“The Matrix”, Denunciando La Dictadura Perfecta.

“En la orwelliana 1984 esa sociedad era consciente de que estaba siendo dominada; hoy no tenemos ni esa consciencia de dominación”. La frase, rotunda y espeluznante, fue una sentencia promulgada por el filósofo surcoreano Byung-Chul Han, a quien el diario El País de España llama un destacado “diseccionador de la sociedad del hiperconsumismo“. Antes que él, sus postulados habían sido llevados al cine en una película de acción hollywoodense. Y es que en 1999 los hermanos Wachowski dejaron a medio mundo con preguntas metafísicas sobre la sociedad y la realidad vivida, presentando posturas que comparten mucho con lo dicho por el pensador oriental, las que plasmaron a cabalidad en “The Matrix”.

La película, una producción de la Warner Bros protagonizada por Keanu Reeves, Laurence Fishburne, Hugo Weaning y la despampanante Carrie- Ann Moss, se ubica en un futuro no muy lejano, en donde la inteligencia artificial ha adquirido un nivel inusitado de autonomía, llegando a comportarse de manera absolutamente soberana frente al querer del hombre. En alguna especie inexplorada de sublevación de las maquinas, éstas se apoderaron del mundo, convirtiendo a los seres humanos en meros instrumentos portadores de energía para su supervivencia. En simples baterías, según explicación de uno de los personajes. En ese escenario apocalíptico, las maquinas controlan todo por medio de la Matriz, un sistema de realidad virtual que le permite a los hombres y las mujeres creer que siguen su vida como si nada hubiera cambiado, manteniéndolos en un estado somnoliento y alejándolos de la posibilidad de conocer, gracias a que controlan sus sueños, la verdadera y difícil situación en lo que la civilización se ha convertido.

Los revolucionarios.
Los revolucionarios.

La trama, alucinante, en lo que se refiera al nacimiento de una nueva y superior inteligencia, no parece tan alejada de la realidad. En “De animales a dioses”, Harari, su autor, explica de esa posibilidad en tiempos venideros. Hoy, la inteligencia artificial es una existente. Sí, primaria y básica; pero indudablemente una realidad. Debe verse esa situación en un contexto histórico. Según el afamado académico israelí, lo que produjo la evolución del homo sapiens no fue más que una mutación genética difícilmente explicable en la actualidad. Propone él la posibilidad de que la historia se repita con la vida creada por el sapiens.

Hay un ser que hoy, de hecho, está comportándose ya de esa manera. Un virus informático. Esta creación humana, que se mueve por la red electrónica mutándose para sobrevivir, podría llegar a generar una conciencia independiente a la de sus creadores, separándose de su dios. Por supuesto, fue otra película, “Avenger: Age of Ultron“, la que plasmó esa posibilidad a cabalidad con la primera aparición de Ultron y, en un tiempo pasado, también fue exhibido ese escenario con maestría por “Blade Runner” y “Terminator“.

Trinity
Trinity

“The Matrix” es una de las películas más inteligentes, entretenidas, profundas e interesantes jamás puestas en la pantalla por una major. Es una magistral creación de un universo surrealista, rodeado de muchas referencias cinematográficas e hipótesis filosóficas muy existencialistas. La historia presentada es tan absolutamente descabellada, que sólo en el cine podría vivirse algo semejante; aunque, por otro lado, la misma está tan bien realizada, que es totalmente creíble para los espectadores, hecho que la hace de por sí puro arte cinematográfico en el más puro estado.

“The Matrix” tiene el mismo poder de fascinación que en su época tuvo “Star Wars”, “Jurassic Park” o “Indiana Jones”, obras audiovisuales que sólo el cine puede crear, pero que sólo los más talentosos logran hacer creer que es real. El filme parte de un hecho cierto de nuestra época: la evolución de la I.A.; llevando la situación a escenarios futuristas muy lejanos de nuestro diario vivir, pero creado sobre los fundamentos en los que la sociedad moderna está cimentada, lo que permite especular que una realidad próxima que haga fiel remembranza de esta producción más adelante sea una aterradora posibilidad.

