Michael Bay

Parece muy prematuro pensar que el cine ha muerto, basado en que Hollywood está pasando una crisis muy profunda. Para absolutamente nadie es un secreto que el poderío y la importancia de la principal industria de California en la cinematografía mundial es muy grande, y que sí la situación se agravara más, toda la industria cinematográfica en todo el mundo se vería afectada.

Sin embargo es de resaltar que el cine es mucho más que Hollywood, e incluso en Estados Unidos hay espacio para producciones que se alejen de las simplezas que se hacen en los principales estudios. Así mismo, los megablockbuster de los últimos años han tendido a responder a las cifras invertidas por los majors, aunque con notorias bajas en rentabilidad. Hollywood es rentable, pero no lo es como era antes.

El asunto radica en que nadie quiere que el cine muera, todos queremos ver películas de una profunda calidad en una inmensa pantalla junto a miles de desconocidos que se emocionen con nosotros. El problema es que hemos tenido que lidiar constantemente con carteleras de cine que no ofrecen verdaderamente nada interesante y, que dejan mucho que desear. Como en algún momento dije, la crisis del cine definitivamente no es una de tecnología sino de historias.

tumblr_inline_nz3bte3z8v1r26rsi_1280
“Whiplash” y La Crisis De Las Audiencias.

No obstante, el anterior artículo ha sido desarrollado desde el punto de vista de la oferta, donde hay una notoria falencia; pero es indudable que hay un espacio para analizar el caso desde el lado de la demanda y sobre lo que piden las audiencias. Encontramos allí, un problema aún más preocupante.

Anuncios

3 comentarios en “La Muerte Del Cine. Primera Parte.

  1. El artículo fue hecho dese una perspectiva capitalista poco objetiva y profundamente estaunidense, el cine es del mundo y por tanto de la humanidad, allí donde hallan hombres y mujeres, abran historias y narrativas geniales que querrán ser contadas, muchas veces no es culpa de la falta de ideas si no de la falta de cultura, de la falta de finanzas, de la falta de estructura que impide el desarrollo fílmico de un país para poder contar lo que las mentes piensan y no quedarnos en un ostrasismo americano como si todo el mundo fuese solo Estados Unidos, el cine es de todos los seres humanos no es un producto comercial, es un patrimonio artístico, un legado, un sendero y una forma de hacer volar la imaginación que hoy la tecnología nos ha robado, el hecho de se piense que el cine está muriendo, debe ser que como seres humanos también estamos muriendo no se nos acortan las ideas, pero si las ganas de imaginar, las ganas de soñar, las ganas de leer, las ganas de conocer, volviéndonos ignorantes esclavos de la tecnología, de las máquinas domésticas, nos han hecho perezosos, fútiles, sosos, y en una última palabra secos, por eso el cine que necesita de todo esto para vivir no encuentra su alimento y tampoco a su vez complace a los espectadores exigentes ávidos hoy día de lo superficial en lugar de lo profundo o lo trascendental.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s