¿Por Qué Amamos Los Villanos?

En los últimos quince años, la televisión se convirtió en el medio más celebrado del audiovisual. Grandes guiones, con los mejores actores y una exquisita calidad técnica, transformaron por completo la industria del entretenimiento, especialmente en Estados Unidos, generando un cambio en el que la pantalla chica logró superar en estatus al cine.

No deja de ser interesante, y bastante intrigante, que en lo más profundo de ese proceso, dos de las series más celebradas del renovado medio, “The Sopranos” y “Breaking Bad”; tengan como protagonistas a personajes que en el establecimiento más tradicional se reconocerían como villanos. Más fascinante aún, es la admiración profesada de parte de sus seguidores.

Dos grandes villanos de la televisión.
Dos grandes villanos de la televisión.

El asunto es preocupante. En la entrevista otorgada a Charlie Rose por los creadores de “Breaking Bad”, se analizó el odio producido por el personaje de Skyler de parte de los aficionados, generando una llamativa dicotomía en el público, en la que se adoraba a Walter White, quien construía un imperio del mal basado en la venta de metanfetaminas; mientras que a su esposa Skyler, quien le rogaba abandonar ese estilo de vida en pro de fortalecer su familia y vivir una vida decente y legal, era detestada.

Desde un análisis social, podríamos decir que la ciudadanía se ha manifestado como respuesta al agotamiento que sienten frente al sistema en el que convivimos. Las injusticias del mercado han llevado a millones a reclamar un cambio en las directrices de la sociedad, puesto que se sienten oprimidos por ella. En la película “Running Scare”, de Wayne Kramer, un corrupto detective llamado Rydel, en un momento espeta: “yo tengo a la mafia más grande del mundo de mi lado: la ley”. Podríamos decir que esa línea de pensamiento es compartida por este nuevo grupo social de “Los Indignados”, quienes ven en el levantamiento popular una acción legítima y consecuente con las injusticias actuales.

Sopranos

¿Es inmoral lucrarse vendiendo drogas que producen adicción, como lo hace Walter White? Sí, pero, ¿no es el mismo negocio que tienen las grandes farmacéuticas, vendiendo pastillas adictivas y asesinas como los analgésicos? ¿Está mal dirigir una organización mafiosa y asesina, como la de Tony Soprano? Por supuesto, pero, ¿no es igual de detestable una empresa que contamina regiones enteras en la extracción de algún producto, destruyendo la vida de las comunidades? Se preguntan ellos, con razón, si no es más criminal proteger un sistema que le permite a los bancos llenarse de casas, las que obtiene por medio de créditos leoninos e injustos, que las actividades de sus ídolos.

Al igual que sucedió con la devoción al cine de gánsteres en la Gran Depresión, podríamos decir que la idolatría promulgada a los villanos de la ficción, es una manifestación de lo desesperada que se encuentra gran parte de la sociedad, con los organismos públicos y privados que rigen nuestros destinos. Es un llamado de alerta a un sistema económico y social decadente, en el que el deseo fervoroso por la ganancia financiera se ubica por encima de cualquier consideración moral y ética, transformando a nuestros ciudadanos en personas inescrupulosas, despiadadas y afanosas por conseguir riqueza, comportándose como villanos frente a la comunidad, una vez consiguen dirigir importantes instituciones, sean ellas de carácter social, político o económico.

family-walter-white-4k

Anuncios

4 comentarios en “¿Por Qué Amamos Los Villanos?

  1. […] Una vez me preguntaron el por qué me gustaba tanto “Breaking Bad“, y la única manera que  tuve para responder a esa pregunta, de manera que pudiera abarcar toda la majestuosidad que hay en ella, fue diciendo: “es un drama en el que se puede ver cómo Ned Flander se transforma en Michael Corleone”. Un viaje dramático más alucinante que el que producía las drogas por los personajes creadas. Un relato elegante, con una cinematografía majestuosa, una actuaciones brillantes de cada uno de los personajes, que al igual que con “The Sopranos”, elevan el gusto cinematográfico y televisivo de quienes la ven. No obstante, la serie se mantiene como un perfecto drama televisivo, que en la edad adulta confirma lo que las otras manifestaciones artísticas nos habían venido descubriendo: el mundo está podrido y se hace más plata envenenando a nuestros niños que educándolos. […]

Deja un comentario