The Matrix 1999

De la misma forma como “Star Wars” se fue gestando en plena época del hombre llegando a la luna y la competencia espacial entre la URRS y los Estados Unidos, “The Matrix” nació en un momento en el que se debate y se pregunta a dónde llevará el perfeccionamiento de la tecnología. Los hermanos Wachowski, que escribieron y dirigieron el filme, presentan una visión espantosa de a dónde ese mundo podría inducir a la especie humana, aunque es una propuesta con nada de novedosa: como antes se mencionó, el mundo de “The Matrix” le debe mucho al universo creado por James Cameron y la empresa de tecnología Skynet para las dos “Terminator”.

A pesar de que la película es muy conocida por su inmensa cantidad de avances técnicos e impresionantes efectos visuales, después de darle muchos visionados la verdad es que lo que más impacta es su complejidad y la tremenda elaboración de la historia que la sustenta. En “The Matrix” no hay espacios por desarrollar, no hay un solo puño o golpe que no se sustente en la historia y no se encuentran incongruencias en ella por ningún lado. Es un mundo de ficción que desde la narrativa, está perfectamente trazada.

Trinity, Neo
Trinity, Neo

Casi que como contraprestación, resalta que “The Matrix” sea una de las películas con más “errores” en la continuidad de sus escenas, algo que no deja de ser llamativo porque en ningún momento molesta al espectador, quien se siente absolutamente sumergido por los acontecimientos que se van desarrollando. Bien lo decía Steven Soderbergh: “la única continuidad que importa es la emocional”, y el filme de los hermanos lo demuestra con creces. Uno de los elementos más atrapantes que tiene la historia, es sin duda alguna el diseño de producción y, especialmente, la dirección de arte, la que es muy surrealista (muy parecida sin duda alguna a la que tiene “Dark City”) con una profundidad conceptual que abarca desde el manga, hasta el anime, los comics y el film noir.

Adicional a todo, impacta de la película las espectaculares secuencias de acción. Teniendo la posibilidad de crear súper hombres en la Matriz, dado que lo que está allí no son seres humanos sino programas de computación, casi muñequitos de un video juego, los personajes pueden desempeñarse en todas las artes marciales al tiempo, además de desafiar todas las reglas físicas por la que se rigen los humanos. La escena en la que Morfeo debe ser rescatado por Neo y Trinity es una de las más espectaculares que se hayan llevado al cine.

Bullet Time
Bullet Time

En medio de todo su parafernalia, la película encuentra espacio para plasmar un fuerte mensaje ambientalista, el que promueve que todas las especies debemos vivir en plena armonía y compartir el planeta que se nos ha regalado. Queda escenificado éste en el discurso de revelación del agente Smith, donde presenta su hipótesis con la que califica al ser humano como un virus para el planeta, un monólogo que ha venido ganando espacio en la opinión popular mundial. También encuentra el filme una clara crítica al sistema social y económico moderno, dejándolo ver como uno que oprime el espíritu y la libertad, al obligar a pasar a los hombres y mujeres gran parte de su tiempo en quehaceres indeseables con tal de poder sobrevivir. El filme exhibe la vida actual como una monótona y robótica, haciendo de la cotidianidad una más parecida a la que están forzadas a llevar las  maquinas y no los seres humanos considerados así mismo como libres.

Más aún, busca resaltar que el alzarse contra el sistema es un acto heroico, y que aquellos que viven en él conformes y en silencio, son subyugados a los intereses de los más poderosos. En palabras del intelectual oriental citado al principio  “ahora uno se explota a sí mismo figurándose que se está realizando; es la pérfida lógica del neoliberalismo que culmina en el síndrome del trabajador quemado”. Y la consecuencia, peor, es que “ya no hay contra quien dirigir la revolución, no hay otros de donde provenga la represión. Es la alienación de uno mismo, que en lo físico se traduce en anorexias o en sobreingestas de comida o de productos de consumo u ocio”.

