Steven Spielberg, Tributo Al Rey Midas Del Gran Cine.

Si se hiciera el ejercicio de ajustar por medio de la indexación de precios la taquilla de las películas más exitosas de todos los tiempos al día de hoy, el ejercicio dejaría como dato impresionante que Steven Spielberg ha logrado dirigir 8 de las 100 con mayor recaudación. Como si eso fuera poco, importantes publicaciones lo han catalogado como el más influyente personaje en la historia de la industria cinematográfica y se calcula que su fortuna, según la Revista Forbes, está en más de 3 billones de dólares.

La única persona en el mundo del celuloide que más dinero tiene que Spielberg es George Lucas, al parecer, siendo esto, su inmenso éxito taquillero, tal vez, la razón principal para que a muchas personas les quede muy fácil el olvidar que el director de “E.T.” es tanto un gran técnico como un verdadero artista, un narrador de historias audiovisual excepcional, con una puesta en escena que, parafraseando a Mathieu Kassovitz, es imposible de superar.

5-reasons-why-steven-spielberg-s-bridge-of-spies-will-be-the-film-of-2015-642155
“Ser un cineasta quiere decir que uno vive muchas vidas”.

Como una cosa absolutamente maravillosa, en la década de los años setenta en norteamericana, se estaba gestando un grupo de jóvenes cineastas que habrían de cambiar para siempre la industria del cine. El colectivo de personas estaba conformado por Francis Ford Coppola, Brian De Palma, Martin Scorsese, George Lucas y Steven Spielberg, entre otros. La crítica habría de ponerles varios nombres, pero el más adecuado parece ser el de la “Nueva Ola Americana“.

Los miembros de este heterogéneo grupo le dieron, cada uno, su aporte al séptimo arte: Coppola regaló un nuevo estatus artístico a las películas de los grandes estudios, Scorsese otorgó un mejor posicionamiento al cine de auteur, De Palma trabajó en el cine como un arte esencialmente visual; y Spielberg y Lucas lograron hacer avances tecnológicos que cambiarían la industria de manera radical.

steven-spielberg
Parafraseando a Spielberg: “La era digital eliminó el ingenio y  la imaginación de los cineastas”.

Desde que Spielberg conmocionara a medio mundo con “Jaws“, exhibió él en cada trabajo un talento especial para usar las herramientas que tiene a la mano para contar sus historias. El avance que los efectos especiales ha tenido desde los años setenta hasta esta época son absolutamente exponenciales; sin embargo es de recalcar que este autor no se ha visto tentado por ellos, usándolos meramente como lo que son: una invaluable herramienta para contar una historia, más nunca el fin último para realizar una película.

Toda realización de este cineasta, ya sea “Close Encounters Of The Third Kind“, “E.T.“, “Jurassic Park“, o “War Of The Worlds“; contiene un preponderante componente humano como centro de las tramas, el que está rodeado de elementos fantásticos imposibles en nuestra realidad. Es en esa mezcla, que el cineasta combina perfectamente, entre drama humano y extraordinarias circunstancias en donde desarrollarlo, que radica la genialidad de este artista.

PORTADA_steven-spielberg

Es interesante notar cómo logra crear unos efectos especiales increíbles, al mismo tiempo que entrega unas muy buenas actuaciones del elenco que participa en sus producciones. Es algo especial y totalmente maravilloso de recordar en el audiovisual moderno, hecho en una época en donde pululan directores de la talla de Michael Bay, enfocados de manera casi exclusiva en los efectos especiales, y que la única y principal instrucción que tiene para sus actrices es: “luce sensual.”

A diferencia del técnico anterior, el artista acá reseñado trabaja tanto sus historias como los elementos con las que la va a contar. Sin duda alguna que para narrar las aventuras de un grupo de humanos que sacan lo mejor de sí para sobrevivir en un monte lleno de dinosaurios, es de vital importancia que los efectos especiales estén a la altura para hacer creer a su audiencia que los dinosaurios son reales. Pero al mismo tiempo, si no no hubiera un miedo creíble, una desesperación palpable, un cansancio agotador y el valor de los personajes, por muy perfectos que sean los efectos especiales, estos sirven para nada. Si los actores no logran transmitir lo que están viviendo sus personificaciones de la ficción, todo el ejercicio es fútil.

steven-spielberg-chosen-to-head-cannes-film-festival-jury--heres-todays-buzz
“Prefiero dirigir que producir. Cualquier día de la semana y dos veces los domingos”.

