“Gangster Squad”, de Ruben Fleischer, Un Plagio A “The Intouchables” De Brian De Palma.

Ruben Fleischer saltó a la fama mundial con una pequeña comedia, muy inteligente y bien actuada, titulada “Zombieland“. Lamentablemente, la dicha no duró y su siguiente trabajo, “30 Minutes Or Less” repitiendo con él como actor principal el indescifrable Jesse Eisenberg (indescifrable para mí puesto que aún no se sí es un “protagonista de novela” o el reemplazo de Laurence Olivier) , fue un tremendo fracaso, de esos que directo van al DVD.

Sin duda alguna con “Gangster Squad“, Fleischer hizo una apuesta enorme. Buscaba entrar al selecto grupo de directores de la llamada Lista A de Hollywood y establecerse en la meca del cine con un trabajo muy característico de ellos. Es, entonces, lamentable, que el miedo a arriesgar y la mala suerte lo haya llevado a terminar con un trabajo que a pesar de su enorme factura técnica, no deja de ser plano y simplón.

thumb-1920-437163

La mala suerte tuvo que ver con la polémica en la que se enfrascó la película, sin ni siquiera haberse estrenado. En una escena del filme, había un tiroteo en una sala de cine. Meses antes de su salida comercial, se presentó un evento similar en el estreno de “The Dark Knight Rises” en un teatro en Aurora, que puso a Warner Bros (dueño de ambas películas) a ejercer una enorme presión sobre esta producción.

No obstante, la verdad es que si la escena estuviera incluida, el resultado final no dejaría de ser un excelente ejercicio de producción y muy poca originalidad. Vamos por partes.

thumb-1920-437164

A pesar de que es una historia de la vida real, “Gangster Squad” no deja de ser una enorme copia en casi todo, de aquella maravillosa película de los años ochentas de Brian De Palma, “The Untouchables“, que a su vez plagiaba una escena clásica de una de las obras más magnas del gran Serguei Einsestein, “Batleship Potemkin“.

Siendo una película que busca rememorar el cine negro más clásico, de mediados del siglo pasado, “Gangster Squad” se luce en todo lo referente a sus apartados técnicos. Trabajando con su antiguo colaborador en el diseño de producción, Maher Ahmad (“The Hangover Part III“, 2013; “Zombieland“, 2009; “30 Minutes Or Less“, 2011) y con la ecléctica y reconocida diseñadora de vestuario de los hermanos Coen, Mary Zopher (“Iron Man 2“, 2010; “Fargo“, 1996; “No Country For Old Men“, 2007), la película es un elixir para la vista en estos dos ítems.

thumb-1920-437157

Con una belleza suprema se revive la moda y arquitectura de aquellos años, la que a los ojos de nuestra época las exaltamos de manera muy romantizada. En el detrás de cámaras de la película, se habla largamente de esto, demostrando que en el filme se primó en la forma sobre el contenido.

Por supuesto, el contrastado claroscuro del noir hace acá su presencia, aunque con una paleta de colores mucho más amplía que el gris de aquella gloriosa época. Y es que no se puede esperar menos que una postal cinematográfica cuando la persona que está detrás de las luces y la cámara es el cinematógrafo del gran Michael Mann (“Heat“, 1995; “Collateral“, 2004; “Public Enemies“, 2009), gran baluarte en los exitosos experimentos de este director con el digital, el oscarizado Dion Beebe (“Chicago“, 2002;  “Nine“, 2009; “Miami Vice“, 2006).

 gangster_squad-stone

El elenco de la película es amplíamente reconocido y todos hacen su parte en la forma que se espera de ellos. Ryan Gosling, Sean Penn, Joshn Brolin, Emma Stone, Giovanni Ribisi, Michael Peña, Mireille Enos y Robert Patrick, todos ellos logran su cometido y emanan una química sincera que agrada ver.

Además del trabajo de fotografía, el cine negro se caracterizó por densas y profundas composiciones de grandes músicos, generalmente proveniente ellos de Europa Oriental. Es una lástima que no se sienta eso en esta película, en gran parte, creo, porque la elección del encargado de la banda sonora no parecía la más acertada. Steve Jablonsky (“Transformers“, 2007; “The Texas Chainsaw Massacre“, 2003; “The Island“, 2005) ha tenido una maravillosa carrera, demostrando su enorme talento, trabajando de la mano con Michael Bay (“The Rock“, 1996; “Armageddon“, 1998;  “Pearl Harbor”, 2005). No obstante, su trabajo, sin ser despreciable, parece no combinar en esta producción.

thumb-1920-247125

De un gran equipo se concluye con una obra que se deja ver. Es entretenida, las escenas de acción son bien ejecutadas y el buen ritmo del filme la hace atrapante. El problema es que la producción quiso apostar por algo seguro, y  se terminó con una película en donde todo es previsible, haciéndonos sentir no sólo que no estamos viendo nada nuevo; sino que es lo mismo que hemos visto mil veces. El guion de Will Beall es el gran culpable de esto.

En una entrevista que dio George Lucas (“THX 1138“,1971; “American Graffiti“, 1973; “Star Wars“, 1977);  hace algunos años, decía que  Hollywood debía contar las buenas historias varias veces, para que las nuevas generaciones las pudieran disfrutar y, a su vez, pudieran inspirarse con ellas. Supongo que en una época en donde la tecnología digital no se había desarrollado y la facilidad del acceso al contenido era poca, una película como “Gangsters Squad” habría funcionado a la perfección. Pero no hoy. No es nuestra realidad. Hollywood ha reciclado historias con éxitos durante décadas. Pero nunca antes se había enfrentado a un público con tanta cultura cinematográfica como el actual. Creer que nada había cambiado, ese fue el problema de este filme y, por eso, el frío recibimiento tanto de la crítica como del público.

Gangster-Squad

Es un filme sin fuerza en su historia, sin agradables sorpresas o grandes momentos de suspense. La apuesta mayor pareciera haber sido la transformación física de Sean Penn para el papel del mafioso Mickye Cohen, afamado gangster de la ídilica ciudad de Los Ángeles. Pero bien lo decía un gran actor: “prefiero un pequeño papel en un gran película, que un gran papel en una película pequeña”. Estuvo, Sean Penn y, nosotros, frente a la segunda situación.

Anuncios

Deja un comentario