“Mad Max: Fury Road”, Una Furia De Película.

La leyenda es cierta. En una premier de “Mad Max: Fury Road“, a la que asistió su director, George Miller, al momento del septuagenario cineasta subirse al escenario, una leyenda del cine moderno, el gran Robert Rodriguez, tomó el micrófono para preguntarle: “¿cómo demonios filmó usted esta película?”.

Wallpaper de Mad Max: Fury Road

Y es que la última entrega de esta saga de orígenes australianos, es realmente un ejercicio máximo de cinematografía. Críticos de todo el mundo la han llamado una película que “cambia por completo el cine” (Edward Douglas, Cooming Soon Net), “una película que derretirá tu cara” (Jen Nemato, The Daily Beast) y “una película que de plano es increíble” (Todd MaCarthy, Hollywod Reporter). Con una calificación de 8,6 en IMDB, y un alucinante 98% en Rotten Tomattoes, ambas después de tres semanas de estrenada, es justo decir que desde “Pulp Fiction“, una película no generaba tanta pasión entre sus seguidores.

Y es que el objetivo del texto es hablar de “Mad Max: Fury Road” como lo que es: una obra maestra del cine, que ha sido injustamente ignorada por la mayoría de las audiencias a nivel global. Un caso patético, en donde el fracaso comercial es inversamente proporcional al artístico. Porque la realidad es que George Miller ha hecho una película lo más cinematográficamente pura que cualquiera se pueda imaginar. Unos días antes del estreno en Cannes , su director dijo en una rueda de prensa que lo que iban a ver era una “persecución de 120 minutos”. Una situación, llevada al paroxismo más absoluto, del que se van desprendiendo todo tipo de emociones humanas, situaciones dramáticas, momentos emotivos, algunos de ellos bellos, otros heroicos, algunos dolorosamente trágicos y, la gran mayoría de ellos, bastante adrenalíticos.

Pero, tal vez, lo que más llama la atención es que la película nos hace vivir hasta los más intimo de nuestro ser, cada uno de los momentos experimentados por los personajes. Sin duda, se crea una conexión muy profunda, lograda por el hecho de que fue este un film realizado a la vieja escuela, con la ayuda de las nuevas herramientas tecnológicas. Cuando vemos a Max Rockatansky, interpretado magistralmente por Tom Hardy, volar por los aires o rozar su cabeza en el piso, fue  porque a Tom Hardy le tocó volar por los aires o rozar su cabeza en el piso. Y eso, en una pantalla grande, no tiene precio.

525584

Miller hace el trabajo de un verdadero maestro del cine, al hacernos vivir lo que pasa en la pantalla. Y lo logra, llevando la técnica cinematográfica a niveles estratosféricos. Una película conformada en su gran mayoría por cortes de menos de cinco segundos, puede convertirse en un completo caos visual en el que es imposible saber lo que sucede. Nada más alejado de lo organizado en esta película. Miller, junto con John Seale, cinematógrafo con el que el cineasta siempre quiso trabajar, mantuvieron el foco de cada  plano siempre en el centro, logrando que la inmensidad de cortes que se presenta durante el metraje pase inadvertido para el espectador, quien nunca se siente perdido en la trama que se desarrolla.

Fotograma de la película
Fotograma de la película

Tal vez más sorprendente, es el hecho de cómo Miller logró exhibir un mundo post-apocalíptico, donde la radiación y la contaminación han diezmado a gran parte de la población. Es evidente que el sobrevivir una calamidad de este tamaño, se generan nuevos  patrones de comportamiento en las sociedad, con nuevos códigos de interacción social. En el filme, claramente se siente ese cambio en las agrupaciones humanas quienes se comportan, visten y hablan, de acuerdo al mundo que el director creó para ellos. Es en ese espacio, donde más le cabe el calificativo de “mente maestra” al australiano.

Nux
Nux

Pero el cine es un audiovisual, y la parte sonora es tan importante como la visual. “La imagen es lo que vemos; el sonido es cómo la vemos”, decía el gran Anthony Minghella. Y en eso esta película no falla. Los motores, los disparos e, incluso, el silencio, son trabajados con efectos emocionales y no realistas durante la historia. No es un acompañante de la acción, sino un catalizador de las emociones que viven los personajes, siendo, por supuesto, como debe ser, la música la herramienta más fuerte en ese apartado.

George Miller y Charlize Theron
George Miller y Charlize Theron

Pero todo, absolutamente todo lo mencionado hasta acá queda opacado por el trabajo de Tom Hardy, Charlize Theron y Hugh Keays-Byrne. Los tres actores, como debe ser, son el centro y corazón de la película. La química entre los dos primeros se siente real y palpable, lo que demuestra el enorme talento de ambos, puesto durante el rodaje se llegó a una situación tan extrema que los dos se dejaron de hablar. Tuvo que haber llegado a ser algo de niveles inimaginables, para que Hardy se viera obligado a pedirle disculpas a Miller en la conferencia de prensa que ofrecieron en Cannes. “Mad Max: Fury Road” es, sencillamente, una de las mejores películas jamás realizadas. Una película vibrante, hecha con una pasión desbordante y de la que emana una energía apabullante. Es, realmente, una furia de película.

Mad Max e Imperator Furiosa
Mad Max e Imperator Furiosa: La Pareja Del Año
Anuncios

2 comentarios en ““Mad Max: Fury Road”, Una Furia De Película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s