99f6010d44e0f384bd15c970aeb170a0

Un mundo, descrito por Chul Han muy similar al que busca deconstruir el filme. Mientras Morpheus y Neo caminan por la Matriz, el líder de los revolucionarios le pregunta al joven elegido sobre qué ve. Es una pregunta retórica pues es claro que lo que frente a ellos pasan no son más que profesores, arquitectos, ingenieros, todos seres conectados a la Matriz que desconocen su situación de esclavitud a un sistema que los elimina como seres humanos. En análisis hecho en este mismo espacio sobre “The Walking Dead” se explicaba que esto es la dictadura perfecta. Un esclavo conocedor de su condición es un revolucionario en potencia, uno que se ha logrado manipular hasta hacerlo estar feliz en su situación, es una maquina lista para ser explotada.

El mundo del filme es un claro estado totalitario, con un gobierno opresor, usando a la fuerza pública como su arma de mayor peso y uno en donde los terroristas son héroes. El agente Smith representa el “establecimiento”, mientras que Neo, Morpheus y Trinity son los revolucionarios buscando derrocarlo. Los tres son presentados al mundo como criminales por los entes oficiales. ¿Habrá algún paralelo con la realidad? ¿Será nuestros medios de comunicación armas de desinformación para no dejarnos ver la realidad? ¿Serán nuestros denominados terroristas nuestros verdaderos héroes? ¿Estaremos viviendo en un mundo de mentiras, creado por los medios de comunicación en apoyo con los más grandes grupos empresariales?

Shana Lai_Red pill and blue pill Morpheus in Matrix
Shana Lai

¿Es tan diferente el mundo plasmado en el filme a nuestra realidad? El ciudadano del común parece uno atado al sistema a través de sus deudas: de tarjeta de crédito, hipotecas, del auto, de universidad… Si consideramos el renacer mundial que ha venido teniendo los análisis de Marx sobre el capitalismo, parece no haber alguna duda de que el trabajador moderno es uno inmensamente mal pago, mientras los poseedores del capital unos que se apropian de la riqueza de su trabajo. ¿Cómo se explica si no es a la luz del concepto de la “plusvalía” la tan injusta distribución de la riqueza actual? Esos profesores, arquitectos, ingenieros señalados por Morpheus no son nadie diferente que los hombres y mujeres del mundo contemporáneo. Por algo se dice que la pastilla azul y roja son representaciones de dos reconocidas marcas modernas. Que el lector de estas líneas pueda descifrar sin problemas a cuáles hace referencia, dice todo lo que sobre el filme hay que decir…

Se puede sustentar y debatir el que vivamos hoy en una especie de “The Matrix”. Es contundente que la película se basó en la vida diaria para crearse. Y puede que sea una hipérbole de la cotidianidad; pero nunca una falacia. Hay mucho de lo puesto en pantalla en la actualidad: gobiernos que se inventan enemigos y medios de comunicación que masifican esa desinformación para confundir a quien la ve. Es por eso que en muchos lados cientos de miles de personas han salido a las calles, indignadas, a pelear por un cambio. Porque han descubierto las mentiras que ante sus ojos han puesto a través de un sistema político, económico y mediático, que ha interpuesto sus propios intereses egoístas por encima del los de todo el planeta. Solo queda seguir despertando y luchar. Por algo, la canción de cierre “The Matrix” se titula “Wake Up”.

Movie_Art_-_The_Matrix_-_Morpheus_Red_Pill_Or_Blue_Pill_-_Hollywood_Collection_b4569187-58e8-49ed-92c2-c4960676f5ee

Anuncios

4 comentarios en ““The Matrix”, Denunciando La Dictadura Perfecta.

Deja un comentario