Una Tragedia Llamada Jean-Claude Van Damme

El cine de acción, en los años ochenta, llegó a su cumbre comercial. Los héroes de la década, Bruce Willis, Silvester Stallone, Mel Gibson y Arnold Schwarzenegger, eran garantía de una película rompedora de taquilla. Sus éxitos más emblemáticos llegaron a ser fenómenos mundiales, en una época donde el vídeo casero estaba a punto de explotar. Pero, de manera silenciosa, un actor belga, cuyo nombre real es Jean-Claude Camille François Van Varenberg, pero que conocemos mundialmente como Jean-Claude Van Damme, estaba labrando su espacio en la meca del cine, a través de su aparición en producciones de “serie b.”

Cuenta la leyenda que Van Damme se fue de Bélgica a Hollywood sin tener ni donde dormir. Un día, cansado de la situación, esperó a un productor afuera de la oficina donde el hombre trabajaba. Cuando por fin salió, el aspirante a actor se acercó al ejecutivo, llamó su atención y cuando éste volteó a mirarlo, el artista marcial le lanzó su famosa patada por encima de la cabeza. El realizador quedó tan impresionado que comenzó a trabajar con él de inmediato.

Split kick de Van Damme
Split kick de Van Damme

Durante ese tiempo, el actor trabajó en películas de bajo presupuesto con directores mediocres. Para su fortuna, el formato casero, a través del VHS, se estaba masificando. Van Damme, dando patadas y abriéndose de piernas, estaba logrando una fanaticada mundial de importancia relativa, gracias a sus aptitudes en películas famosas entre los que alquilaban en videotiendas. Títulos como “Kickboxer“, “Bloodsport“, “Lionheart” y “Death Warrant“, son recordados con apreció por sus fanáticos; pero a los que al darles una nueva mirada se nos revela el inmenso poder que tiene la nostalgia.

Lo llamativo del belga era, sin duda alguna, la elegancia de sus movimientos. Habiendo practicado ballet de pequeño, el actor logró combinar sus dos artes, no creando un nuevo estilo; pero sí dándole un nuevo aspecto a las artes marciales: uno más bello, sutil y, por ende, mucho más cinematográfico. Van Damme se veía espectacular peleando en una pantalla gigante. Sus golpes con las piernas eran veloces y acrobáticos, lo que atraía a un grupo de espectadores cada vez mayor.

Bloodsport
Bloodsport

Pero Van Damme siempre manejó un ego que no lo dejó ser todo lo que pudo llegar a ser. Son famosas sus peleas en el set de “Predator“, donde tuvo que actuar del Depredador. Pero más trágico, fue el hecho de cancelar el contrato que  tenía con Seasonal Films, para trabajar en tres películas más de la saga “No Retreat No Surrender“. Al retirarse, su papel fue tomado por Loren Avendon, otra estrella del cine de acción b de los ochenta y noventa, quien en “No Retreat No Surrender 2” tuvo la oportunidad de trabajar con Corey Yeun.

Es un desastre para los amantes del cine de acción que Van Damme y Yeun no hayan compartido set. El coreógrafo asiático se había labrado un nombre internacional, puesto que junto a John Woo, eran las dos directores más importantes del cine de acción de Hong Kong. De sus trabajos han salido estrellas mundiales como Michelle Yeoh (“Yes. Madam“), Jet Li (“The Legend“) y Jason Statham (“The Transporter“). Es una delicia especular qué habrían hecho estos dos.

Universal Soldier 1992
Universal Soldier 1992

Para 1992, los años de esfuerzo traerían los primeros frutos. “Universal Soldier“, película a la que Carolco y Studio Canal le habían apostado en grande, se estrenaba en el Festival de Cine de Cannes. La producción, a cargo de Roland Emmerich, fue el primer gran éxito internacional para Van Damme, abriéndole espacio en el cine de los grandes estudios de Hollywood.

Uno de ellos, Universal, estaba siendo convencido por Sam Reimi (quien más adelante sería famoso por ser el director de la primera trilogía de “Spider-Man“) para que contratarán a John Woo. En uno de los mejores pitchs de la historia, Reimi le dijo a los directivos que “una película con John Woo al 70% es mejor que una película con la mayoría de los directores al 100%”. Woo llegó a Estados Unidos y se encantó por el guion de Chuck Pfarrer, “Hard Target“, que tenía como estelar a Jean-Claude Van Damme.

