“Pulp Fiction”, La Película Que Marcó Una Década.

“En el verano de 1.989, un trabajador de una vídeo tienda de 25 años, aficionado al cine, vendió un guión por menos de lo que gana un taxista en promedio al año. El cine moderno nunca volvería a ser el mismo.”Pulp Fiction, The Facts.

Hubo algo en el tándem de películas que hizo Quentin Tarantino a principio de la década de los años noventa que habrían de redefinir el cine hasta nuestros días. “Reservoir Dogs“, pero muy especialmente “Pulp Fiction“, lograron paralizar por un momento la industria del cine mundial, mientras todos trataban de entender qué había en estas obras que tenían extasiado a medio planeta. Después de haber conmocionado a propios y extraños con su ópera prima en el Festival de Cine de Sundance, Tarantino y Miramax estrenaron “Pulp Fiction” en el Festival de Cine de Cannes en 1.994. Como es de todos conocido, el filme se llevó la Palma de Oro ese año, pero su camino en la historia del cine no había hecho más que comenzar.

Poster
Poster “Raro”

La película tiene muchos elementos que impactaron a los cinéfilos que corrieron a las salas de cine a ver de lo que todo el mundo estaba hablando. Su crudeza, el tratamiento de la violencia, los clásicos diálogos, la novedosa música, los escenarios retro, la cantidad de información pop-cultural, y de especial manera, su narrativa no-lineal por capítulos en vez de actos. “Pulp Fiction” tenía todo para convertirse en una pieza de culto capaz de hacer temblar las bases del cine mundial.

Lo primero que impactó de ella fueron sus largos pero muy entretenidos diálogos, que el propio Tarantino escribió. Pero como él mismo ha dicho mil veces, lo que hizo grandes esas frases fue la gente que consiguió para que los recitaran. Y es que es precisamente allí, donde parece se halla la verdadera grandeza de este artista, la que no radica tanto en las frases que escribe, sino en que tiene un talento increíble para encontrar las personas que mejor las dicen. No son las más grandes estrellas, sino los actores indicados para que declamen sus textos de la manera que mejor combinan con toda su creación.

Wallpaper
Wallpaper

John Travolta era un actor absolutamente desprestigiado en esa época, Samuel Jackson no era muy conocido, Uma Thurman se iba a retirar del cine para cuando Tarantino la escogió, Tim Roth no lo había escuchado nadie; en fin, fue un casting que impactó por lo novedoso de sus nombres en el cartel, así como por lo poderoso de sus interpretes. Lo de Travolta es uno de los más interesantes aspectos a rescatar. El asunto radica en que no quería encarnar él a un adicto a la heroína, quien además tuviera que verse inyectando una dosis de su droga. Hoy parece una locura si quiera pensar en eso, pero para la época era algo absolutamente sensato la posición del actor, dado que era un papel muy mal visto, en un mundo en donde la guerra contra las drogas estaba en pleno furor a nivel mundial, justo después que Bush padre fuera a dejar la Casa Blanca.

Este era un papel que hubiera podido enviar al actor a un hueco más profundo del que se encontraba. Pero la decisión y el convencimiento de Tarantino lo llevaron a aceptarlo y, por lo tanto, a establecerse de nuevo como la gran estrella que hoy es. De la violencia, personalmente lo que más me gustó fue la capacidad de Quentin para hacer estremecer a todo el mundo, cumpliendo la máxima del cine de que menos es más. Cuando vi “Pulp Fiction” en cine tenía 13 años, y me tocó rogarle a la registradora que me dejara entrar a verla, por qué según ella, muy conocedora de psicología infantil y del impacto de la violencia cinematográfica en la sociedad, ese tipo de películas no eran recomendables para un menor de edad y podrían afectarme gravemente hasta llegar a convertirme en algún asesino en serie cuando fuera mayor. Al final la pude ver, me encantó y me volví escritor a la edad adulta. Sin embargo, lo que la eminente cajera pensaba de la película no era más que el sentir popular de todo el mundo en esa época: y era que el film era muy violento y sangriento, cuando la verdad es que no lo es.

Arte de
Arte de “Pulp Fiction”

En una entrevista que hay grabada entre Brian De Palma y Tarantino, realizada después de “Reservoir Dogs”, el joven cineasta le recuerda a su ídolo de la infancia que las personas que filman violencia son criticadas cuando lo hacen bien; sí lo hacen burdo y al estilo gore, a nadie le importa, desprecian las película y ya, pero sí lo hacen bien los afecta y terminan criticando lo que vieron. Esa entrevista me generó la duda sobre qué es filmar la violencia bien, cuáles son los requisitos para que se pueda definir como bien filmada y editada. Creo que la respuesta radica en precisamente la capacidad que se tenga de afectar a las personas: si un autor logra que el público que ve su película se altere con la violencia expuesta en la pantalla, la que está allí con un fin dramático, sin nada gratuito, eso es filmar bien la violencia. Y en ese sentido Tarantino es un genio.