Y es precisamente allí donde, es lo sustentada acá, nace la clave del éxito de este tremendo director de cine: en que a la hora de la verdad, Spielberg es un gran contador de historias ficticias, un perfecto narrador de eventos extraordinarios que sólo pueden presentarse y disfrutarse en la soledad y en la oscuridad de las salas de cine, logrando hacer magia en las producciones que lleva a cabo, gracias tanto a la perfección en los efectos especiales como a las buenas interpretaciones que logra sacarles a sus actores. Parece absolutamente injusto o superficial achacarle el éxito de sus obras al genial uso de la “magia del  computador”; porque de ser así prácticamente la clave del éxito cinematográfico en taquilla estaría resuelto. Y la verdad distamos mucho de esa situación; sino creen pregúntenle a los productores de la saga “Hulk“.

Vale rescatar también que las incursiones de este director en otros géneros cinematográficos han sido igualmente relevntes, en algunos casos. Es evidente que en este apartado me refiero a “Schindler’s List”,  “Saving Private Ryan“, “Minority Report” y, muy especialmente, “Munich“. Debido a que Spielberg nació en el seno de una familia al parecer mega judía, no es extraña su parcializadísima posición sobre los temas de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. Sin embargo, incluso para alguien muy politizado sobre el tema y con ese prejuicio, es imposible no volver a ver y disfrutar cualquiera de estas maravillosas obras.

c20th-century-fox-sti_121008_nm_fox_linc_01_057_color_v2_rgbjpg-js18367907

Igualmente es cierto, porque tampoco hablamos de un ser perfecto, que sus otras incursiones en el género dramático no fueron de tanta trascendencia (“The Color Purple“,  “Empire Of The Sun“), y que su intento de comedia fue una barbaridad (“1941“). Pero sería injusto recordar sus fallas como director y olvidar sus inmensos aciertos como productor, ya sea para la HBO con “The Pacific” y “Bands Of Brothers” (de nuevo la Segunda Guerra Mundial y los judíos), o para el cine con la trilogía de “Back To The Future”  y “Man In Black” o el tándem dirigido por Clint Eastwood, “Letters From Iwo Jima” y “Flags Of Our Fathers” (sí, otra sobre la guerra y sus correligionarios). Eso sí, imperdonable lo de la saga de los Transformers.

Indubitablemente, el cine es un arte, una industria y un entretenimiento; no ninguna de las tres, sino las tres al tiempo. Y con esa sentencia como eje de análisis, es justo estipular que para bien o para mal, la influencia de Spielberg ha sido muy profunda y duradera, alterando de manera indiscutible la manera de producir, vender y ver las películas. Es él, sencillamente, el mejor a la hora de contar historias fantásticas, alucinantes, extraordinarias, llegando a usar los efectos especiales con gran maestría, convirtiendo en todo un arte la manera y forma de utilizarlos. Es en ese aspecto es en el que será recordado para siempre, dejándole un lugar eterno en la historia no solo del cine, sino de toda la humanidad.

4C9

Anuncios

9 comentarios en “Steven Spielberg, Tributo Al Rey Midas Del Gran Cine.

  1. […] En entrevista realizada a Charlie Rose, el afamado director dijo, más o menos, que uno de los colegas más interesantes de su generación era David Fincher; pero que el realizador de “Se7en” no estaba en su misma categoría porque él no escribía sus propios guiones. Recordando que en la academia internacional siempre hubo el debate si era el director o el escritor el autor último de la obra cinematográfica, ganando éste último la partida, Tarantino se sostiene en ello para menospreciar a sus colegas que no escriben los guiones, llegando a poner en esa misma posición, por debajo, a alguien como Steven Spielberg. […]

Deja un comentario