La Cúspide De Van Damme
La Cúspide De Van Damme

Si uno mira la página de “Hard Target” en IMDB, lo primero que nota es que tiene una calificación de 6.1. Esto, no es del todo malo porque hasta hace poco era menor; pero la verdad es que da una imagen errada del filme. “Hard Target” es todo lo que una película de acción debe ser: una trama espectacular, que lleva a sus personajes a vivir situaciones extremas en las que la estrella está forzada a usar sus mejor habilidades para sobrevivir.

El filme fue un éxito: llegó a ser el 23 más visto en salas de cine en el mundo ese año y el 18 mejor para los clasificados R. Van Damme estaba alcanzando el éxito que anheló desde siempre; pero de nuevo su actitud se interpondría. El actor entró en una pelea innecesaria con Woo, al traer su propio editor y cambiar la película para tener él más escenas que Lance Henriksen, quien interpretó un villano exquisito. En una frase famosa que demuestra la petulancia del hombre, la estrella le dijo a Woo: “la gente va al cine para ver a Van Damme en una película de Van Damme, no a Lance Henriksen”.

StreetFighter
Street Fighter

Fue esta producción la cumbre artística del actor. Algo desafortunado, puesto que habiendo perdido la oportunidad de trabajar con Yuen, perdía ahora la oportunidad de repetir con Woo. Después de esto, hizo Van Damme dos películas interesantes con Peter Hyams, “Timecop” y “Sudden Death“; y una con Ringo Lam (director de “City Of Fire”, la que causó una controversia por el supuesto plagio que de esa película es “Reservoir Dogs“), “Maximun Risk“, que realmente no llegaron a nada. No obstante, funcionaron más que su intento detrás de cámaras como director. Desde allí, sus problemas de ego, drogas y alcohol lo llevarían a volver a trabajar con los mediocres cineastas con los que empezó su carrera.

La filmografía del actor en aquellos años quedó representada en dos películas: “Street Figther“, la peor de su carrera y probablemente de la historia; y “JCVD“, un filme en donde a través de un poderoso monologo, se hace una bella auto critica, como pidiendo excusas a sus seguidores, el que llegó a impresionar hasta al mismo Quentin Tarantino. Al ver esos dos  filmes se entiende los últimos 20 años de la carrera de este hombre que por poco se convierte en una leyenda y no en una tragedia.

JCVD: Tal Vez Lo Mejor De Su Carrera.
JCVD: Tal Vez Lo Mejor De Su Carrera.

Es una desgracia porque Jean-Claude Van Damme tenía todo para ser el héroe de acción más grande de todos los tiempos. Su belleza física era un complemento perfecto de su estilo fino de pelea. Sus hazañas en el combate cuerpo a cuerpo eran alucinantes y dejaban con la boca abierta a los espectadores. Cuando trabajó con buenos directores, las pocas veces que lo hizo, se vislumbró todo lo que pudo llegar a ser.

Hace dos años, el actor volvió a tocar la gloria en un maravilloso y emotivo comercial de Volvo, en el que millones de fanáticos se sintieron profundamente conmovidos. Se ve en él, de nuevo, una actitud más humilde y madura frente a la que tuvo en sus épocas más gloriosas. Desafortunadamente, tal vez sea demasiado tarde y lo mejor del ídolo haya quedado atrás. Una tragedia.

Jean Claude Van Damme The Epic Split
Jean Claude Van Damme The Epic Split
Anuncios

6 comentarios en “Una Tragedia Llamada Jean-Claude Van Damme

    • Sip…definitivo Van Dame…una tragedia…comenzando su carrera colgandose del estilo de pelea y peliculas de Bruce Lee…este ultimo…sin lugar a dudas la superestrella mas grande del cine de artes marciales…Van Dame solo un niño bonito…solo eso…

  1. […] Una Tragedia Llamada Jean-Claude Van Damme: “El cine de acción, en los años ochenta, llegó a su cumbre comercial. Los héroes de la década, Bruce Willis, Silvester Stallone, Mel Gibson y Arnold Schwarzenegger, eran garantía de una película rompedora de taquilla. Sus éxitos más emblemáticos llegaron a ser fenómenos mundiales, en una época donde el vídeo casero estaba a punto de explotar. Pero, de manera silenciosa, un actor belga, cuyo nombre real es Jean-Claude Camille François Van Varenberg, pero que conocemos mundialmente como Jean-Claude Van Damme, estaba labrando su espacio en la meca del cine, a través de su aparición en producciones de “serie b.”” […]

Deja un comentario