Pongamos por ejemplo una de las escenas más recordadas de todo el film, cuando Jules (Jackson) visitó a Brett (Frank Whaley) con su amigo sicario Vicent Vega (Travolta). Es una de las escenas más duras de todo el film, pero bien analizada no tiene nada que la haga cruda o sádica, como algunos la llamaron alguna vez, y la que de manera increíble está escrita en clave de comedia. En una escena con esas calificaciones, es bueno saber que el primer grito en ella llega a los 3 minutos de comenzada, que el primer disparo se hace después de 4 minutos, que cuando Jules bota la mesa del desayuno son casi 5 minutos, cuando por fin matan al joven han pasado 6 minutos y medio y, al momento de la muerte, los asesinos se demoran tres segundos en finiquitar al joven y sólo vemos los impactos de los disparos en él, en un plano de menos de un segundo.

El asunto con esta particular parte del film es que se maneja de manera muy inteligente la tensión que el espectador siente, por lo que al llegar el momento en donde se asesina al joven traidor, había tanta de ésta en nuestro cuerpo que sencillamente estalló. La manera en que Jules habla, los nervios que sienten los jóvenes que están esperando en la casa, la calma con la que Travolta se mueve, los ángulos de cámara que hacen ver a Jules tan intimidante, la fuerza de su voz: son estos los elementos que nos asustan, no los disparos. Con cualquier escena de la película se puede hacer ese mismo estudio, encontrando en cada una de ellas que es la anticipación al disparo lo que causa el miedo, no el disparo en sí mismo. Eso es De Palma, es Hitchcock, es cine en su más puro estado.

De las cosas más valiosas que tiene este artista es su inmensa sinceridad consigo mismo, lo que le ha traído muchos contradictores pero muchos más seguidores. Quentin Tarantino fue alguien que pasó la mitad de su vida viendo películas, escuchando banda sonoras y música de negros, y leyendo libros. Por eso sus películas son sobre películas, sus guiones son como libros y su música es tan particular, no podría ser de otra manera. Hacerlo diferente hubiera sido mentirse a sí mismo. Por eso es que vemos que el famoso Ezequiel 25:17 no es algo que él se haya inventado sino que fue tomado de una película de Sonny Chiba, el famoso baile de Vincent y Mia (Thurman) tiene antecedentes muy claros en “Who’s Affraid Of Virigina Wolf?” de Mike Nichols o en “Bande à Part” de Jean Luc Godard, o que la famosa escena de la adrenalina tiene un importante antecedente en “American Boy” de Martin Scorsese.

Uma como Mia
Uma como Mia

Sin embargo no creo que eso lo demerite para nada, si tomáramos cualquier plano de cualquier película, veríamos que sus influencias artísticas vienen de cualquier lado; la pintura, la arquitectura, las cerámicas y, por supuesto, también del mismo cine. Nadie ha llamado, ni debería llamar farsante a Martin Scorsese por utilizar a Caravaggio como modelo para iluminar algunas de sus películas, o a Kurosawa por estar tan influenciado por el arte y la literatura japonesa. Pocas películas han tenido el impacto tan profundo que tuvo esta en la sociedad y en la cultura, tocando retrocedernos casi hasta “The Godfather”, “Star Wars” o “Citizen Kane” para encontrar un ejemplo de igual trascendencia.

Fue la más importantes de toda la década de los años noventa, un éxito inmenso de taquilla, reconocimiento de la crítica, el público y los premios mundiales, siendo uno de esos extraños momentos en que una película logra aportar algo de manera importante al cine, convirtiéndose con eso en una de las más importantes de la historia.

Pulp Fiction
Pulp Fiction
Anuncios

19 comentarios en ““Pulp Fiction”, La Película Que Marcó Una Década.

  1. […] Pero ninguna historia sobre el legado del hermano mayor de los Weinstein alcanza en magnitud y resonancia como lo fue su descubrimiento de Quentin Tarantino. A cargo de Miramax, el productor compró los derechos de “True Romance” la segunda parte de “A Open Road“, un guion escrito por el joven cineasta. Luchó, según la leyenda, porque se hiciera el filme bajo la batuta de su autor, pero los ejecutivos a su alrededor prefirieron irse con una apuesta más segura, el gran Tony Scott. Pasado el estreno de “Reservoir Dogs“, Tri Star Pictures (en esa época perteneciente a Columbia Pictures) se interesó por el trabajo del antiguo empleado de una vídeo tienda, por lo que le dio la opción de escribir un guion para ellos buscando adquirirlo y hacer de él un filme. Una vez leído, la compañía se retiró del proyecto y, realizadores atados a él buscaron no a otro sino a Harvey Weinstein para que lo salvara. Sus plegarias fueron escuchadas y gracias a él tenemos hoy “Pulp Fiction“. […]

Deja un comentario